PUBLICIDAD

Marruecos

Estados Unidos anuncia el impulso del León Africano 2022 en Marruecos

Esta cooperación evidencia la estrecha relación entre Estados Unidos y el reino alauí
soldados-americanos-maniobras

 -  

En el transcurso de este año, la operación militar “León Africano” ha puesto de manifiesto las buenas relaciones que mantiene Estados Unidos con Marruecos en materia de cooperación militar. Los buenos resultados obtenidos a partir de estos ejercicios militares han derivado en que Estados Unidos ya haya organizado las maniobras de la operación africana para el próximo 2022.

Así, en un tweet publicado por la embajada de Estados Unidos en Marruecos afirmaban que “el personal militar de Marruecos, Estados Unidos, Túnez, Senegal y Ghana se reunieron en la sede de la Región Sur de las Reales Fuerzas Armadas de Marruecos, con el fin de prepararse para el ejercicio León Africano 2022”.

maniobras-leon- africano

De acuerdo con la embajada, “se ha comenzado a planificar la organización del mayor ejercicio militar de África esta semana en Agadir” que continúa teniendo como objetivos luchar contra las amenazas terroristas de la región y planear planes preventivos ante a posibles catástrofes naturales.

El pasado mes de junio, Marruecos concluyó la 17ª edición del ejercicio del “Léon Africano 2020”, operación que se libró en las provincias del sur en Tan Tan, además de en zonas del Sáhara Occidental. En esta operación han participado miles de soldados estadounidenses junto con soldados marroquíes y oficiales europeos y africanos.
En declaraciones pasadas, el portavoz de las fuerzas estadounidenses, el coronel Rayan Dilon señaló que esta cooperación supone “una de las maniobras militares más importantes organizadas por el mando estadounidense en África”.

leon-africano

La lucha antiterrorista en África

Enmarcando esta operación en la lucha antiterrorista los ejercicios militares conjuntos suponen una cooperación clave. En el Magreb, a pesar de que las fuerzas policiales han conseguido destapar múltiples células terroristas, continúa siendo una zona que alberga amenazas terroristas, sobre todo por parte del Daesh. Libia, por su parte, atraviesa una complicada crisis política y civil que ha hecho estallar principales focos de violencia entre mercenarios y grupos radicales. A la espera de la celebración de elecciones el próximo diciembre, el país no consigue alcanzar la paz

Si nos situamos en la zona del Sahel, encontramos un registro continuado de violencia y terrorismo. La presencia de las tropas extranjeras no ha conseguido pacificar la situación de una zona en la que su población mantiene enfrentamientos históricos, lo que dificulta la estabilidad.  En esta parte destacan Malí y Burkina Faso como países que registran los mayores atentados terroristas. Malí, el país con mayores datos de violencia del continente, sigue siendo un claro indicador de la amenaza yihadista en la región.

 terrorismo-sahel

Por otra parte, en África Occidental, países como Nigeria se han convertido en un conglomerado de grupos terroristas que mantienen batallas internas por conseguir el poder. Es el caso de grupos terroristas autóctonos, como Boko Haram, que mantiene fervientes luchas contra el ISWAP, el Daesh de la provincia de África Occidental.

Más al este, en el cuerno de África, han estallado una serie de conflictos civiles cruentos que parecen no finalizar. Es el caso de Etiopía, país en el cual las luchas tribales y étnicas han escenificado una guerra civil de la que apenas conocemos parte por los cortes que se ejercen contra las telecomunicaciones, pero de la que se acusa de haber presenciado genocidios. Este escenario es el panorama idóneo para que los grupos terroristas irrumpan y desestabilicen más una zona muy castigada por la violencia.

Por último, en Somalia, Al Shaab, una de las filiales de Al-Qaeda, sigue siendo uno de los grupos terroristas más constantes y violentos que influyen en la inestabilidad del país y, por ende, en su peligrosidad como estado.