Estados Unidos ataca a milicias proiraníes en la frontera entre Siria e Irak

Desde el Pentágono señalan que se trata de una represalia ante los ataques con drones contra las tropas estadounidenses en Irak
aviones-estados unidos-ataque-siria-irak

PHOTO/AFP  -   Aviones Strike Eagles F-15E de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que sobrevuelan el norte de Irak

Estados Unidos ha vuelto a atacar a milicias proiraníes en la frontera entre Siria e Irak. Se trata de la segunda vez que, bajo la autorización del presidente estadounidense, Joe Biden, la aviación norteamericana ha bombardeado diferentes instalaciones de almacenamiento operativo y de armas ligadas a las milicias Kataeb Hizbulá y Kataeb Sayid al-Shuhadá. Estos ataques se producen en medio de unas conversaciones de vital importancia entre Irán y los diferentes países que conformaban el pacto nuclear de 2015 con el objetivo de que tanto la República Islámica como Estados Unidos vuelvan a comprometerse con dicho acuerdo.

Las últimas semanas han supuesto un continuo cruce de enfrentamientos entre el país norteamericano e Irán y que en más de una ocasión han podido poner en peligro la vuelta al pacto nuclear. Las elecciones en el país persa se presentaban determinantes para el futuro del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC). Las potencias occidentales temían que, si finalmente salía el ultraconservador, Ebrahim Raisí, las conversaciones de Viena podrían estancarse.

frontera-siria-irak-ataque-estados unidos
AP/HADI MIZBAN - Vista del lado sirio del cruce entre la ciudad iraquí de Qaim y la siria Boukamal

Ebrahim Raisí, sin embargo, durante su primera rueda de prensa tras ser elegido nuevo presidente de Irán aseguró que las negociaciones para la vuelta al pacto nuclear continuarían durante su presidencia. Por su parte, Estados Unidos, criticó los cómicos llevados a cabo en el país persa tachándolos de no ser "libres ni justos". Poco después de las elecciones en Irán el Departamento de Justicia de Estados Unidos bloqueaba el acceso a 33 webs relacionadas con Irán a las que acusaban de llevar a cabo una "campaña global de desinformación" para influir en la política de Estados Unidos e impulsar la propaganda iraní en todo el mundo.

Ante este hecho el propio Mahmoud Vaezi, jefe de gabinete del actual presidente iraní Hasan Rohaní, acusó a Estados Unidos de actuar de una manera "no constructiva" para las conversaciones en curso sobre el pacto nuclear. La República Islámica ha decidido poner las cartas sobre la mesa y se ha negado a renovar el acuerdo al que llegó con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), por el cual este organismo podía llevar a cabo inspecciones y verificaciones del programa atómico iraní. Este acuerdo llegó a su fin el pasado 24 de junio y según ha anunciado el director del OIEA, Rafael Grossi, por ahora no se ha llegado a un nuevo pacto.

joe biden-presidente-usa-ataque irak
AP/PATRICK SEMANSKY - El presidente Joe Biden en el Pentágono

Irán ha subrayado que el acuerdo interino y bilateral con la agencia nuclear de la ONU sobre las inspecciones "no debe considerarse una obligación" para su país, que a lo único que está comprometido es a cumplir con los controles. La tensión entre el país persa y Estados Unidos parece ir en aumento cuando se espera una séptima ronda de negociaciones en Viena que pueda, por fin, suponer la vuelta al pacto nuclear. Sin embargo, lejos de calmar la creciente escalada de tensión entre ambos países durante la madrugada del lunes el país norteamericano “ha llevado a cabo ataques aéreos defensivos de precisión contra instalaciones utilizadas por las milicias respaldadas por Irán en la región fronteriza entre Irak y Siria”, según recoge el comunicado oficial de Departamento de Defensa de Estados Unidos.

soldados-usa-irak
PHOTO//AMEER AL MOHAMMED - Fotografia de archivo, un soldado estadounidense monta guardia en la base aérea K1, cerca de Kirkuk, en el norte de Irak

El comunicado justifica estos ataques bajo el derecho a la autodefensa ya que "estas instalaciones son utilizadas por las milicias respaldadas por Irán que participan en ataques con vehículos aéreos no tripulados (UAV) contra el personal y las instalaciones estadounidenses en Irak", según ha explicado el portavoz del Pentágono, John Kirby. Las fuerzas estadounidenses con base en Irak han sido objeto de varios ataques con drones en los últimos meses y responsabilizan de los mismos a facciones iraquíes vinculadas a Irán. El Pentágono ha aclarado que estos bombardeos han sido aprobados como represalia por un ataque con cohetes en Irak que mató a un contratista civil e hirió a un miembro del servicio estadounidense y a otras tropas de la coalición.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos no ha hecho público si la ofensiva ha tenido víctimas mortales. Sin embargo, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha confirmado la muerte de cinco combatientes de la milicia iraquí en Siria. Además, desde el organismo con sede en Londres apuntan que varios milicianos más resultaron heridos "en un ataque de aviones de guerra estadounidenses".

soldados-EEUU-irak
AP/KHALID MOHAMMED - Soldados del Ejército de Estados Unidos permanecen fuera de su vehículo blindado en una base conjunta con el ejército iraquí, al sur de Mosul, Irak

El país norteamericano aún mantiene a alrededor de 2.500 soldados como parte de una coalición internacional que lucha contra el grupo yihadista Daesh. Asimismo, el portavoz del Péntagono, John Kirby subrayaba que “estamos en Irak por invitación del Gobierno de Irak con el único propósito de ayudar a las fuerzas de seguridad iraquíes en sus esfuerzos por derrotar al Daesh. Estados Unidos tomó las medidas necesarias, apropiadas y deliberadas para limitar el riesgo de escalada, pero también para enviar un mensaje disuasorio claro e inequívoco”.

Es arriesgado vaticinar cómo puede responder Irán ante estos ataques contra milicias vinculadas al régimen, pero está claro que las negociaciones para la vuelta al acuerdo nuclear entre Estados Unidos y la República Islámica se encuentran en su momento más frágil y cualquier acto puede ser decisivo para que las negociaciones terminen en saco roto.