Estados Unidos forma a la aviación marroquí antes de hacer la entrega de 24 helicópteros de combate a Marruecos

Una expedición con los mejores pilotos de las Fuerzas Armadas del Reino alauí se entrena en la base aérea de Utah
Helicópteros Apache

PHOTO/JOE GIDDENS  -   Helicópteros Apache AH64E

Marruecos refuerza su condición de socio preferente para Estados Unidos. El Reino alauí es considerado por Washington un estrecho aliado regional desde hace décadas, un idilio que se remonta hasta mediados del siglo XX. Desde entonces, ambos países comparten una profunda colaboración en materia de seguridad y Defensa, una cooperación que se ha visto fortalecida desde la participación marroquí en los históricos Acuerdos de Abraham.

La alineación con Washington ha permitido al Reino alauí firmar una batería de contratos armamentísticos y militares con las grandes contratistas estadounidenses. El último, autorizado por el Departamento de Estado en noviembre de 2019, comprometía a Boing a enviar un lote de 24 helicópteros Apache AH64E y equipos relacionados a las Fuerzas Armadas marroquíes por un valor estimado de 4.000 millones de dólares, unos 36.000 millones de dirhams.

Se trata de la primera vez que el Ejército de Marruecos recibe este tipo de helicópteros, fabricados en suelo estadounidense. Por lo que, antes de recibir la primera entrega, prevista para 2024, los efectivos de las Fuerzas Armadas marroquíes deberán ser formados para su utilización. La aviación de combate va equipada con una alta tecnología que les permite lanzar ataques contra todo tipo de blancos y en cualquier momento del día.

Marruecos brigadas
PHOTO/ARCHIVO  -  Brigadas marroquíes

Marruecos envió la semana pasada a Estados Unidos una expedición conformada por sus mejores pilotos para ser entrenados por la Fuerza Aérea estadounidense. Los soldados marroquíes se entrenan en la base aérea de Hill, ubicada al norte del Estado de Utah, donde están siendo sometidos a sesiones intensivas de simulación y prácticas sobre el terreno.

El Reino alauí se convierte de esta forma en el decimoséptimo país en adquirir este helicóptero militar. Estados como Israel, Egipto, Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos cuentan con este tipo de armamento. Todos ellos socios de Washington, un hecho que ejemplifica la confianza otorgada a Rabat por su aliado estadounidense, al tiempo que permite a Marruecos cumplir sus planes de modernización armamentística.

Este acuerdo no es el primero aprobado por el Departamento de Estado. Unos meses antes, el país norteafricano había adquirido 25 aviones de combate F-16 fabricados por Lockheed Martin.

Soldados americanos Marruecos
PHOTO/ARCHIVE  -  Aviación estadounidense en Marruecos
Los Acuerdos de Abraham: el catalizador

La normalización diplomática entre Israel y Marruecos, alcanzado en agosto de 2020 en el marco de los Acuerdos de Abraham, oficializó los contactos que durante décadas habían mantenido ‘in pectore’. Unas relaciones distendidas que contrastaban con el extendido clima de discordia en el resto del mundo árabe. Con el acercamiento formal, el Reino alauí consiguió levantar simpatías en los pasillos de Washington y, con ello, aproximarse a su hoja de ruta de modernización militar, especialmente de la fuerza aérea.

Tanto es así que el expresidente Trump reconoció la soberanía marroquí del Sáhara Occidental, ignorando los dictámenes emitidos por Naciones Unidas sobre la cuestión. Esta acción legitimó la posición de Rabat sobre la zona en disputa con el Frente Polisario, con quien mantiene desde hace meses una guerra de baja intensidad. Un conflicto donde Marruecos no sólo mantiene, sino que amplía su superioridad.

Soldados americanos Marruecos
PHOTO/ARCHIVE  -  Soldados estadounidenses en suelo marroquí
Extensa colaboración

Las prácticas aéreas no suponen el único eje de colaboración militar, tan solo un apartado a pie de página. Esta misma semana, varias unidades de la Guardia Nacional de Utah se encuentran en Marruecos, donde llevarán a cabo en las próximas cuatro semanas una serie de programas de entrenamientos “sobre protección con artefactos explosivos, que incluye remoción de minas y almacenamiento y transporte de municiones”, publicó en Twitter la Embajada de Estados Unidos en Rabat.

La joya de la corona es el denominado ‘African Lion’. El mayor acuerdo militar que vincula a Marruecos y Estados Unidos junto a otros 10 socios. De hecho, se trata del ejercicio militar anual conjunto de mayor envergadura del continente y reunió en junio a más de 7.000 soldados desplegados sobre el país norteafricano.

A nivel geopolítico, esta unión constituye un contrapeso a la sociedad creciente entre Rusia y Argelia. Argel respalda con efectivos, armamento y fondos al Frente Polisario en su disputa territorial con Marruecos, aunque este parte con ventaja. Al tiempo que Washington afianza su relación con un aliado de garantías en un enclave marcado por la volatilidad. Con un ojo puesto en el Magreb y, con otro, sobre el Sahel, una región que alimenta sus fuertes vínculos en la cruzada contra el terrorismo.