Estados Unidos mantendrá las sanciones a Turquía por la compra de los misiles S-400

Moscú afirma que están a punto de finalizar las consultas para un contrato de entrega sobre el segundo lote al país euroasiático
joe-biden-usa-erdoga-turquia

PHOTO/MURAT CETINMUHURDAR  -   El presidente turco Tayyip Erdogan y el presidente estadounidense Joe Biden en la cumbre de la OTAN en Bruselas, Bélgica

Estados Unidos y Turquía vuelven a enfrentarse por la compra por parte de este último de los misiles rusos S-400. En 2017 el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunciaba la adquisición de estos misiles en contra de las advertencias de sus socios de la OTAN. En 2019 el país euroasiático recibía la primera tanda del sistema armamentísticos ruso y ya Estados Unidos anunciaba la imposición de sanciones.

El conflicto sobre los misiles turcos viene de lejos. En un proceso de modernización de las Fuerzas Armadas turcas, el país euroasiático abrió un concurso público para la compra de un sistema defensivo. Finalmente, dicho contrato se le concedió a la empresa china Cpmiec en detrimento de las ofertas del conglomerado franco-italiano Eurosam y del estadounidense Raytheon-Lockheed Martin. La OTAN criticó fervientemente la concesión del acuerdo a la empresa china por lo que finalmente Turquía no siguió adelante con el proyecto.

sistema-misiles-s400-turquia-rusia
PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA TURCO - Un avión de transporte ruso, que lleva partes de los sistemas de defensa aérea S-400, aterriza en el aeropuerto militar de Murted, en las afueras de Ankara, Turquía

Tras las múltiples tensiones entre Turquía y Estados Unidos en los últimos años, así como con los países europeos, Erdogan decidió optar por llegar a un acuerdo con Rusia para la compra de los misiles S-400. Tanto la OTAN como Estados Unidos han criticado la decisión de Turquía ya que consideran que este sistema de defensa pone en peligro la seguridad de la Alianza Atlántica. El país norteamericano ha aseverado en múltiples ocasiones que el hardware militar ruso no es compatible con los sistemas de la OTAN. A pesar de las continuas advertencias por parte de sus socios de la Alianza Atlántica Turquía ha mostrado su determinación por adquirir el equipamiento ruso.

sistema-misiles-s400-turquia-rusia
AFP/AFP - Ficha técnica del sistema de defensa ruso S-400

En 2019, Estados Unidos retiraba al país euroasiático del programa de aviones F-35 Lightning II, argumentando que los sistemas de misiles aéreos S-400 adquiridos por Turquía podrían ser utilizados por Rusia para obtener de forma encubierta detalles clasificados de los aviones Lockheed Martin F-35. Posteriormente, en diciembre de 2020 la Administración Trump, a un paso de abandonar la Casa Blanca, anunciaba la imposición de sanciones a Turquía por este mismo hecho. El ex secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, recalcaba que "a pesar de nuestras advertencias, Turquía ha procedido a la compra y a realizar pruebas con el sistema S-400 de Rusia". Las sanciones impuestas por Estados Unidos al país turco afectan principalmente a la cúpula del conglomerado Industrias de Defensa (SSB) y bloquean cualquier activo de cuatro altos funcionarios que puedan tener en las jurisdicciones estadounidenses y prohíben su entrada a Estados Unidos. También incluyen una prohibición de la mayoría de las licencias de exportación, préstamos y créditos a la agencia.

miembros-otan
AFP/ KEVIN LAMARQUE - Fotografía de familia durante la cumbre de la OTAN en la sede de la Alianza, en Bruselas, Bélgica, el 14 de junio de 2021

Esta situación es excepcional porque es la primera vez que se utiliza CAATSA para penalizar a un aliado norteamericano, una ley estadounidense destinada a hacer retroceder la influencia rusa y a proteger a la vez la esfera de la Alianza Atlántica en este sentido. Los vínculos entre estos dos supuestos aliados en el marco de la OTAN han estado plagados de numerosas disputas, incluido el encarcelamiento de ciudadanos estadounidenses y del personal consular local, el apoyo de Estados Unidos a los combatientes kurdos sirios considerados terroristas por Turquía y la residencia continua en Estados Unidos de Fethullah Gulen, clérigo musulmán acusado de planear el intento de golpe de Estado de 2016.

Una vez más, la adquisición del sistema ruso S-400 por parte de Turquía ha vuelto a suscitar el enfrentamiento con Estados Unidos. La Administración Biden ha anunciado que mantendrá las sanciones impuestas al país euroasiático por la compra de este sistema de defensa ruso y además ha advertido que impondrá más sanciones en caso de que Turquía compre más sistemas de armamento importantes a Rusia. "La venta [por parte de Washington] y la coproducción del F-35 [en Ankara] seguirán suspendidas”, declaró la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland.

erdogan-presidente-turquia-otan
PHOTO/REUTERS - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

Por su parte, Turquía ha pedido al país norteamericano que mantenga conversaciones para encontrar una solución beneficiosa para ambas partes sobre la compra de los S-400. Hasta que no se llegue a un punto de entendimiento entre ambos países Turquía sigue negociando con Rusia la compra de más equipamiento. Esta semana, el jefe de la principal agencia rusa de exportación de armas anunció que Moscú estaba en proceso de completar las consultas para un contrato de entrega sobre el segundo lote de misiles S-400 a Turquía.