Estados Unidos presiona a Venezuela y Cuba para que no reciban barcos iraníes

Washington advierte que esos buques portan armas como lanchas de rápido ataque
Atalayar_Armada Iraní

AFP PHOTO/HO/Oficina del Ejército iraní  -   Helicóptero de la marina iraní aterrizando en el buque de guerra iraní Makran en el Golfo de Omán

La diplomacia estadounidense está presionando a Caracas y La Habana para que no permitan que atraquen barcos procedentes de Irán en sus puertos. Según informes de Washington, estas embarcaciones contendrían armas cumpliendo un acuerdo alcanzado por Venezuela e Irán hace un año durante la Presidencia de Donald Trump. Tal y como han señalado altos funcionarios de la Administración Biden, el pasado verano Venezuela consideró comprar misiles de largo alcance a Teherán. “La transferencia de misiles de largo alcance de Irán a Venezuela no es aceptable para Estados Unidos y no será tolerada ni permitida”, aseguró Elliott Abrams, exrepresentante del Departamento de Estado.

No obstante, los informes de inteligencia solo han confirmado el trasporte de botes de ataque rápido en un antiguo petrolero denominado Makran, según unas imágenes de satélite. De acuerdo con estas fotografías, las naves iraníes han recorrido una distancia significativa en el océano Atlántico. Esta es la primera vez que la Armada iraní viaja tan lejos en el Atlántico.

Washington ha instado a Venezuela y Cuba a que rechacen estos barcos a los que consideran una “amenaza” mientras promete “medidas apropiadas” en caso de que ignoren las advertencias. “La entrega de tales armas sería un acto de provocación y se entendería como una amenaza para nuestros socios en el hemisferio occidental”, declaró John Kirby, secretario de Prensa del Pentágono. Estados Unidos también está presionando a otros países de la región para que rechacen los barcos.

Atalayar_John Kirby
AP/ALEX BRANDON - El portavoz del Pentágono, John Kirby, habla durante una rueda de prensa en el Pentágono, el viernes 4 de junio de 2021, en Washington

Farzin Nadimi, analista de Irán en el Washington Institute, ha advertido de la influencia que puede tener Teherán en la zona. “Si Irán ayuda a Venezuela a desarrollar tácticas similares a las empleadas por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria en la región del golfo Pérsico, podría tener serias repercusiones en el futuro”, explica Nadimi.

Sin embargo, no es la primera vez que Irán vende armas a Venezuela. También, debido a la precaria situación económica en el país latinoamericano, Teherán envió camiones cisterna que trasportaban gasolina para hacer frente a la escasez de combustible. Trump impuso sanciones a capitanes de barcos iraníes que enviaron gasolina a Venezuela, mientras Nicolás Maduro criticó el castigo estadounidense subrayado que su país tiene "derecho a comprar lo que quiera comprar”.

Atalayar_Makran Irán
Imagen de satélite ©2021 Maxar Technologies/Handout via REUTERS - El barco naval iraní, el Makran,  en Bandar Abbas, Irán, en esta imagen de satélite tomada el 28 de diciembre de 2020

Funcionarios estadounidenses aseguran estar trabajando para resolver los problemas causados durante el Gobierno de Trump. Durante su mandato, además de producirse venta de armas iraníes a Caracas, abandonó el pacto nuclear con Teherán. Elliot Abrams, miembro de la Administración Trump, criticó estas declaraciones a las que considera “mezquinas y mucho más interesadas en culpar a los predecesores que en proteger la seguridad nacional de Estados Unidos”. Abrams también aseguró que, si la diplomacia no funciona, el Ejecutivo actual debería “prepararse para actuar, y no para culpar a más y más personas por su inacción”.

Atalayar_Venezuela Irán
AFP PHOTO/VENEZUELAN PRESIDENCY/JHONANDER GAMARRA - Imagen de archivo difundida por la Presidencia de Venezuela que muestra al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (d), codeándose con el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Javad Zarif (i), en el Palacio de Miraflores, en Caracas, el 5 de noviembre de 2020

Irán, por su parte, ha denunciado el rastreo estadounidense de sus buques. “Irán se reserva el derecho de disfrutar de los lazos comerciales normales en el marco de las leyes y regulaciones internacionales, y considera que cualquier interferencia y monitoreo de estas relaciones es ilegal e insultante, por lo que lo condena enérgicamente”, declaró Ali Rabiei, portavoz del Gobierno iraní. Rabiei no confirmó qué es lo que transportan estos barcos, aunque recordó que “Irán no prohíbe la compra y venta de armas”. Además, cabe destacar, tal y como explica Kirsten Fontenrose, miembro del ‘think tank’ estadounidense Atlantic Council, que ya no existe un embargo de armas por parte de Naciones Unidas sobre Irán. Por este motivo, son libres de importar y exportar el armamento que quieran. “Esta podría ser la primera de las muchas transferencias que veamos”, aseguró Fontenrose.