Estados Unidos sanciona al ministro de Petróleo iraní por apoyo al terrorismo

La Administración Trump aumenta la presión ante de las elecciones estadounidenses
Foto de archivo de un buque iraní

PHOTO/REUTERS  -   Foto de archivo de un buque iraní

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso este lunes otra ronda de sanciones al sector energético de Irán, en esta ocasión al ministro de Petróleo y una decena de subsidiarias, a quienes acusa de apoyar a "entidades terroristas", en su última vuelta de tuerca para presionar a Teherán.

"El régimen iraní sigue dando prioridad a su apoyo a las entidades terroristas y su programa nuclear sobre las necesidades del pueblo iraní", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

Asimismo, son objeto de las sanciones, el ministro de Petróleo, Bijan Zanganeh, la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés), la Compañía Nacional de Buques Petroleros de Irán (NITC, en inglés), entre otros.

Ministro de Petróleo iraní
PHOTO/AP-Ministro de Petróleo iraní

Con esta nueva ronda de sanciones, la Administración Trump aumenta ya su intensa presión sobre Irán antes de las elecciones del 3 de noviembre, en parta para garantizar que una posible Administración Biden tenga más dificultades a la hora de aliviar las sanciones.

En un tuit, Zanganeh desestimó las medidas como una señal de que los esfuerzos del presidente Donald Trump para eliminar las exportaciones de crudo iraní habían fracasado y dijo que no paralizarían la industria petrolera del país. Agregó que no posee ningún activo fuera de Irán y no está claro si la designación afectaría su asistencia a futuras reuniones de la OPEP en Viena

Hace apenas unas semanas, entraron en vigor las sanciones de EEUU sobre más de dos docenas de personas y entidades involucradas en los programas nucleares, misiles y armas convencionales de Irán, según informó un alto funcionario estadounidense.

Esta decisión fue tomada de manera unilateral por la Administración Trump y entra en conflicto con el acuerdo nuclear firmado en 2015 por Naciones Unidas y del que Trump se retiró en 2018.

Fin del embargo

En 2007, Naciones Unidas impuso un embargo de armas formal a la teocracia iraní, en medio de las creciente tensiones por el programa nuclear del país persa.

La respuesta de Teherán fue suspender su cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y seguir hacia adelante con su programa nuclear a pesar de la “intimidación” de la ONU.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU
PHOTO/AFP-Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU

A las sanciones de la ONU se unieron las restricciones comerciales de la Unión Europea. Todo esto profundizó la crisis económica que ya estaba afectando al régimen.

Pero en 2015 llegó el trascendental acuerdo nuclear entre Irán y seis potencias mundiales: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania. El acuerdo fue firmado tras más de dos años de negociaciones. Conocido como el Plan Conjunto de Acción Comprehensiva (JCPOA, por sus siglas en inglés) fue considerado como un hito en la política exterior del por entonces presidente de Estados Unidos, Barak Obama.

El pacto contemplaba levantar las sanciones económicas contra Teherán a cambio de que este limitara su programa de energía atómico. Este programa había levantado ciertas preocupaciones entre las potencias internacionales por su posible uso en una hipotética carrera nuclear.

El presidente iraní, Hasán Rohaní, felicitó hace unas semanas a la población por el levantamiento el 18 de octubre del "opresivo embargo" de armas convencionales, impuesto en 2007 por el Consejo de Seguridad de la ONU, y "pese a cuatro años de esfuerzos de Estados Unidos" para evitarlo.