PUBLICIDAD

Iberdrola

Estados Unidos y Arabia Saudí fortalecen su cooperación militar tras la visita de Biden

Empiezan en aguas del mar Rojo las maniobras conjuntas ‘Native Fury 22’ entre la Fuerza Naval saudí y la Marina estadounidense
Marines EEUU

PHOTO/@USMARCENT  -   Infantes de Marina y Marineros del CLR-1, 1er MLG, llegan a Arabia Saudita, para la 8ª iteración del 'Native Fury 22'

Biden se recluyó en la Casa Blanca después de su gira regional por Oriente Próximo con pocas certezas y demasiadas dudas. La intención de su Administración era escenificar el retorno geopolítico de Washington a la región, difuminado desde la abrupta retirada de Afganistán, en un contexto condicionado por la incipiente crisis energética y la enconada rivalidad de sus socios, Israel y Arabia Saudí, con Irán y sus milicias afines. El presidente de EE.UU. apostó por un regreso decidido, con garantías, que disipara las dudas y limase asperezas con el régimen de Riad, a quien llegó a tachar de “paria internacional” en 2019, antes de acceder al Despacho Oval. 

Pasados unos días, los resultados del desplazamiento de Biden salen a flote a pesar de las dudas iniciales. 

La Marina estadounidense ha atracado este martes en el puerto saudí de Yanbu, una ciudad costera situada a orillas del mar Rojo y a más de 300 kilómetros de Yeda, el lugar donde Biden y Mohamed bin Salman chocaron puños hace escasas semanas. Allí, aguardaba la Fuerza Naval saudí, preparada para poner en marcha la ‘Native Fury 22’, una maniobra naval destinada a coordinar las capacidades de combate conjunto. Se trata de la octava edición de este ejercicio de carácter bianual, en las que EE.UU. suele involucrar a las monarquías del Golfo. Riad llevaba casi una década sin participar en ella. 

Barco EEUU
PHOTO/US State Department  -   El USNS Seay descarga equipos en el Golfo Pérsico durante el ejercicio Native Fury, el 14 de marzo de 2020

Las maniobras se prolongarán unos días y se desarrollarán en las provincias de Yanbu y Al-Kharj, según las autoridades locales. El operativo consiste en “el rápido despliegue y concentración de una Fuerza de Tarea Aérea y Terrestre de los Marines en una zona segura, utilizando el transporte aéreo entre teatros y los buques de preposicionamiento marítimo desplegados hacia delante”, según el Comando Central de las Fuerzas del Cuerpo de Marines (CENTCOM, por sus siglas en inglés).

Se llevarán a cabo además tácticas conjuntas, interoperabilidad y operaciones logísticas, similares a los ejercicios navales previos en Qatar, Kuwait o Emiratos Árabes Unidos.

Las maniobras conjuntas se ejecutan cuatro semanas después de la gira regional de Biden, en la que también visitó Israel y los territorios palestinos, y una semana después de que su Administración aprobara la venta de un nuevo lote de armas a Arabia Saudí y Emiratos. 

El Reino wahabí adquirirá 300 misiles Patriot, fabricados por Raytheon, y otro tipo de armamento por valor de 3.000 millones de dólares, según los términos del acuerdo revelados. Así lo anunció Biden al Congreso, apenas 24 horas después de que la coalición liderada por Arabia Saudí se comprometiera con los hutíes a prolongar durante dos meses el alto el fuego en Yemen. 

Las ventas militares de Estados Unidos descendieron a niveles récord en 2021, desde la toma de posesión de Biden. El demócrata se comprometió a no comercializar con armas con sus socios del Golfo, Arabia Saudí y Emiratos, implicados en violaciones de los derechos humanos en la guerra de Yemen. Sin embargo, su Administración se parece cada vez más a sus predecesores en cuanto a volumen y valor de las ventas armamentísticas. En noviembre, Biden levantó el veto tras las presiones saudíes y las constantes amenazas de Irán a sus aliados. 

La desescalada en Yemen, ratificada con una nueva prolongación del alto el fuego por las partes, y el tímido aumento de la producción de crudo acordado por la OPEP+, organización que lidera Riad, para destensar mínimamente los mercados energéticos, han facilitado el reencuentro entre Biden y el gobernante ‘de facto’ de Arabia Saudí, MBS. Además, las maniobras conjuntas ponen de relieve el reinicio de su cooperación militar para hacer frente a las amenazas compartidas en la región.

Coordinador América: José Antonio Sierra