Estados Unidos y China: cesan los tambores de guerra comercial

Washington y Pekín acuerdan una retirada gradual de aranceles
Un barco de carga llega al Puerto de Los Ángeles, el puerto de contenedores más concurrido de los Estados Unidos, después de salir del Puerto de Yantian, China, el 7 de noviembre de 2019 en San Pedro, California

PHOTO/MARIO TAMA/GETTY IMAGES/AFP  -   Un barco de carga llega al Puerto de Los Ángeles, el puerto de contenedores más concurrido de los Estados Unidos, después de salir del Puerto de Yantian, China, el 7 de noviembre de 2019 en San Pedro, California

Los tambores de guerra comercial entre Estados Unidos y China dejan de sonar. Ambos países han anunciado este jueves un acuerdo para retirar de manera gradual los aranceles que se han implementado desde marzo de 2018, según han informado a Efe fuentes conocedoras de las conversaciones en Washington. Las bolsas de todo el mundo han recibido esta “paz” con una subida del valor de las acciones. El Ibex 35 ha cerrado este jueves con un avance del 0,52% aunque este viernes ha caído un 0,21% en la apertura del parqué por las dudas que existen el mercado sobre estas negociaciones. La bolsa de Tokio también ha cerrado con un ligero avance del 0,26%. El índice alemán Dax 30, el que más empresas exportadoras tiene y que es más sensible frente al aumento de los aranceles, ha avanzado hasta un 0,83%. Tras este indicador, Milán ha ascendido un 0,56%, París un 0,41% y Londres un 0,13%. 

Los mercados han reaccionado con prudencia al anuncio de Estados Unidos y China ya que aún están por precisar los contenidos específicos de las negociaciones. Además, la firma de la primera fase del acuerdo se podría retrasar hasta diciembre. A pesar de ello, el Dow Jones de Industriales, principal indicador de Wall Street, ha registrado este jueves un ascenso de 0,86% a media jornada. 

El propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya había adelantado su intención de firmar un acuerdo con su homólogo chino durante la cumbre de la APEC (Foto de Cooperación Económica Asia-Pacífico) en Chile, que se iba a celebrar los próximos 16 y 17 en Santiago. La conferencia ha sido cancelada por el presidente del Gobierno de Chile, Sebastián Piñera, por las fuertes protestas que han tenido en lugar desde que a finales de octubre se anunciara una subida del billete de metro. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el presidente chino Xi Jinping, en la cumbre de líderes del G20 en Osaka, Japón, el 29 de junio de 2019
REUTERS/KEVIN LAMARQUE - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el presidente chino Xi Jinping, en la cumbre de líderes del G20 en Osaka, Japón, el 29 de junio de 2019

China y Estados Unidos están trabajando para elegir un nuevo lugar para la primera fase del acuerdo comercial, en torno en 60% del total, después de que la APEC en Chile fuese cancelada por circunstancias no relacionadas”, ha indicado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su cuenta de Twitter. “El nuevo lugar será anunciado pronto. El presidente Xi y el presidente Trump estamparán sus firmas”, ha añadido Trump. 

China se ha comprometido a aumentar sus compras de productos agrícolas estadounidenses hasta llegar a entre 40.000 y 50.000 millones de dólares, una cifra que, según Trump, es entre dos y tres veces superior a lo que Pekín había comprado hasta ahora, que se acercaba a los 17.000 millones de dólares. 

Aunque no son conocidos muchos detalles del acuerdo, Trump ha adelantado que incluye algunas medidas relativas a la devaluación de la divisa china y temas de propiedad intelectual, aunque no se trata sobre la disputa tecnológica China por el desarrollo del 5G, que se dejará para la segunda fase. 

Ambos países buscan una tregua en este enfrentamiento comercial debido a la situación interna que están viviendo. Washington celebra elecciones en 12 meses y el presidente Donald Trump se tendrá que someter un proceso de juicio político en le Congreso. China tiene que lidiar con la desaceleración de su economía y además tiene que afrontar las protestas en Hong Kong, la mayor crisis política que se ha producido en el mandado del actual presidente, Xi Jinping. 

Contenedores marítimos, algunos marcados como'China Shipping', en el Puerto de Los Ángeles, el puerto de contenedores más concurrido del país, el 7 de noviembre de 2019 en San Pedro, California
PHOTO/MARIO TAMA/GETTY IMAGES/AFP - Contenedores marítimos, algunos marcados como'China Shipping', en el Puerto de Los Ángeles, el puerto de contenedores más concurrido del país, el 7 de noviembre de 2019 en San Pedro, California

 

Consecuencias de los aranceles

Aunque Estados Unidos y China prometen ahora enterrar la guerra comercial, la economía mundial ya se ha visto afectada por la tensión entre ambas potencias. La presidenta del FMI (Fondo Monetario Internacional), Kristalina Georgieva, anunció en su primer discurso en octubre una desaceleración en el 90% de la economía mundial en 2019. Entre las causas de este enfriamiento mencionó que las tensiones comerciales habían supuesto una pérdida para las finanzas globales de 640.000 millones de euros y alertó de que las consecuencias de las guerras comerciales podrían tener consecuencias devastados para toda una generación. 

China también ha sufrido en sus propias carnes las consecuencias de la guerra de aranceles. Los intercambios comerciales de China se contrajeron un 0,5% en octubre, según datos oficiales publicados este jueves y recogidos por Efe. 

La Administración General de Aduanas ha indicado que los intercambios de China con el resto del mundo se situaron en los 351.024 millones de euros (2,71 billones de yuanes). Esta reducción contrasta con el avance del 22,9% que había registrado este indicador en el mismo mes del año pasado. Las exportaciones de gigante asiático aumentaron un 2,1%, mientras que las importaciones se redujeron en un 3,5%. 

En el caso de los intercambios con Estados Unidos, estos se redujeron un 13,3% en octubre, con un descenso de las ventas a ese país del 13,8% y una caída de las compras de productos estadounidenses en China del 11,7%. A pesar de estos malos datos, el superávit comercial del gigante asiático se ha disparado hasta los 303.520 millones de euros (2,4 billones de yuanes), un 41,1% más que en los primeros diez meses de 2018.