Estados Unidos y Turquía se acusan mutuamente en una reunión de la OTAN

La Alianza Atlántica apuesta por reforzar la cohesión entre los aliados, tras un periodo marcado por los enfrentamientos de sus miembros 
OTAN

REUTERS/HERMAN YVES:  -   Sede de la OTAN, en Bruselas

Los ministros de Exteriores de la OTAN debatieron este martes cómo preparar y modernizar la Alianza para los desafíos de la próxima década a partir de un informe elaborado por un grupo de expertos que apuesta por aumentar la dimensión política de la organización. 

"El informe destaca la importancia de los éxitos de la OTAN, pero que también es una alianza indispensable, pero también la necesidad de continuar cambiando y eso es exactamente lo que estamos haciendo", declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la rueda de prensa posterior a la primera jornada de la reunión virtual de titulares de Exteriores aliados celebrada esta jornada. 

REUTERS/FRANCOIS LENOIR : Una bandera turca ondea junto al logo de la OTAN en la sede de la Alianza en Bruselas 
REUTERS/FRANCOIS LENOIR : Una bandera turca ondea junto al logo de la OTAN en la sede de la Alianza en Bruselas 

El nuevo informe, redactado por un grupo de expertos externos liderado por el exministro alemán de Defensa Thomas de Maizière y el exsecretario de Estado adjunto para Europa, el estadounidense Aaron Wess Mitchell, se encargó después de que el presidente francés Emmanuel Macron se quejara el año pasado de los conflictos entre los aliados, incluida Turquía, alegando que la alianza estaba "en muerte cerebral". 

En el informe se insta a los aliados a "comprometerse con un código de buena conducta" y a "considerar la creación de un centro de excelencia para la resistencia democrática dedicado a prestar apoyo a cada aliado". Como parte de esta iniciativa, el informe se basa en los desafíos y necesidades de la OTAN en la próxima década, hasta 2030. 

El documento también apuesta por reforzar la cohesión entre los aliados, tras un periodo marcado por los enfrentamientos de Francia o Grecia con Turquía, pero también por las acciones unilaterales y aislacionistas de Estados Unidos durante la Presidencia de Donald Trump. 

El Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo 
El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo 

La reunión se llevó a cabo por medio de una videoconferencia, en la que según confirman varias delegaciones aliadas, hubo un intenso choque de acusaciones entre varios países miembros en contra de Turquía. El enfrentamiento según recoge el reportero Jacopo Barigazzi se produjo cuando Mike Pompeo acusó a Ankara de aumentar las tensiones con sus colegas aliados en el Mediterráneo y de comprar al Kremlin un sistema antiaéreo de fabricación rusa.

El jefe de la diplomacia turca, Mevlüt Cavusoglu, respondió acusando a Pompeo de querer instar a los aliados europeos en contra de Turquía, posicionándose a favor de Grecia en los conflictos regionales y negándose a vender a Ankara armas antiaéreas Patriot fabricadas por Estados Unidos. 

El ministro de Relaciones Exteriores griego, Nikos Dendias, en respuesta a Mevlüt Cavusoglu, dijo que, si la posición griega era “maximalista”, "también lo es el derecho internacional". 

Varios aliados apoyaron a Pompeo en contra de Turquía, entre ellos el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, que denunció el comportamiento de Ankara y dijo que la cohesión dentro de la alianza sería imposible de lograr si Turquía imitaba el intervencionismo agresivo de Rusia. 

AFP/ADEM ALTAN: El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu 
AFP/ADEM ALTAN: El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu 

Entre otras cosas, Çavuşoglu también acusó a EEUU de apoyar a las "organizaciones terroristas" kurdas en Siria, mientras que Turquía asegura luchar contra Daesh, e insistió en que EEUU y Francia habían agravado un conflicto en Nagorno-Karabaj al apoyar a Armenia en una guerra que Azerbaiyán ganó con el apoyo militar turco. 

En la conferencia de prensa, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, esquivó la pregunta sobre el animado intercambio entre Pompeo y Çavuşoglu, señalando en su lugar que un "mecanismo" de la OTAN había ayudado a mitigar el conflicto entre Atenas y Ankara. 

Al final de la reunión, quedó claro que Turquía estaba prácticamente aislada entre los 30 miembros de la alianza, según recoge Jacopo Barigazzi. Tras la petición por parte de Çavuşoglu para que la OTAN desempeñe un papel en la guerra civil de Libia, fuese rechazado por los demás aliados, que acusaron a Turquía de exacerbar el conflicto enviando armas y mercenarios para apoyar al Gobierno del Acuerdo Nacional con sede en Trípoli.