Etihad Airways apuesta por aumentar los beneficios manteniendo su plan de transformación

La compañía detuvo a la gran parte de su flota entre marzo y junio y registró una importante pérdida operativa de 1.700 millones
Etihad detuvo la mayoría de los vuelos de su flota entre marzo y junio y registró una pérdida operativa importante de 1.700 millones de dólares en 2020 PHOYO/REUTERS

PHOYO/REUTERS  -   Etihad detuvo la mayoría de los vuelos de su flota entre marzo y junio y registró una pérdida operativa importante de 1.700 millones de dólares en 2020

Volver a la rentabilidad en 2023 sigue siendo la mayor prioridad para Etihad Airways en Abu Dabi. A pesar de haber sufrido una importante pérdida operativa el año pasado, más del doble que el año anterior, la aerolínea mantiene este objetivo. Hace tres años que la compañía lanzó un plan de transformación que se extendería durante cinco. Con ello la empresa continúa apuntando a un cambio completo para 2023, después de haber acelerado sus planes de transformación y reestructurado la organización durante la pandemia en un negocio más ágil y eficiente.

Antes de la pandemia, Etihad estaba por delante de los objetivos de transformación establecidos en 2017, habiendo registrado una mejora acumulada del 55% en los resultados básicos a finales de 2019. Este impulso continuó hasta principios de 2020, con un primer trimestre récord que mostró una mejora interanual del 34%. Aun así, la compañía Etihad ha perdido un total de 5.620 millones de dólares desde 2016, ya que ha comprado agresivamente participaciones en aerolíneas desde Europa hasta Asia para poder competir contra otras aerolíneas líderes de la región como Emirates y Qatar Airways. Con las medidas de reducción de costos, la empresa recién comenzaba a recuperarse a principios del año pasado del sus pérdidas económicas. Asimismo, esta anunció la venta de 38 aviones de su flota, en un acuerdo valorado en 1.000 millones de dólares, a una empresa de inversión en un intento por impulsar las ganancias.

Tony Douglas, CEO de Etihad Aviation Group PHOTO/AP
PHOTO/AP-Tony Douglas, CEO de Etihad Aviation Group

En marzo pasado con el comienzo de la pandemia, Emiratos Árabes Unidos detuvo los vuelos para frenar la propagación de la COVID-19. Para Etihad Airways, su tráfico de pasajeros se desplomó a solo 4,2 millones de viajeros, comparado con los 17,5 millones del año anterior, según la aerolínea. La capacidad de ocupación total de pasajeros en los aviones cayó un 64%. La compañía perdió  758 millones dólares solo durante el primer semestre de 2020. “La COVID sacudió los cimientos de la industria de la aviación, pero gracias a nuestra gente dedicada y al apoyo de nuestro accionista, Etihad se mantuvo firme y está listo para desempeñar un papel clave a medida que el mundo vuelve a volar… Si bien nadie podría haber predicho cómo se desarrollaría el 2020, nuestro enfoque en optimizar los fundamentos empresariales centrales durante los últimos tres años puso a Etihad en una buena posición para responder de manera decisiva a la crisis global”, comentó en una rueda de prensa el director ejecutivo de la aerolínea Tony Douglas.

Logotipo de Etihad Aviation Group PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS-Logotipo de Etihad Aviation Group

Las pérdidas han afectaron a toda la empresa, lo que obligó a la aerolínea a recortar el 33% de su fuerza laboral y recortar los salarios entre un 25 y un 50%. Adam Boukadida, director financiero, dijo: “Comenzamos el año con una base firme superando nuestros objetivos de transformación para el primer trimestre y esperábamos un desempeño sólido para el próximo año, y luego la pandemia se apoderó de nosotros. A medida que los ingresos de los pasajeros caían en picada, tomamos medidas inmediatas para asegurar la salud financiera a largo plazo de Etihad, con una amplia gama de medidas para mitigar el impacto de la COVID en nuestro negocio. A pesar de las importantes presiones sobre nuestro flujo de caja, mantuvimos la liquidez centrándonos en el control de costos, maximizando los ingresos por carga, mejorando nuestras capacidades de fletamento y generando líneas de crédito innovadoras, como el primer cheque de transición vinculado a la sostenibilidad del mundo. Esto fue respaldado por Etihad manteniendo una calificación crediticia A por parte de Fitch señalando una 'perspectiva estable', lo que la convierte en una de las pocas aerolíneas que mantiene una calificación anterior a la COVID-19 ".

Si bien el lanzamiento de vacunas contra el coronavirus ha avivado las esperanzas de un regreso global a los viajes, no se espera que la industria vea recuperación significativa durante meses, hasta que las vacunas se administren ampliamente. Aún así, el CEO de Etihad, Tony Douglas, adoptó un tono optimista en el anuncio de ganancias. "Si bien nadie podría haber predicho cómo se desarrollaría 2020", dijo, "Etihad se mantuvo firme y está listo para jugar un papel clave a medida que el mundo vuelve a volar".