PUBLICIDAD

Iberdrola

Etiopía y los rebeldes de Tigray reanudan las hostilidades y rompen la tregua

Se rompe el alto el fuego cinco meses después del acuerdo alcanzado entre ambas partes
etiopia-ofensivas-tigray

AP/BEN CURTIS  -   Las autoridades etíopes acusaron el 24 de agosto de 2022 a los rebeldes de Tigray de lanzar una nueva ofensiva contra las fuerzas federales en el norte del país

El Gobierno de Etiopía y los rebeldes de la región norteña etíope de Tigray, que libran una guerra desde 2020, reanudaron hoy las hostilidades y se culparon mutuamente de romper la tregua que se declaró el pasado marzo.

En un comunicado, las Fuerzas Armadas de Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), partido que gobernaba la región cuando estalló el conflicto armado, acusaron al Ejército etíope de empezar hoy una "amplia ofensiva" en el sur del territorio tigrino con el apoyo de tropas especiales y milicias de la vecina región de Amhara.

Según el TPLF, el Ejecutivo central "ha intensificado la guerra genocida contra el pueblo de Tigray mediante su flagrante violación del acuerdo de cese de las hostilidades vigente durante unos pocos meses".

Sin embargo, el Servicio de Comunicación del Gobierno etíope respondió con otro comunicado en el que aseguró que el TPLF "lanzó un ataque esta mañana" en el sur de Tigray.

"Ellos violaron oficialmente el alto el fuego con sus acciones. Tanto su ataque como la declaración posterior indican que se estaban preparando para la provocación", subrayó el Gobierno, al agregar que el Ejército etíope está contrarrestando esa ofensiva.

Efe no ha podido comprobar la veracidad de las dos versiones debido a la restricción del acceso a Tigray, aunque se han difundido testimonios de vecinos de la zona afectada que afirman haber oído fuego de artillería.

La reanudación de las hostilidades marca el fin de la "tregua humanitaria indefinida" declarada el pasado marzo por el Gobierno y el compromiso de los rebeldes a un "cese de las hostilidades" si llegaba esa ayuda.

También supone un mazazo para los intentos de iniciar conversaciones de paz entre el Ejecutivo que dirige el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, y el TPLF.

El analista senior del laboratorio de ideas International Crisis Group para Etiopía, William Davison, afirmó hoy que "todas las partes deben detener sus operaciones militares en curso alrededor del sur de Tigray" antes de que se conviertan en "un regreso a la guerra en toda regla".

"Esta grave ruptura de la tregua acordada a principios de este año demuestra la necesidad de que las dos partes organicen negociaciones cara a cara incondicionales tan pronto como cesen estas hostilidades", añadió Davison.

El pasado día 2, los enviados especiales de la Unión Europea y Estados Unidos para el Cuerno de África, Annette Weber y Mike Hammer, respectivamente, se reunieron con el líder del TPLF y presidente de Tigré, Debretsion Gebremichael, en Mekele (capital de la región) para pedir un diálogo que acabe con el conflicto.

Los enviados coincidieron en que "una rápida restauración de la electricidad, las telecomunicaciones, la banca y otros servicios básicos en Tigray es esencial para el pueblo de Tigray"; y alentaron el comienzo de un diálogo auspiciado por la Unión Africana.

El TPLF exige una serie de condiciones previas, como el restablecimiento de los servicios básicos en la región, para impulsar unas negociaciones de paz.

El viaje de los emisarios tuvo lugar después de que el asesor de seguridad del primer ministro de Etiopía, Redwan Hussien, asegurara que el Gobierno "está listo" para dialogar con los rebeldes "en cualquier momento y en cualquier lugar".

"Las conversaciones deben comenzar sin precondiciones en un proceso liderado por la Unión Africana", matizó Redwan.

La guerra empezó el 4 de noviembre de 2020, cuando Abiy ordenó una ofensiva contra el FPLT en respuesta a un ataque a una base militar federal y tras una escalada de tensiones políticas.

Miles de personas han muerto y unos dos millones han tenido que abandonar sus hogares debido a la violencia.