Europa se plantea dar 1.000 millones de euros a África para frenar la inmigración

 -  

Bárbara Barón/lainformacion.com

Pie de foto: Inmigrantes llegando a Europa

La Comisión Europea está estudiando la posibilidad de aportar más dinero para el fondo fiduciario Europeo-Africano con el fin de ayudar a gestionar la crisis de los refugiados. Según semanario alemán 'Der Spiegel', que cita a fuentes gubernamentales, se está hablando de cantidades que rondan los 1.000 millones de euros. Merkel ha convocado una rueda de prensa para el lunes en la que ampliará detalles de este plan y ha afirmado que  Europa, "en calidad de continente rico, está en condiciones" de afrontar la situación.

El objetivo de este fondo es claro: reducir el flujo de refugiados, que desborda la capacidad de algunos países europeos para su acogida. Para poder acceder a los beneficios económicos, se exigirá el rápido retorno a sus países de origen de todos los refugiados que no obtengan la concesión de asilo.

2.400 millones para controlar la inmigración

Por tanto, la cuantía económica que recibirá cada país estará condicionada por la cooperación de cada Estado en la repatriación de refugiados. Sin embargo, las normas concretas de este plan se discutirán la cumbre UE-África que se celebrará en Malta los días 11 y 12 de noviembre.

Hasta ahora, la UE ha destinado 2.400 millones de euros durante los próximos seis años para temas relacionados con el control de la inmigración. Así, Italia recibe  560 millones de euros, España, 473 millones, y Gecia, 259 millones. La nueva estrategia, sin embargo, se centra en los países emisores en lugar de los receptores.

Lo que todavía se desconoce es si esta nueva política sustituirá a la impulsada por Alemania para el establecimiento de cuotas vinculantes para repartir a los refugiados que llegan a la UE, muy cuestionada por diversos países miembros.

 

Imagen eliminada.

Renzi pide actuar a Europa

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha reclamado la puesta en marcha de un derecho común europeo para el asilo. Así lo ha expresado Renzi en una entrevista que este domingo publica Il Corriere della Sera, y en la que considera que Europa tiene que “cesar de emocionarse y comenzar a moverse”.

"Van a hacer falta meses, pero vamos a tener una política única europea de asilo y no tantas políticas como países", ha asegurado, en unas declaraciones muy críticas con la gestión europea del problema migratorio.

“No es un problema italiano, es una crisis mundial y europea que tenemos que afrontar en Bruselas, no en Lampedusa. Esa ha sido la primera batalla de mi gobierno: lograr la internacionalización de esta crisis”, ha advertido Renzi, que se ha mostrado consternado por la “miopía” de Europa ante la inmigración. “Sólo después de la tragedia de abril y la cumbre extraordinaria se lograron las primeras medidas. Pero las dramáticas imágenes de niños asfixiados en bodegas de barcos nos dicen que Europa tiene que buscar una estrategia”.

Renzi ha pedido soluciones inmediatas que no supongan sólo “taponar la emergencia”, entre ellas una mayor inversión en cooperación internacional o facilitar las repatriaciones.“Y acabar con el tráfico de personas, para siempre”, ha destacado el dirigente italiano, quien ha advertido de que “es el momento justo para lanzar una ofensiva política y diplomática. Se acabó el tiempo de los minutos de silencio”. Renzi insta a ir más allá de los acuerdos de Dublín y tener una política común.