Europa y el Mediterráneo: ¿qué futuro en común?

El Real instituto Elcano, CIDOB y la Fundación Friedrich Naumann presentan un rico informe sobre la situación EURO-MED 25 años después del Proceso de Barcelona
naumann-med-europa

FNF  -   FNF/ Acto de presentación de la publicación en el Círculo de Bellas Artes

La situación en la región del Mediterráneo se ha deteriorado en los últimos 25 años. Es el balance que hace el informe ‘A moment to reflect: Creating Euro-Mediterranean bonds that deliver’ acerca del punto en que se encuentra la región Euro-Mediterránea, y a la que da tres posibles salidas desde un análisis prospectivo, firmado por el Real instituto Elcano, CIDOB y la Fundación Friedrich Naumann. Se trata de un escenario mucho más inestable, desigual y tensionado que en 1995, cuando los 12 países firmantes de los acuerdos del proceso de Barcelona se reunieron en España para poner en común y fijar unos objetivos con horizonte 2010. Esas metas de entonces, que buscaban formar un espacio de libre comercio en la cuenca del mar Mediterráneo, no se han cumplido en ningún aspecto. ‘A moment to reflect: Creating Euro-Mediterranean bonds that deliver’, teniendo esto en cuenta, ofrece herramientas y caminos para alcanzar lo que entiende como el mejor Mediterráneo posible para todos sus vecinos, gracias a los aportes de investigadores y sociedad civil.

naumann-med-europa
FNF/ Haizam Amirah Fernández, Ángeles Espinosa y Eduard Soler

“Sentar hoy en día alrededor de una mesa a los 12 protagonistas de los acuerdos, tal y como se hizo en Barcelona en el 95, sería una tarea mucho más complicada” señaló Eduard Soler i Lecha, analista senior del CIDOB (Barcelona Center for International Affairs), durante la presentación en el Círculo de Bellas Artes de Madrid del informe ‘A moment to reflect: Creating Euro-Mediterranean bonds that deliver’. Un informe coordinado por Haizam Amirah Fernández, Carmen Deschamps y el mismo Soler, que da una perspectiva, no solo de la situación actual de las relaciones entre Europa y el Mediterráneo, sino también de los posibles escenarios que se pueden vislumbrar en el horizonte. 

Dichos escenarios, que se cuentan por tres, son definidos como “Bonds that deliver”, el resultado más deseado. “Looser bonds”,el distanciamiento pacífico de las orillas y la entrada al juego de nuevos actores como China o las monarquías de la península arábiga. Y finalmente “Too tight bonds” una relación muy encorsetada en intereses nacionales y amenazada por una creciente extrema derecha y conflictos estancados, que se presenta como la consecuencia de las tendencias actuales, vigentes desde la desilusión de 2011 en los países árabes. 

naumann-med-europa

El acto de presentación, al que acudieron la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y Globales, Ángeles Moreno Bau, el director del Real Instituto Elcano, Charles Powell, el director de la oficina en Madrid de la Fundación Friedrich Naumann, David Henneberger y el director del CIDOB, Pol Morillas, rescató los puntos más importantes de la publicación a través de una mesa redonda conducida por la periodista Ángeles Espinosa junto con los dos principales investigadores del trabajo, Amirah Fernández y Eduard Soler. 

En palabras de los editores del informe, la región Euro-Mediterránea es uno de los grandes retos de Europa, y de los que merece más atención por parte de las instituciones de gobierno. Recientemente a estos intereses se han unido también nuevos países ajenos a la cuenca del mar, como Alemania, a través de su clase política o de la sociedad civil, tal y como comentó David Henneberger, director de la oficina de la Fundación Friedrich Naumann en Madrid, “Es un éxito que una fundación alemana colabore con dos instituciones españolas y se interese por los mismos asuntos. Tenemos preocupaciones en común y debemos de tener más”.  

naumann-med-europa

Sus palabras se sumaron a las de Moreno Bau, que recordó el especial compromiso de España con la región del Mediterráneo a través de sus programas de cooperación internacional en la región.

 Es un interés que los autores del informe han apoyado, no solo para España, sino en un marco común de alianzas. La creación de un “vecindario” que enriquezca a sus “habitantes” de manera sostenible y durable. Hay que recordar, tal y como se señaló en el evento, que las importaciones de España hacia Marruecos suponen un volumen económico similar a las que tiene España con China. 

La promoción de este “vecindario” debería, siguiendo el escenario positivo “Bonds that deliver”, alejar a los países del paradigma en el que el norte del Mediterráneo mira a al sur a través del prisma de la seguridad, con el terrorismo y la inmigración a la cabeza de esas preocupaciones, a la vez que el sur del Mediterráneo mira al norte a través de las gafas del resentimiento, alimentado por la importante brecha económica que separa las dos orillas y que afecta especialmente a la juventud de una zona que ha visto su población crecer en un 35% durante la última década. 

naumann-med-europa

“Hay margen aún para conseguir un Mediterráneo mejor”, recalcó Soler en su intervención, “Pero se acaba el tiempo. Queremos llegar al escenario de los ‘Founding Fathers del 95’. A esos objetivos, que siguen vigentes hoy en día, aunque no podamos usar las mismas herramientas de aquel momento, ya que se ha probado que no sirven para nada”. “No nos podemos pensar protegidos de lo que ocurre a 500 km de Barcelona, 200 km de Almería, o a escasos pasos de Ceuta y Melilla”, concluyó el investigador.

El alcance de los objetivos, de acuerdo con los investigadores de CIBOD y el RIE, necesitan un cambio de perspectiva desde la política europea, para, en palabras de Amirah Fernández, “contagiar el buen gobierno y valores democráticos” en sus vecinos, frente a “la infección de la autocracia y el iliberalismo”. El informe reza que será necesario un acercamiento menos tradicional, desde un punto de vista geopolítico, en la región, que permita alcanzar tres pasos sucesivos que conllevan :”1) a la reconciliación entre los vecinos antiguamente enfrentados, 2) la normalización de las relaciones entre todos los países implicados, y 3) el reconocimiento mutuo de las fronteras. La UE tiene la posibilidad de impulsar estas dinámicas en sus vecinos vecinos del sur”.  

Estos puntos citados en el informe no habrían sido nunca propuestos seriamente por la política exterior europea y sus interlocutores en África, de acuerdo con los investigadores, presuntamente debido a una falta de voluntad política seria de alcanzarlos. 

‘A moment to reflect: Creating Euro-Mediterranean bonds that deliver’ cuenta igualmente con la participación de un gran número de miembros de la sociedad civil que han aportado sus puntos de vista en la construcción de un Mediterráneo común. Entre ellos se encuentran empresarios como Adnane Addioui, miembros del mundo asociativo como Sana Afouiaz artistas y activistas, miembros de la comunidad académica y educativa, periodistas, escritores y científicos de todas las orillas del Mediterráneo que ofrecen sus impresiones a través de entrevistas conducidas por los investigadores de CIDOB y RIE y que se pueden encontrar en la publicación, para comprender mejor y trabajar por un Mediterráneo unido.