Excepciones singulares a la norma general en plena pandemia

Cuando todo el mundo del deporte ha parado debido a la propagación del coronavirus, en algunas partes del planeta se sigue compitiendo sorprendentemente
Vysheyshaya Liga - Dynamo Brest vs Isloch Minsk - OSK Brestsky, Brest, Bielorrusia, 12 de abril de 2020

REUTERS/VASILY FEDOSENKO  -   Vysheyshaya Liga - Dynamo Brest vs Isloch Minsk - OSK Brestsky, Brest, Bielorrusia, 12 de abril de 2020

La crisis sanitaria desencadenada por la enfermedad COVID-19 ha tambaleado los cimientos del deporte de una manera global y multitud de competiciones han sido suspendidas y aplazadas a lo largo y ancho del planeta. Pero hay algunos reductos minoritarios que resisten a la pandemia y que continúan con sus torneos como si prácticamente no hubiese un problema gravísimo de salud que atañe a todos. Los casos de Bielorrusia, Tayikistán, Nicaragua, Taiwán y Burundi dejan perpleja a la comunidad internacional y al mundo deportivo en general por insistir en proseguir con la práctica deportiva de manera oficial. 

Las competiciones deportivas están paralizadas a nivel mundial, pero en estos países citados se siguen celebrando partidos en diversas disciplinas, incluida la del deporte rey, el fútbol; desoyendo así las indicaciones hechas por entidades internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esta línea, cabe destacar la particularidad de Taiwán, donde el Gobierno nacional dio luz verde al desarrollo normal del torneo profesional futbolístico. Así, la Premier League taiwanesa y la Liga femenina dieron comienzo este pasado fin de semana con normalidad. 

Las animadoras toman fotos de grupo con mascarillas faciales debido al brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en el primer partido de la liga de béisbol profesional en el Estadio Internacional de Béisbol de Taoyuan, Taiwán, el 11 de abril de 2020
REUTERS/ANN WANG - Las animadoras toman fotos de grupo con mascarillas faciales debido al brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en el primer partido de la liga de béisbol profesional en el Estadio Internacional de Béisbol de Taoyuan, Taiwán, el 11 de abril de 2020

Precisamente, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, tuvo un encontronazo dialéctico con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien acusó al Ejecutivo taiwanés de orquestar una campaña de difamación en su contra en el marco de las críticas al organismo internacional por su gestión de la crisis del coronavirus. Algo negado por la presidenta del Estado insular, quien vinculó todo el enfrentamiento y el enconamiento de las relaciones (hay que recordar que Taiwán no está adscrita a la OMS) a lo que entiende como una supeditación de instituciones internacionales, como la propia OMS, al poder de su gigante vecino y enemigo íntimo, la potente República Popular China.

Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán
PHOTO/ZUMA - Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán

Taiwán estaba siendo visto desde varios sitios como un ejemplo de buen hacer ante la pandemia por su efectivo sistema de supervisión constante de personas que tuvieron que estar en cuarentena por la COVID-19; basado en un control policial constante de la localización de estas a través de sus móviles, bajo una fuerte multa en caso de violar el aislamiento. 

Antes que en el país asiático, en otros puntos de la geografía mundial se ha continuado con la práctica deportiva. De esta manera, en Bielorrusia se siguen disputando encuentros de fútbol y de otras disciplinas, como el hockey sobre hielo (de gran repercusión en el este de Europa) a pesar de las críticas recibidas por ello. El propio presidente del país, Aleksandr Lukashenko, ha sido el primero en no hacer caso a los llamados internacionales y en desafiar la COVID-19, como si fuese un problema de salud menor. El máximo mandatario bielorruso llegó a declarar tras jugar él mismo un partido de hockey sobre hielo que prefería “morir de pie a vivir de rodillas encerrado”, aludiendo al confinamiento que está cumpliendo la gran mayoría de la humanidad en sus domicilios y hogares para evitar los contagios y la extensión del coronavirus. 

El presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko, posa para una foto con los equipos después de un partido amateur de hockey sobre hielo, en Minsk, Bielorrusia, el 4 de abril de 2020
PHOTO/ANDREY POKUMEIKO/BEITA/vía REUTERS - El presidente de Bielorrusia, Aleksandr Lukashenko, posa para una foto con los equipos después de un partido amateur de hockey sobre hielo, en Minsk, Bielorrusia, el 4 de abril de 2020

La nación conocida en su día como la Rusia Blanca es la única de toda Europa que no ha paralizado su competición balompédica, aunque, dicho sea de paso, los partidos sí se disputan a puerta cerrada para mitigar en cierta manera la posible afectación por la COVID-19. Eso sí, en muchos terreno de juego se han colocado maniquíes en las gradas a modo de ‘sustitutos de espectadores’.

Vysheyshaya Liga - Dynamo Brest vs Isloch Minsk - OSK Brestsky Stadium, Brest, Bielorrusia, 12 de abril de 2020
REUTERS/VASILY FEDOSENKO - Vysheyshaya Liga - Dynamo Brest vs Isloch Minsk - OSK Brestsky Stadium, Brest, Bielorrusia, 12 de abril de 2020

Por su parte, los nicaragüenses siguen prácticamente con su vida normal; a diferencia de lo que ocurre en el resto del continente americano. En Nicaragua los colegios y las universidades siguen dando clases, no hay restricciones para entrar y salir del país, ni cuarentena; y las principales ligas deportivas siguen funcionando, incluyendo los torneos locales de béisbol y fútbol.

Estadio Arnoldo Matty Chávez, Masaya, Nicaragua, 11 de abril de 2020
REUTERS/OSWALDO RIVAS - Estadio Arnoldo Matty Chávez, Masaya, Nicaragua, 11 de abril de 2020

Mientras, en África, Burundi se diferencia del resto de países del continente por su negativa a implementar medidas de distanciamiento social. En esta línea, la Federación de Fútbol de este país del África oriental tomó la determinación el 5 de abril de continuar con el torneo nacional tras reunirse con los representantes de los 16 equipos que forman la Liga burundesa.

La Federación ordenó que los jugadores se laven las manos antes de los partidos, que no le den la mano a sus rivales o a los árbitros y que mantengan su distancia al celebrar los goles. Salvo estos detalles, todo sigue como siempre, al igual que en la segunda división; incluso con la asistencia de público en las tribunas, aunque se espera que en menor número por el miedo a contagios. 

Tayikistán, en Asia Central, es una de las contadísimas naciones que aún no han reportado un solo caso de la COVID-19 (a pesar de compartir frontera con China, donde comenzó la pandemia).

En ese contexto, el país inauguró su campeonato local el 4 de abril con el partido correspondiente a la Supercopa tayika, que enfrentó al campeón de la última Liga y al subcampeón, el Istiklol y Khujand FC respectivamente. 

Aficionados durante el partido, algunos llevan mascarillas protectoras
REUTERS/VASILY FEDOSENKO - Aficionados durante el partido, algunos llevan mascarillas protectoras

El partido generó una atención inusitada e incluso la Federación de Fútbol de Tayikistán se tomó el episodio con humor, bromeando sobre ello en su cuenta oficial en Twitter al difundir una viñeta que mostraba a Cristiano Ronaldo y a Lionel Messi, entre otros, viendo un partido de fútbol tayiko por televisión. 

Por otro lado, otro país como Turkmenistán ya ha avisado que reanudará la competición el próximo domingo 19 de abril, según anunció este viernes la Federación de Fútbol turkmena, que tres semanas atrás decidió interrumpir el torneo a causa del coronavirus.

El fútbol y el resto de disciplinas deportivas se han suspendido en todo el planeta por recomendación de las autoridades sanitarias internacionales, como la propia OMS, y de los organismos deportivos. En estos momentos se desconoce la fecha en que podrán reanudarse los diferentes campeonatos, incluidos los de la Eurocopa, la Champions League o la Europa League, respecto por ejemplo al fútbol europeo; o la NBA y Euroliga, por citar grandes competiciones de otra práctica deportiva como el baloncesto. 

Estadio Arnoldo Matty Chávez, Masaya, Nicaragua, 11 de abril de 2020
REUTERS/OSWALDO RIVAS - Estadio Arnoldo Matty Chávez, Masaya, Nicaragua, 11 de abril de 2020

Pero desde los países citados anteriormente, que constituyen una sorprendente excepción, no se están atendiendo las directrices internacionales que instan a evitar cualquier tipo de congregación multitudinaria de personas y, claro está, cualquier evento deportivo para así luchar contra la propagación del coronavirus, que ha dejado, hasta el momento, más de 119.000 muertos y más de 1.900.000 personas diagnosticadas en todo el mundo.