Felipe VI, en la COP25: “Es tiempo de actuar”

Los reyes de España ofrecieron una recepción real a los jefes de Estado y de Gobierno participantes en la Cumbre del Clima en la que se apoyó firmemente el mensaje de lucha contra la emergencia climática
Don Felipe, durante su intervención, y aludiendo al lema de esta Cumbre, "Es tiempo de actuar"

PHOTO/© Casa de S.M. el Rey  -   Don Felipe, durante su intervención, y aludiendo al lema de esta Cumbre, "Es tiempo de actuar"

Los reyes Felipe VI y Letizia ejercieron de anfitriones en el Palacio Real para los jefes de Estado y de Gobierno que tomaron parte en el inicio de la Cumbre del Clima de Naciones Unidas 2019 de Madrid, COP25, y ofrecieron una recepción real con motivo del importante cónclave que busca un acuerdo global de la totalidad de países para hacer frente a largo plazo al grave problema del calentamiento global, la emisión de gases de efecto invernadero y la emergencia climática. El monarca español manifestó su clara adhesión al espíritu de la cumbre e instó a actuar con celeridad para salvaguardar el planeta. 

Felipe VI ofreció un discurso con motivo de la recepción a los presidentes y primeros ministros asistentes a la COP25, con la presencia también de António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, haciendo referencia al lema de este encuentro por el clima: “Es tiempo de actuar”. “No podemos aplazar la toma de decisiones, hay que actuar desde el liderazgo compartido y la firmeza”, indicó el monarca español, quien también señaló que "aún estamos a tiempo, pero no podemos permitirnos dudar”. “Sí, hay esperanza, pero también mucho trabajo por hacer; y muy posiblemente llevará varias generaciones lograrlo", aseveró. En este sentido, dejó claro que “contamos con el mayor conocimiento científico y con las reglas para cumplir el Acuerdo de París, que es el que debe guiar nuestros esfuerzos”. 

El jefe de Estado de España reseñó que está demostrado científicamente el proceso de calentamiento de la Tierra y el problema de la crisis climática y que esta afecta seriamente a la humanidad y, sobre todo, a los sectores más desfavorecidos: “Sabemos, porque tenemos datos rigurosos sustentados en la evidencia científica, que los impactos del calentamiento global afectan, sobre todo, a los más vulnerables, fomentan la desigualdad social, la pobreza y el hambre”.

El Rey manifestó que el trabajo a hacer es conjunto de todas las naciones. “No hay fronteras que puedan protegernos de los efectos del cambio climático”. Felipe VI hizo un llamamiento “a todos los que, de una forma u otra y en el ámbito de sus responsabilidades, disponen de la capacidad de orientar y facilitar el cambio hacia un modelo de desarrollo compatible y respetuoso con los límites de nuestro planeta”. 

También quiso poner atención sobre el importante momento que vivimos, el cual requiere una lucha contra la emergencia climática, que “representa una gran oportunidad que debemos aprovechar”. Y, por otro lado, explicó que los conceptos de progreso y cuidado del medio ambiente no están reñidos entre sí, que la economía y la ecología “no son incompatibles, sino todo lo contrario”.

De esta forma, Felipe VI se alineó totalmente con el cometido de la COP25. Esta edición de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se celebra en Madrid entre el 2 y el 13 de diciembre tras la modificación de sede. En principio, se iba a llevar a cabo en Chile, pero la situación interna del país chileno, con protestas y disturbios por la exigencia de mejoras sociales en la política de su Ejecutivo, truncaron la celebración allí de la COP25, que ha sido finalmente organizada en el tiempo récord de un mes por parte de la Administración española. 

El objetivo de esta cumbre, instalada en el recinto del IFEMA (Feria de Madrid), es el de poner de acuerdo a todos los países participantes para propiciar que en 2020 todos presenten sus planes a largo plazo de cara a luchar contra la emergencia climática, reducir el calentamiento de la Tierra (por lo menos a 1,5 ºC de media anual por encima de los niveles preindustriales) y alcanzar la neutralidad climática en 2050.