Fernando Alonso disputa en Arabia Saudí su última prueba preparatoria de cara al Rally Dakar

El piloto asturiano completó la primera etapa del Rally Al-Ula-Neom, prueba integrada en la Saudi Toyota Desert Rally Championship
El piloto español Fernando Alonso conduce su Toyota Hilux

AFP/CHRISTIAAN KOTZE  -   El piloto español Fernando Alonso conduce su Toyota Hilux

Fernando Alonso ha dado comienzo en Arabia Saudí a su participación en el último test de preparación de cara a la disputa del próximo Rally Dakar, que discurrirá por similares parajes del territorio saudí entre el 5 y el 17 de enero del próximo año 2020.

Esta última prueba preparatoria se trata del Rally Al-Ula-Neom, raid de campo a través integrado dentro de la Saudi Toyota Desert Rally Championship, que se correrá hasta el próximo sábado 9 de noviembre. En la jornada de este miércoles se disputó la primera etapa del Rally Al-Ula-Neom (compuesto de cuatro etapas y 765 kilómetros tras haberse suspendido el prólogo del martes), de 211 kilómetros, en la que Fernando Alonso, junto a su copiloto Marc Coma, acabaron en cuarta posición con su Toyota Hilux con un tiempo de 1 hora, 54 minutos y 51 segundos, a 7 minutos y 43 segundos de la pareja que completó el recorrido con el mejor tiempo, la compuesta por el piloto saudí Yasir bin Seaidan y el copiloto francés François Cazalet, del equipo Mini.

Alonso ha buscado preparar sobre el terreno el próximo Rally Dakar junto a su equipo, el Toyota Gazoo Racing, aunque el organizador de la más dura prueba de motor del mundo, la empresa francesa ASO, no permite tocar los tramos exactos por donde discurrirá el Dakar. En cualquier caso, el Rally Al-Ula-Neom sí permite tener una toma de contacto más aproximada con lo que se encontrarán los inscritos en enero próximo durante la 42ª edición de la prestigiosa carrera, que por primera vez en la historia llega a Asia, en concreto a Oriente Medio, tras haberse corrido ya en África, Europa y América Latina. 

El recorrido entre las localidades de Al-Ula y Neom ofrece la oportunidad a los participantes de conocer más el terreno sobre el que se correrá el Dakar, aunque no se pueda pasar por los enclaves en concreto por donde está previsto que pase la competición el año que viene. 

El trazado entre ambas localizaciones sí otorgará la posibilidad de, por ejemplo, enfrentar las condiciones propias del desierto saudí, como el ya conocido ‘fesh-fesh’, muy presente en el Rally Dakar y que consiste en una nube de arena fina que dejan como rastro los vehículos precedentes a los que van por detrás y que, aunque tiene aspecto de superficie sólida, se comporta en realidad como barro o lodo; o, también, como las superficies típicas de tierra blanda y dunas altas. 

Otros corredores que también tomarán parte en el Rally Dakar han decidido participar en el Rally Al-Ula-Neom: como son los casos del saudí Yazeed al-Rahji, que compite también con un Toyota Hilux junto al copiloto ruso Konstantin Zhiltsov, y del emiratí Khalid al-Qassimi, que junto al francés Xavier Panseri corre con un Peugeot 2008.

Junto a la posibilidad de aclimatarse al nuevo escenario saudí, los españoles Alonso y Coma están teniendo la opción de probar también la nueva unidad que se les ha entregado del Toyota Hilux 4x4 V8, servida por el equipo japonés y que es el modelo con el que ambos tendrán que afrontar el Rally Dakar. Los españoles ya llevaron a cabo también unos tests privados la semana pasada en Tarragona tras la confirmación definitiva de ambos para estar en el Dakar y previamente corrieron el Rally de Marruecos como forma de tomar el pulso a los raids de campo a través. 

De esta forma, continua el plan de preparación de Fernando Alonso para poder competir con las máximas garantías en el próximo Rally Dakar. Una tarea dura porque en los desiertos, valles y zonas montañosas saudíes el piloto asturiano tendrá que dar lo mejor de sí mismo debutando en el raid de campo a través más complicado y peligroso del mundo ante auténticas figuras del motor como el francés Stephane Peterhansel, piloto con más títulos del Dakar, hasta 13 entre las categorías de coches y motos, y conocido como ‘monsieur Dakar’; el qataría Nasser al-Attiyah, apodado el ‘señor de la arena’ y que acumula tres victorias en coches (incluida la última edición disputada); o el piloto madrileño Carlos Sainz, doble ganador en coches en los años 2010 y 2018.

El rally que actualmente corren Alonso y Coma sirve para promocionar también Neom, el gran proyecto del reino de Arabia Saudí. Se trata de una ciudad y zona económica transnacional de 26.500 kilómetros cuadrados planificada entre Arabia Saudí, Jordania y Egipto como un centro global de negocios situado en un área de tránsito comercial tan relevante como el mar Rojo.

Se constituye como uno de los mascarones de proa de Visión 2030, el plan de este Estado árabe para reducir la dependencia de la nación saudí respecto al petróleo mediante la diversificación de su economía desarrollando otros sectores como el de los servicios públicos, las infraestructuras, el ocio, la recreación y el turismo. 

Precisamente, Arabia Saudí ha venido organizando en las últimas fechas eventos deportivos como gran reclamo para promocionar Neom y todo lo que conlleva esta estrategia saudí. Dentro de lo que se enmarca también el Rally Dakar. Iniciativas que sirven para dar mayor presencia al Reino en el plano internacional.