Fernando Alonso sigue con dificultades en Marruecos

El asturiano ha perdido tiempo respecto a los mejores durante la jornada, incluido el vencedor de la cuarta etapa, Carlos Sainz
Fernando Alonso pilotando el Toyota Hilux

 -   Fernando Alonso pilotando el Toyota Hilux

El Rally de Marruecos, prueba enmarcada en el Mundial de Cross Country, sigue discurriendo y para Fernando Alonso se está haciendo un poco más largo que para el resto de los pilotos consagrados de la competición. Después de haber roto la suspensión delantera en la tercera etapa, la cuarta ha significado un pequeño suplicio para el asturiano en forma de pérdida de más tiempo respecto a la cabeza de la prueba, la cual fue ganada en esta jornada por Carlos Sainz. 

Alonso se embarcó en esta prueba sobre el desierto marroquí como preparación de cara al gran objetivo, que es correr el próximo Rally Dakar, que tendrá lugar del 5 al 17 de enero en Arabia Saudí, en lo que significará el primer Dakar que se disputará en Asia, en concreto en Oriente Medio, tras haber discurrido por África, América y Europa en años anteriores.

Desde hace semanas, el piloto asturiano realiza pruebas con su Toyota Hilux para ver en qué condiciones y con qué nivel puede llegar a competir por el Dakar; estuvo, junto con su equipo del Toyota Gazoo Racing, probándose en Sudáfrica y ahora en el Rally de Marruecos, donde, junto a su copiloto, Marc Coma, se mide a los mejores pilotos de este tipo de pruebas, múltiples vencedores del Rally Dakar, como Stéphane Peterhansel, Nasser al-Attiyah, Nani Roma, Giniel de Villiers o el también español Carlos Sáinz.

En la última etapa disputada, la cuarta, Alonso perdió constantemente tiempo hasta acumular más de 20 minutos de desventaja con el vencedor, el madrileño Carlos Sainz. Alonso no estuvo en ningún momento en ritmo de carrera; a lo que se suma la sanción que tuvo de hasta 70 horas debido a que se le permitió tomar la salida en esta cuarta jornada a pesar de haber roto la suspensión delantera, por un socavón no señalado en el libro de ruta, y no haber acabado la tercera etapa. La reglamentación de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), en su artículo 19.3, permite reengancharse en estos casos, aunque con esa sanción de 70 horas, que acabó con cualquier aspiración para Alonso de lograr un buen resultado.

El piloto español Fernando Alonso conduce su Toyota Hilux
AFP/CHRISTIAAN KOTZE - El piloto español Fernando Alonso conduce su Toyota Hilux

Múltiples dificultades son las que continúa atravesando Alonso, quien en además de haber roto la suspensión la tercera etapa, tuvo el inconveniente de pinchar y sufrir el choque de una roca contra el chasis de su coche durante la primera jornada de la competición.

El panorama del asturiano contrasta con el de Carlos Sainz, que venció en esta cuarta etapa por delante de gigantes como el qatarí Al-Attiyah, conocido como ‘el señor de la arena’ y triple vencedor del Dakar (incluida la última de 2019), o el francés Peterhansel, apodado ‘Monsieur Dakar’ y ganador hasta en hasta 13 ocasiones.

El madrileño, con este buen estado de forma, se vuelve a postular como un claro favorito para volver a reeditar el título de ganador en coches del Rally Dakar, algo que ya logró en las ediciones de 2010 y 2018.