Fin de semana trágico en el Sahel: fallecen tres cascos azules por una explosión en Mali y una veintena de civiles son asesinados en Níger

Otros cuatro integrantes de las fuerzas de paz de la ONU han resultado heridos graves tras el ataque
Soldados senegaleses de la misión de mantenimiento de la paz de la ONU en Mali, MINUSMA (Misión Integrada Multidimensional de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí)

PHOTO/AFP  -   Soldados senegaleses de la misión de mantenimiento de la paz de la ONU en Mali, MINUSMA (Misión Integrada Multidimensional de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí)

La expansión del coronavirus en África no frena la lacra de la violencia en el continente. Los combates y ataques siguen sucediéndose día tras día en Libia. En el caso del Sahel, zona fronteriza entre varios países al sur de Sáhara, el segundo fin de semana de mayo arroja unas cifras de violencia trágicas: tres cascos azules de la ONU muertos por una explosión en Mali este domingo, según informa Efe, y una veintena de civiles asesinados en Níger, según los medios nigerinos citados por Europa Press. 

Los militares, cuyas nacionalidades no han sido reveladas por la MINUSMA, la misión de paz de la ONU, realizaban una patrulla rutinaria en una zona cercana a la población de Aguelhok, cuando en vehículo en el que viajaban pisó el artefacto, según un comunicado del organismo recogido por la agencia Efe. Otros cuatro integrantes de las fuerzas de paz de la ONU han resultado heridos graves tras el ataque.

Pocas horas después de la explosión, el grupo yihadista Nusrat al-Islam wal Muslimin, filial de Al Qaeda en el Sahel, ha reivindicado el atentado y ha precisado que el ataque ha tenido lugar a tres kilómetros de Aguelhok y ha causado la muerte a tres “cascos azules” chadianos. 

El zarpazo de la violencia también ha golpeado este fin de semana a Níger. Una veintena de civiles han sido asesinados este sábado por individuos armados que no han sido identificados en varias aldeas de la comuna de Anzourou, al suroeste de Níger, según fuentes citadas por medios nigerinos que recoge la agencia Europa Press. 

Expertos en desactivación de bombas de la MINUSMA (Misión Integrada Multidimensional de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali)
AFP/MARCO LONGARI - Expertos en desactivación de bombas de la MINUSMA (Misión Integrada Multidimensional de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali)

Los atacantes llegaron en moto durante la tarde del sábado a poblados como los de Gadabo, Zibane Koira Zeina y Zibane Koira Tegui y provocaron una verdadera masacre durante el Ramadán, según informa el portal ActuNiger, de que se hace eco Europa Press. En algunos de estos poblados los asaltantes ordenaron a los vecinos abandonar el lugar bajo amenaza de nuevos ataques en los próximos días y como resultado varias aldeas de la región fronteriza con Mali han quedado vacías tras confirmarse la presencia de milicianos desde hace semanas. 

De momento, ni el Gobierno ni el Ejército se han pronunciado sobre los hechos. Níger es uno de los países más afectados por la violencia yihadista en el último año, especialmente en la zona del lago Chad, en la región de Diffa. Las fronteras del país con Burkina Faso y Mali también son muy inseguras porque hay instalados grupos yihadistas, entre ellos las filiales de Al Qaeda y el Daesh. 

La misión de paz en Mali se ha convertido en los últimos años en la más peligrosa de todas las que Naciones Unidas tiene desplegadas en el mundo y sufre de manera continua ataques de los grupos terroristas activos en el país. La inestabilidad que azota Mali comenzó con el golpe de Estado de 2012, cuando grupos tuareg rebeldes, junto a organizaciones yihadistas, se hicieron con el control del norte del país durante diez meses.

Soldados patrullan en el desierto de Iferouane
PHOTO/AFP - Soldados patrullan en el desierto de Iferouane

Los yihadistas fueron teóricamente expulsados en 2013 gracias a una intervención militar internacional encabezada por Francia, pero extensas áreas del país, sobre todo del norte y del centro, escapan al control estatal, de lo que se aprovechan grupos terroristas. 

La situación de inseguridad en la zona continúa deteriorándose a marchas forzadas a pesar de la expansión del coronavirus y la declaración del estado de emergencia por parte de las autoridades. Por ello, los gobiernos han reforzado la presencia militar para contener los ataques de grupos como el Estado Islámico del Gran Sáhara, con una fuerte presencia en el triángulo formado por Níger, Mali y Burkina Faso.