Francia-Argelia: la polémica por las pruebas nucleares

Argelia considera que Francia debe "descontaminar" los sitios de pruebas nucleares, activos entre 1960 y 1966, en el Sáhara argelino
Combinación de Imágenes del presidente de Francia, Emmanuel Macron y el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune PHOTO/AFP

PHOTO/AFP  -   Combinación de Imágenes del presidente de Francia, Emmanuel Macron y el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune

A las 7:04 de la mañana exactamente, un intenso destello de luz surcó el cielo del Sáhara: Francia hizo explotar en el desierto de Argelia su primera bomba atómica, al menos tres o cuatro veces más potente que la detonada en Hiroshima en 1945. Con la prueba del "jerbo azul", París acababa de entrar en el muy cerrado club de las potencias nucleares, uniéndose a Estados Unidos, la Unión Soviética y el Reino Unido. 

Los franceses realizaron cuatro ensayos nucleares aéreos en Reggane entre 1960 y 1961, y trece pruebas subterráneas más en una zona conocida como In Ecker entre 1961 y 1966, pese a que los argelinos ya habían sido reconocidos como país soberano. Hasta febrero de 1966 se sucedieron no menos de dieciséis explosiones atmosféricas y subterráneas en la región de Reggane y en las cuevas del macizo de Hoggar, en In-Ekker. La independencia de Argelia no cambió nada: una cláusula de los acuerdos de Evian, firmados en marzo de 1962 entre las autoridades francesas y el Gobierno provisional de la República Argelina (GPRA), autorizaba a París a continuar sus actividades. No se negoció la obligación de vigilar la salud de las poblaciones locales ni de descontaminar el entorno.

El primer ministro francés, Jean Castex AFP/LUDOVIC MARIN
AFP/LUDOVIC MARIN-El primer ministro francés, Jean Castex

Las responsabilidades de las pruebas nucleares francesas en el Sáhara, hasta ahora confinadas a una cierta discreción diplomática entre los países, van ocupando poco a poco el lugar que les corresponde en las relaciones bilaterales franco-argelinas. La visita a Argel, el 8 de abril, del jefe del Estado Mayor del Ejército francés, François Lecointre, fue una oportunidad para que los argelinos “solicitaran” públicamente el “apoyo” de París para la “rehabilitación” de los emplazamientos de Reggane e In-Ekker, donde Francia realizó diecisiete pruebas nucleares entre 1960 y 1966, es decir, antes y después de la independencia de Argelia en 1962. La disputa sobre las secuelas sanitarias y medioambientales de este antiguo emplazamiento atómico no ha dejado de alimentar el malestar de la memoria a ambos lados del Mediterráneo. 

Mientras París y Argel intentan desenredar sus disputas conmemorativas, la cuestión vuelve a plantearse en un informe publicado el sábado 29 de agosto por la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN). Con el título "¡Bajo la arena, la radiactividad! " y redactado por dos expertos franceses, Patrice Bouveret y Jean-Marie Collin, el estudio hace un inventario de los residuos abandonados y pide a Francia que salga de la inacción.

El ministro francés de Asuntos Europeos, Clement Beaune REUTERS/BENOIT TESSIER
REUTERS/BENOIT TESSIER-El ministro francés de Asuntos Europeos, Clement Beaune

En virtud del Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares (TNP), los países implicados están efectivamente obligados a "prestar asistencia a las víctimas del uso o de los ensayos de armas nucleares o a trabajar en la limpieza del medio ambiente en las zonas contaminadas". Francia, como otras potencias nucleares, se ha negado a ratificar este texto adoptado por la ONU en 2017. "Pero ¿le impide esto prestar asistencia humanitaria y técnica a Argelia? ", pregunta ICAN.

El jefe del Ejército argelino, Said Chengriha, y su homólogo francés, el general François Lecointre, discutieron en Argel, el 8 de abril, la cuestión de las pruebas nucleares realizadas por Francia en el Sáhara hace 60 años. Esta visita no estaba anunciada en las agendas oficiales. Pero se celebró, a diferencia de la comisión intergubernamental franco-argelina, que debería haberse llevado a cabo por el primer ministro Jean Castex en Argel el 11 de abril, pero que se aplazó en el último momento. El encuentro, en el que estaba previsto que Castex presidiera con su homólogo argelino, Abdelaziz Djerad, el comité intergubernamental de alto nivel dedicado a la cooperación económica bilateral fue pospuesto "sin fecha" con el argumento, según fuentes francesas, de la crisis sanitaria.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el jefe del Estado Mayor de los ejércitos franceses, el general Francois Lecointre REUTERS/CHRISTOPHE ENA
REUTERS/CHRISTOPHE ENA-El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el jefe del Estado Mayor de los ejércitos franceses, el general Francois Lecointre

Había muchos temas a debatir por los dos jefes de Estado Mayor. El terrorismo en el Sahel, la situación en Libia y el Sáhara Occidental no son los temas menos candentes. Pero mientras un portavoz del Estado Mayor francés se contentó con hablar del "potencial" de la cooperación militar bilateral, fue la vieja cuestión nuclear la que la parte argelina puso públicamente sobre la mesa. Según la prensa argelina, este mismo asunto debería haber figurado también en el orden del día. 

“Me gustaría plantear la cuestión de las negociaciones, dentro del grupo argelino-francés, sobre los antiguos sitios de pruebas nucleares y otras pruebas en el Sáhara argelino, donde esperamos su apoyo, durante la 17 ª sesión del grupo mixto argelino-francés, programada para mayo de 2021” afirmo Chengriha. "Argelia considera que la seguridad y la estabilidad de sus vecinos están directamente vinculadas a su propia seguridad. Es por ello por lo que mi país está realizando enormes esfuerzos a través de la adecuación de dispositivos militares a lo largo de las fronteras, con miras a lograr la estabilidad en los países del área Mediterránea”, subrayó Chengriha, quien expresó su preocupación por la presencia de grupos yihadistas en el Sahel. "Consciente del alcance del peligro que representa el terrorismo para la seguridad y la estabilidad territoriales, Argelia no ha dudado en presentar iniciativas y ofrecer su asistencia a sus vecinos para coordinar esfuerzos sobre la base de una visión compartida", concluyó.

El general argelino Said Chengriha  AP/FATEH GUIDOUM
AP/FATEH GUIDOUM-El general argelino Said Chengriha 

El ministro argelino de Trabajo, El Hachemi Djaâboub, calificó a Francia, antigua potencia colonial, de "enemigo tradicional y eterno" de Argelia, durante un turno de preguntas en el Senado el jueves (8 de abril), informa la web de noticias TSA.  Esto es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que las relaciones franco-argelinas se han relajado recientemente. "No tenemos ningún problema con Francia en este momento", declaró el 2 de abril el propio presidente argelino Abdelmadjid Tebboune, al ser preguntado por el informe del historiador francés Benjamin Stora, destinado a reconciliar los recuerdos entre Francia y Argelia. El presidente argelino calificó de "buenas" las relaciones bilaterales. Para el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, estas observaciones no tienen por qué llevar a una retirada del embajador francés en Argelia. "No, no lo creo", dijo cuando se le preguntó por esa posibilidad. "Tenemos que calmar todo esto", añadió. 

Clément Beaune también negó cualquier "tensión" entre Francia y Argelia por la visita de Jean-Castex, que se canceló oficialmente por la crisis de la COVID-19, pero sobre todo porque los argelinos se quejaron de que la delegación francesa se había reducido al mínimo. "El hecho de que esta reunión de alto nivel entre los dos gobiernos no haya podido celebrarse no está relacionado con una tensión entre Francia y Argelia, sino con la situación sanitaria, que no ha permitido al gobierno francés desplazarse en masa a Argelia", dijo. En medio de una crisis sanitaria, "no podemos imaginarnos que las autoridades francesas se muevan como si no pasara nada, en un número muy elevado", dijo el secretario de Estado. "No sería responsable en términos de imagen y sustancia", añadió. "Hemos preferido colectivamente aplazar esta reunión, que tendrá lugar dentro de unos meses", continuó.