Francia extraditará al marroquí Abdellatif Ziad, autor intelectual de un atentado contra un hotel de Marrakech

El ataque se produjo en 1994 y se cobró la vida de dos turistas españoles
emmanuel-macron

AFP/ ANGELOS TZORTZINIS  -   El presidente francés, Emmanuel Macron

París se prepara para entregar a Marruecos a varios colaboradores del servicio de inteligencia de Argelia, entre ellos, el marroquí Abdellatif Ziad, autor intelectual del atentado contra el hotel Atlas Asni de Marrakech el 24 de agosto de 1994. En este ataque murieron dos turistas españoles y otra francesa resultó herida de gravedad después de ser tiroteados en el vestíbulo del hotel.

El atentado fue obra del grupo islamista Kelkal, integrado por inmigrantes magrebíes en Francia. Esta organización terrorista también organizó otros ataques en varios lugares del país. Tras el tiroteo en el hotel de Marrakech, el Tribunal de Apelación de Fez acusó a siete jóvenes de “constituir una asociación delictiva”. Los acusados también habían planeado disparar a turistas en una playa de Tánger y atacar una sinagoga en Casablanca.

atalayar_marrakech
PHOTO/REUTERS - Plaza Jamaa Lafna en Marrakech, Marruecos

Ziad, por su parte, fue miembro del movimiento de la Juventud Islámica. Huyó de Marruecos a Francia, aunque fue expulsado en 1984. Posteriormente se trasladó a Libia y luego a Argelia, donde se unió con “combatientes islamistas bajo las órdenes de los servicios de inteligencia argelina para socavar la estabilidad de Marruecos”, tal y como explica el medio Assabah.

El medio alauí también señala que Ziad intentó pasar armas a través de la frontera argelina-marroquí antes de ser enviado a Francia para infiltrase en el Frente Islámico de Salvación de Argelia (FIS). “Desde París, también dirigirá, bajo las órdenes de los servicios argelinos, actos subversivos contra Marruecos, incluido el atentado de Asni, que le valió ocho años en prisión de los que cumplió cuatro”, detalla el medio Le360.

argelia-marruecos
Foto de archivo - Banderas de Marruecos y Argelia

Años después, Karim Moulai, exagente del DRS (servicio de inteligencia argelino), reveló la participación de la inteligencia argelina en el ataque contra el hotel Atlas Asni. Moulai, que se encuentra exiliado en Londres, también confesó que el DRS intervino en el secuestro y asesinato de los monjes de Tibhirine en 1996.

El ataque de Marrakech empeoró notablemente las relaciones entre Marruecos y Argelia. La situación entre ambos países vecinos no ha mejorado desde entonces. A finales de agosto, Argel anunció la ruptura de relaciones con Rabat, a pesar de los intentos marroquíes por estrechar lazos. Mohamed VI, en el discurso de la Fiesta del Trono, expresó su deseo de “trabajar juntos, en el plazo más próximo que estime oportuno, para desarrollar la fraternidad en las relaciones que nuestros pueblos han conseguido a través de años de lucha común”. Por el contrario, el Gobierno argelino acusó al Reino de “incitar y violar el buen tratado de vecindad”.

atalayar_mohammed vi
Foto de archivo - Mohamed VI, rey de Marruecos

Desde entonces, la tensión ha ido en aumento. En septiembre el foro FAR-Marruecos acusó a Argelia de estar detrás del ataque contra varios camioneros marroquíes en Malí. “La responsabilidad de los servicios argelinos y sus milicias terroristas instaladas en Tinduf está probada. Al no haber podido hacer mucho a nivel de las fronteras y nuestro muro de defensa, se dirigieron luego a los civiles en África, especialmente en la región del Sahel”, indica un mensaje del foro FAR- Marruecos en su cuenta de Facebook.

El presidente de la Federación Nacional de Transportes (FNT), Abdelilah Hifdim también señaló a Argel como responsable de la muerte de varios camioneros. “Acuso a Argelia y a su títere el Polisario de ser responsables de este cobarde y abominable atentado terrorista contra camioneros marroquíes”, declaró en un comunicado para Le360.

atalayar_ ejercito argelia
PHOTO/AP - Saïd Chengriha supervisa maniobras militares del Ejército de Argelia

Posteriormente, a principios de octubre, el Ejército argelino inició una serie de maniobras militares en la frontera con Marruecos. Estos ejercicios estuvieron supervisados por el teniente general Said Chengriha, uno de los principales instigadores argelinos contra el Reino.