Francia multa a Google con 500 millones por los derechos de autor

La autoridad de la Competencia ordena al gigante estadounidense que presente una oferta de remuneración a los editores y a las agencias de prensa por el uso de sus contenidos
AFP/TOBIAS SCHWARZ  -   Logotipo de la empresa estadounidense de búsqueda en internet Google

AFP/TOBIAS SCHWARZ  -   Logotipo de la empresa estadounidense de búsqueda en internet Google

Este es el tercer revés que Google recibe en Francia en los últimos meses en forma de sanción millonaria. La Autoridad de la Competencia le impuso el pasado 6 de junio una multa de 220 millones de euros por abuso de su posición dominante en el mercado de la publicidad en línea. Esa sanción fue resultado de una negociación con Google, que aceptó los cargos y asumió una serie de compromisos en su política publicitaria.

Ahora, la autoridad de la Competencia en Francia ha impuesto una multa de más de 500 millones de euros al gigante americano de internet por abusar de su posición dominante y perjudicar a sus competidores en el mercado publicitario en línea, al no haber negociado de buena fe una compensación para los medios de comunicación por el uso de sus contenidos noticiosos, a lo que obliga una ley nacional. 

PHOTO/REUTERS  -   Crédito y Caución prevé que el crecimiento acumulado de las insolvencias en 2021 respecto a los niveles de 2019, previos a la pandemia, alcance el 8% y siga aumentando en 2022
PHOTO/REUTERS  -  París, Francia

Esta ley de 2019 obligaba a las plataformas de internet a negociar de buena fe con los medios de comunicación una compensación por el uso se sus contenidos noticiosos en sus buscadores, protegidos por los llamados derechos afines. Sin embargo, la Autoridad de la Competencia constató tras una investigación en profundidad que Google “no ha respetado varios requerimientos legales formulados en abril de 2020”, según Afp. 

El conflicto entre Google y los editores de prensa franceses radica en los derechos que la compañía estadounidense debe pagar por los contenidos (fragmentos de artículos, fotos, vídeos, infografía) que aparecen en las páginas de resultados cuando el internauta realiza una búsqueda.

AP/JENS MEYER  -   Competencia de Alemania investiga a Google por su posición de mercado
AP/JENS MEYER  - Google

Al principio Google era reacio a estos "derechos relacionados con los derechos de autor" e intentó obligar a los editores a cederle el derecho a utilizar gratuitamente sus contenidos. El motor de búsqueda estimaba que los editores ya cobraban lo suficiente por el tráfico que generaba hacia sus páginas web. Ante el rechazo de Google a negociar una remuneración, los editores de prensa y las agencias de noticias, como la Agencia France-Presse (AFP), recurrieron a la Autoridad de la Competencia a finales de 2019 por "abuso de posición dominante".

El organismo también ordenó a Google que presente una oferta de remuneración a los editores y a las agencias de prensa por el uso de sus contenidos protegidos, bajo la amenaza de tener que pagar 900.000 euros por cada día de retraso. "Es la multa más alta" impuesta por este organismo francés por no respetar una de sus decisiones, indicó la presidenta de la Autoridad de la Competencia, Isabelle De Silva.

Según De Silva, su agencia ha sido muy activa para responder a los desafíos tecnológicos y poder descifrar las herramientas que permiten establecer una posición dominante de facto. Para ello reclutaron a ingenieros especializados. Ello les permitió discutir “de igual a igual” con Google, forzándoles a aceptar la multa y un cambio de actitud.

AP/JENS MEYER  -   Competencia de Alemania investiga a Google por su posición de mercadoAdemás, la negociación del gigante de Silicon Valley con los editores y las agencias de prensa “no puede considerarse que haya sido llevada de buena fe”, según Efe, ya que Google les imponía formar parte de un programa denominado Publisher Curated News, con un servicio específico llamado Showcase. Al hacer eso, agrega, Google “rehusó, como se le había solicitado en varias ocasiones, tener una discusión específica sobre la remuneración debida por el uso actual de los contenidos protegidos por los derechos afines”.

El diciembre pasado, la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) de Francia multó a Google con otros 100 millones de euros y a Amazon con 35 millones por sus políticas de “cookies”, que se introducían en los ordenadores de sus usuarios con objetivos publicitarios.

Las autoridades francesas están muy satisfechas porque se trata de una nueva victoria de su filosofía de abordar la globalización. Esta ha sido una noticia de enorme impacto en Francia, un triunfo económico y político de primera magnitud.