Francia pone fin a la Operación Barkhane en el Sahel

El anuncio se produce una semana después de que Francia decidiera suspender las operaciones conjuntas con Mali
Atalayar_Operación Barkhane

AP/JEROME DELAY  -   La operación Barkhane terminaría y sería sustituida por el apoyo a los socios locales y la lucha contra el terrorismo

El Sahel se enfrenta a un aumento de la violencia en zonas tan determinante como Burkina Faso, donde hace apenas una semana se perpetraba uno de los peores atentados en los últimos años que se cobraba la vida de más de un centenar de personas a manos de un grupo armado. Pero la violencia no es el único problema de la región, la inestabilidad afecta de manera contundente a los países de la zona.

Uno de los países claves para mantener a raya el avance de los grupos terroristas en la región, Malí, ha vuelto a sufrir un golpe de Estado. Los militares malienses, descontentos con el nuevo Gobierno anunciado por las autoridades de transición, detuvieron el pasado 24 de mayo al presidente transitorio, Bah Ndaw, y al primer ministro, Moctar Ouané, en un golpe de Estado que sacudió al país, sumido en una profunda crisis desde hace años. Pocos días después de sucederse el golpe de Estado la Corte Constitucional maliense validó al líder golpista, Assimi Goita, como el nuevo presidente de la República.

Atalayar_Emmanuel Macron
REUTERS/FRANCOIS MORI - El presidente francés Emmanuel Macron en una reunión por videoconferencia con los líderes de las naciones del G5 del Sahel de África Occidental, en París, Francia

Ante esta situación, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado el fin de la Operación Barkhane en el Sahel. “Ha llegado el momento de iniciar una profunda transformación de nuestra presencia militar en el Sahel", declaró el mandatario galo durante una rueda de prensa en el Palacio del Elíseo. Las tropas francesas llevan desplegadas en la región desde 2012 a petición del Gobierno de Mali, tras el golpe de Estado que sufrió ese año. Francia desplegó la Operación Serval que un año más tarde se convirtió en la Operación Barkhane, con un enfoque regional a través del cual se pretendía combatir la amenaza yihadista transfronteriza.

Pero tras ocho años de misión los grupos yihadistas y sus ataques se han multiplicado y extendido desde el norte de Mali hasta la zona donde confluyen las tres fronteras. Actualmente Francia tiene desplegados a unos 5.000 soldados en la zona. El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, ya adelantaba esta decisión durante la inauguración de la nueva Academia Internacional para la lucha contra el terrorismo en Abiyán, Costa de Marfil: “obviamente, Francia no tiene la intención de quedarse en el Sahel para siempre. Es probable que el dispositivo Barkhane tenga que ser adaptado".

Atalayar_El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian
AFP/ISSOUF SANOGO - El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, pronuncia un discurso durante la inauguración de la Academia Internacional de Lucha contra el Terrorismo (AILCT) en Abiyán, Costa de Marfil

Macron, ha explicado durante una rueda de prensa en el Palacio del Elíseo que el país galo pone fin a la Operación Barkhane “como operación externa" y trabajará en “la implementación de una alianza internacional que asocia a los Estados de la región para continuar la lucha contra el terrorismo y los grupos yihadistas”. Asimismo, el presidente francés hacía hincapié en que la idea nunca había sido reemplazar a los Estados africanos, “la presencia duradera de nuestras operaciones exteriores no puede sustituirse por la estabilidad de los Estados soberanos", subrayó Macron.

El fin de la Operación Barkhane se anuncia una semana después de que Francia decidiera suspender las operaciones conjuntas entre las tropas francesas y malienses como represalia al golpe de Estado perpetrado en Mali y ante la sospecha de que los militares, ahora en el Gobierno, pudieran negociar con algunos grupos terroristas. Emmanuel Macron también se ha pronunciado sobre la situación en este país africano y ha calificado de “error” y "mala jurisprudencia" la decisión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) de reconocer al coronel Assimi Goita como presidente de Mali, tras el segundo golpe en nueve meses en el país.

Atalayar_Operación Barkhane
AP/JEROME DELAY - Los soldados franceses de la fuerza Barkhane que terminaron su servicio en el Sahel abandonan su base en Gao, Malí, el miércoles 9 de junio de 2021

El presidente francés no ha especificado aún cómo ni cuándo se producirá esa retirada de las tropas francesas, pero si ha adelantado que los detalles se ultimarían a finales de junio tras consultar con Estados Unidos, los estados europeos implicados en la región y los cinco países que componen el G5 del Sahel (Mali, Níger, Chad, Burkina Faso y Mauritania). El escenario más probable es que las fuerzas especiales francesas trabajen junto a otros países europeos en el contexto de la Operación Takuba que lucha contra los militantes en el Sahel junto a los ejércitos de Malí y Nigeria, mientras que otras fuerzas francesas trabajarían en el marco de operaciones de formación y como parte de las misiones internacionales que ya operan en la región.

Atalayar_Operación Barkhane
AFP/AFP - Estado actual de la presencia militar en el Sahel con la Operación Barkhane dirigida por Francia y las fuerzas internacionales

El presidente francés anuncia su línea en política exterior a escasos días de que tenga lugar la cumbre del G7 y la OTAN, donde buscará el apoyo de más países europeos, así como de Estados Unidos, que hasta ahora sólo ha proporcionado apoyo logístico y de inteligencia en el Sahel. Tras más de ocho años de incesante actividad militar en el Sahel, Francia pone punto final a la Operación Barkhane y aboga por la cooperación bilateral con los propios países africanos y una alianza internacional en la que participen otros países occidentales, restando peso a la presencia de las tropas francesas en la zona.

Emmanuel Macron pretende así iniciar un nuevo capítulo en las relaciones con el continente africano centrado en el ámbito económico y ha alzado la voz para conseguir que el G7 apruebe la meta de “60% de africanos vacunados para finales del primer trimestre de 2022”.