Francia reduce los visados a Marruecos, Argelia y Túnez

“Esperamos que esto lleve a los países implicados a cambiar su política y aceptar la emisión de pases consulares”, declaró el portavoz del Gobierno francés
atalayar_macron

AFP/PHILIPPE WOJAZER  -   El presidente de Francia, Emmanuel Macron

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado que se reducirá en un 50% el número de visados concedidos a ciudadanos marroquíes y argelinos, y en un 30% a los nacionales de Túnez en comparación con el año 2020.

Estas medidas, que suponen un giro en la política migratoria francesa, han sido anunciadas por Gabriel Attal, portavoz del Gobierno galo. “Es una decisión drástica y sin precedentes, pero necesaria”, señaló Attal. El portavoz ha explicado que el Ejecutivo tomó la decisión después de que esos países no aceptasen el retorno de sus migrantes. “Nosotros no podemos mantenerlos en Francia”, declaró.

“En 2018 aprobamos la ley de asilo e inmigración. El obstáculo a que sea eficaz y a deportaciones efectivas es el hecho de que los países rechazan los pases consulares, un documento necesario para concretar las expulsiones”, explicó Attal. Posteriormente, el portavoz declaró que hubo un diálogo con “ciertos países del Magreb”, aunque luego llegaron las amenazas. “Hoy cumplimos esas amenazas”, subrayó.

atalayar_argelia-francia
AFP/RYAD KRAMDI - El ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum (R), recibe a su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, en la capital Argel, el 21 de enero de 2020

Según informa la emisora Europe 1, entre enero y julio de este año, las autoridades francesas ordenaron la expulsión de 7.731 argelinos en situación irregular, pero solo 22 de ellos (un 0,2%) abandonaron el país, ya que Argelia se negó a facilitar las autorizaciones consulares necesarias. En Marruecos, de las 3.301 deportaciones decretadas por la justicia, solo se llevaron a cabo un 2,4%, mientras que, en Túnez, de 3.424, un 4%.

“La decisión ha sido adoptada y será ejecutada en unas semanas”, declaró Attal. “Esperamos que esto lleve a los países implicados a cambiar su política y aceptar la emisión de pases consulares”, añadió.

Marruecos considera la decisión “injustificada”

En Rabat lamentan la medida de París, a la que consideran “injustificada”. “Marruecos siempre ha manejado el tema migratorio con responsabilidad y equilibrio”, declaró Nasser Bourita, ministro marroquí de Asuntos Exteriores. Bourita, además, ha subrayado la lucha contra la migración ilegal de su país. “Nuestros canales consulares han emitido cerca de 400 pases para personas en situación irregular durante los últimos ocho meses”, aseguró.

“La decisión de Francia es soberana. Marruecos la estudiará, pero las razones dadas para justificarla requieren explicación y diálogo, porque no reflejan la realidad”, afirmó el jefe de la diplomacia del Reino.

atalayar_marruecos-francia
Emmanuel Macron y Mohamed VI 

Los medios marroquíes han informado sobre la decisión del Elíseo con titulares como “bofetada a los marroquíes”, o “Francia usa el arma del visado sin éxito”.

También, varios ciudadanos marroquíes han expresado su opinión al medio Al-Arab. Un estudiante universitario de 28 años señaló que esta decisión es un “medio de presión sobre Marruecos”. “Francia no debe olvidar que hay muchos estudiantes y turistas que ahora se enfrentarán a un gran problema”, agregó.

Un trabajador de 45 años consideró las medidas como “una restricción a los marroquíes y a la libertad de viajar”. Asimismo, lamentó la situación recordando que “Marruecos y Francia comparten relaciones fraternales y una amistad histórica”.

atalayar_bourita
AFP/FADEL SENNA - Nasser Bourita, Ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos
La inmigración, un asunto clave de las próximas elecciones francesas

Macron anunció las reformas migratorias el mismo día que Marine Le Pen, líder del partido Reagrupación Nacional (RN) presentó el programa de su formación sobre inmigración. Le Pen ha prometido que si llega a la presidencia organizará un referéndum sobre esta cuestión.

Dentro del programa del partido de Le Pen, se reafirma la primacía de los franceses a la hora de recibir prestaciones sociales. Asimismo, los extranjeros que cometiesen delitos graves serían expulsados, y en caso de que volvieran a entrar de forma irregular, pasaría a ser un delito.