Francia se posiciona a favor de Marruecos tras la crisis migratoria en Ceuta

La embajadora francesa en Rabat ha asegurado que Marruecos es un país fiable y que se toma “muy en serio” la lucha contra la inmigración ilegal. Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores ha recordado que “Marruecos es un socio clave"
Atalayar_Mohammed VI y Emmanuel Macron

 -  

En medio de la crisis diplomática entre España y Marruecos y la llegada de 8.000 personas en situación irregular a Ceuta, unas recientes declaraciones de la embajadora francesa en Rabat parecen posicionar a Francia a favor del reino alauí.

Helene Le Gal subrayó que Marruecos es una nación fiable y que desde Rabat se toman “muy en serio” la lucha contra la inmigración ilegal. “Marruecos brinda soluciones que le resultan muy costosas”, añadió la embajadora francesa. Le Gal destacó la cooperación franco-marroquí que, en sus propias palabras, “funciona muy bien” ya que ambos países tienen intereses comunes y los mismos desafíos, como el terrorismo en la región del Sahel. “Francia está fuertemente comprometida militarmente en la zona, donde cooperamos con Marruecos en la lucha contra el terrorismo”, declaró Le Gal. La diplomática también aprovechó para destacar y elogiar la buena gestión de las autoridades marroquíes durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus. “Solo en Marruecos se realiza el 95% de las vacunaciones en África, esto es realmente extraordinario”, añadió.

Las palabras de la embajadora gala respecto la crisis migratoria entre España y Marruecos reiteran las recientes declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian. El ministro, durante una audiencia de la comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, recordó el papel relevante de Marruecos para Francia y para la Unión Europea. “Marruecos es un socio insuperable en términos de cooperación en el Sahel, en la lucha antiterrorista y la inmigración ilegal”, respondió Le Drian a una pregunta sobre la actual tensión diplomática entre Madrid y Rabat que tuvo como detonante la entrada del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en territorio español para ser hospitalizado atendiendo a razones humanitarias, según señaló el Gobierno español. El ministro también aseguró estar “completamente convencido” de que la asociación entre Marruecos y España, después de esta crisis, “podrá reanudarse con calma y el diálogo podrá continuar”. Respecto a Ceuta, Le Drian espera una “rápida vuelta a la normalidad” en el enclave español.

Atalayar_Jean-Yves Le Drian
AFP/ ERIC PIERMONT - El Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian 

Francia es uno de los principales aliados de Marruecos y ha mostrado su apoyo en repetidas ocasiones al plan de autonomía propuesto por Rabat para el Sáhara dentro del amparo de Naciones Unidas. Además, el partido político de Emmanuel Macron, La República en Marcha, ha anunciado que abrirá una sede en la ciudad del Dajla, en el Sáhara. El objetivo de esta decisión es, según la formación política, “fortalecer la red con el Magreb, África occidental y reforzar la presencia francesa en la zona”.

Estados Unidos, el otro gran socio importante del Reino, ha preferido mostrarse más neutral después del problema migratorio apoyando a España y a Marruecos “para trabajar juntos hacia una resolución”. Durante la presidencia de Donald Trump Washington reconoció oficialmente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. El actual presidente Biden, siguiendo los pasos de su antecesor, planea abrir un consulado en Dajla confirmando así su apoyo a Marruecos en la cuestión saharaui.

Atalayar_EEUU-MARRUECOS
PHOTO/AFP - Embajador de los Estados Unidos ante un mapa de Marruecos en el que se reconoce el territorio del Sahara Occidental

Otros países como Emiratos Árabes Unidos, Bahréin o Jordania han inaugurado delegaciones diplomáticas en el Sáhara Occidental en ciudades como Dajla o El Aaiún. Varias naciones africanas como Guinea, Costa de Marfil o Senegal también han abierto consulados en la región. Estas decisiones internacionales demuestran el éxito en los avances diplomáticos de Rabat para conseguir más presencia y apoyo en el Sáhara.