Francia y Alemania anuncian tres proyectos conjuntos sobre hidrógeno, nube y microelectrónica

Afirman que hay una gran dependencia del continente asiático que se debe corregir
Atalayar_cadena montaje Volkswagen

PHOTO/AFP  -   Montaje de un coche eléctrico Volkswagen ID.3 en la planta del fabricante de automóviles alemán Volkswagen (VW) en Zwickau

Este martes, los ministros de Economía de Francia y Alemania anunciaron tres nuevos proyectos de interés común europeo (PIIEC). El objetivo del lanzamiento de estos planes es el fortalecimiento de las capacidades de producción en Europa, ya que la pandemia ha dejado ver la dependencia existente de Asia.

Los tres proyectos, según Bruno Le Maire y Peter Altmaier, están relacionados con el hidrógeno, la computación en la nube y la microelectrónica; como se hizo oficial a través de un comunicado de prensa conjunto.

Serán financiados “en parte” por el plan europeo de recuperación “Next generation EU” de 750.000 millones de euros, que a su vez se financia mediante un préstamo común.

Bruno Le Maire lamentó la dependencia, que califica de “excesiva e inaceptable”, de la industria europea respecto de los componentes electrónicos asiáticos, en un contexto en el que la crisis mundial de semiconductores está cerrando muchas fábricas de automóviles.

“Nuestra dependencia en materia de componentes electrónicos ante Asia es excesiva e inaceptable, nos hace vulnerables y fragiliza nuestras cadenas de producción”, lamentó Le Maire desde París. En referencia a los parones que han sufrido desde enero algunas plantas de Volkswagen y Mercedes en Alemania o de Seat y Ford en España, dijo que “hoy hay decenas de miles de vehículos que no se producen porque faltan componentes electrónicos. Hablamos de miles de horas de trabajo perdidas de nuestros trabajadores y nuestras industrias”.

Atalayar_Bruno Le Maire
PHOTO/REUTERS - El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire

El anuncio se da en medio de una escasez mundial de componentes electrónicos para la industria del automóvil, que ilustra una vez más “la necesidad de un PIIEC ambicioso para fortalecer las capacidades de producción de Europa”.

“Queremos ser un continente soberano, potente industrialmente, un continente independiente desde el punto de vista tecnológico”, subrayó Le Maire.

Altmaier añadió que “ha llegado el momento de poner en marcha todos los cambios de la política industrial: aquellos para participar activamente en la transición verde y digital, aquellos para implementar las lecciones aprendidas de la COVID-19, aquellos para la cooperación paneuropea en tecnologías innovadoras y aquellas que desencadenan inversiones privadas a muy gran escala”. Mientras, se celebra la actualización anunciada de la estrategia industrial y se proponen medidas importantes.

Atalayar_Peter Altmaier
PHOTO/AP - El ministro alemán de Economía, Peter Altmaier

Asimismo, también se hizo referencia a una contribución conjunta al estudio de la estrategia de la industrial de Europa presentada en marzo del año pasado. Sin embargo, la Comisión deberá llevar a cabo una actualización pronto para tener en cuenta la nueva situación posterior a la pandemia.

Según esta contribución “son necesarias iniciativas más ambiciosas para lograr el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030”. Además ratifican su apoyo a la introducción de un impuesto al carbono en las fronteras de la Unión Europea.