Frank de Boer reactiva la polémica por la igualdad salarial entre hombres y mujeres en el deporte

El técnico del Atlanta United catalogó de “ridícula” la igualdad salarial entre hombres y mujeres en el deporte
Frank de Boer Atlanta United

AP  -   Frank de Boer durante un partido con el Atlanta United

Frank de Boer, exjugador del Ajax y FC Barcelona y actual entrenador del Atlanta United de la Major League Soccer, ha encendido la polémica nuevamente sobre el debate abierto respecto a la buscada igualdad salarial entre hombres y mujeres en el mundo del deporte.

La controversia se abrió del todo tras el reciente éxito de las jugadoras de la selección de fútbol femenino de Estados Unidos, que después conquistar nuevamente el Mundial de la categoría, se convirtieron en totales defensoras de la equiparación salarial entre hombres y mujeres en el deporte en general y en el balompié en particular. 

El nuevo éxito de las futbolistas norteamericanas fue celebrado a lo grande por los ciudadanos estadounidenses, que siguieron con expectación la gesta de su selección (que por cuarta vez conquistaba el Mundial femenino de lo que llaman en EEUU ‘soccer’), y ahí se avivó el debate sobre lo que ganan los deportistas del género masculino respecto al femenino. 

Rápidamente, desde la sociedad estadounidense se reclamó en las calles que ambos sexos ganen lo mismo ya que el esfuerzo y la dedicación es similar. Aunque también surgieron voces que esgrimen el hecho de que el deporte masculino genera más beneficios económicos y por eso los hombres ingresan más dinero por su profesión deportiva correspondiente. 

Aquí ha emergido de manera polémica la figura de Frank de Boer. El actual técnico del Atlanta United, equipo que disputa la liga norteamericana de la MLS, en una entrevista concedida a The Guardian, catalogó, de una manera tajante, de “ridícula” la igualdad salarial entre hombres y mujeres. “¿Por qué tienen que ganar lo mismo?”, se preguntó el ex futbolista de Ajax y FC Barcelona. 

Para De Boer, a las mujeres “se les debe pagar lo que merecen”, en consonancia a lo que se genera de beneficios tanto en el deporte masculino como en el femenino. El holandés puso de ejemplo el fútbol: “La final del Mundial de fútbol es vista por, más o menos, unos 500 millones de personas, y la del femenino por unos 100 millones. Esa es la diferencia. No es lo mismo y, por supuesto, se les debe pagar lo que merecen, no menos, realmente lo que merecen”.

El exjugador recurrió al argumento de los ingresos publicitarios y de las audiencias, que en bastantes casos es mayor en las competiciones masculinas por la expectación que genera la competición de hombres. “¿Por qué tienen que ganar los mismo? Es ridículo”, remarcó el exfutbolista holandés. 

El actual técnico del Atlanta United sí considera que en otros órdenes de la vida sí se debe ganar igual ante el mismo puesto de trabajo. “En una posición en un banco o algo parecido hombres y mujeres deben ganar igual. Es un trabajo psíquico, solo de pensar, y se está haciendo el mismo trabajo”, indicó De Boer; pero puntualizando que este pensamiento ha influido bastante en la opinión pública actual y en el mundo del deporte también, aunque, en su opinión, en el ámbito deportivo “no es lo mismo”.

Versión totalmente contrapuesta al gran icono de la selección femenina de EEUU, Megan Rapinoe, quien hizo de la igualdad la bandera absoluta del triunfo del combinado norteamericano en el reciente Mundial disputado en Francia. Las futbolistas norteamericanas clamaron durante la celebración del título por la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Paradójicamente, en contraposición a lo expuesto por Frank de Boer, la Federación de Fútbol holandesa ha tomado la determinación de llegar a la equiparación salarial entre hombres y mujeres en el marco de las respectivas selecciones nacionales que representan al país. Se ha marcado el objetivo de 2023 para que los ingresos estén nivelados entre ambos géneros.