Frontex e Irini refuerzan su cooperación para hacer valer el embargo de armas a Libia

Intensificarán sus intercambios de inteligencia y experiencia
Atalayar_Irini

AFP/MARIO GOLDMAN  -   La cubierta del portaaviones francés, Charles de Gaulle, frente a la costa oriental de Chipre en el mar Mediterráneo

La Unión Europea daba luz verde, el año pasado, a una misión naval en el Mediterráneo, bautizada como Irini. El principal objetivo de esta misión es controlar el embargo de armas decretado por la ONU a Libia. 

Irini, que significa “paz” en griego, tiene previsto estar activa hasta el 31 de marzo de 2021. Está misión puede realizar inspecciones en alta mar, frente a las costas de Libia, de buques sobre los que existan motivos para creer que transportan armas o material conexo a Libia o desde su territorio.

La Unión Europea, a través de esta misión, pretende contribuir al proceso de paz en el país. Asimismo, esta nueva misión sustituye a la operación Sofía, que llevaba cinco años en marcha, con el objetivo de combatir la delincuencia organizada de trata de migrantes.

La puesta en marcha de Irini ha provocado las críticas de países como Turquía que considera que la misión está sesgada y acusa a los europeos de buscar, a través de este mecanismo, evitar las entregas de armas por mar al gobierno de Trípoli, ignorando las suministradas a Khalifa Haftar por sus aliados por vía aérea y terrenal.

Por su parte, la UE defiende que Irini ha ayudado a documentar las violaciones del embargo por parte de Turquía y Rusia. Y es por ello, que tanto Frontex, la Agencia Europea de Fronteras y Guardacostas, como la Operación Irini han acordado ampliar su cooperación para abordar los desafíos y amenazas a la seguridad de la UE en la región del Mediterráneo central.

En virtud de este acuerdo firmado por videoconferencia, Frontex e Irini han acordado intensificar sus intercambios de inteligencia y experiencia, especialmente en el uso coordinado de imágenes de satélite, análisis, movilización de especialistas y coordinación táctica. "La operación Irini es un valioso socio operativo para nosotros. Frontex proporcionará información que ayudará a hacer frente a los desafíos de seguridad en el Mediterráneo central. También trabajamos juntos para ayudar a salvar vidas en el mar", ha declarado el director de Frontex, Fabrice Leggeri.

Desde Irini señalan que "la cooperación entre nuestra organización, iniciada en 2015, sigue siendo vital y un instrumento extremadamente valioso a disposición de la Unión Europea en su conjunto en su esfuerzo por apoyar el proceso de paz de Libia, iniciado en Berlín por la Comunidad Internacional en enero del año pasado”.