PUBLICIDAD

Iberdrola

Gas Natural y Cepsa se refuerzan en el gaseoducto España-Argelia

 -  

 
Las dos compañías se hacen con el 12% de GDF en Medgaz, al ejercer el derecho de tanteo sobre la participación del 12 por ciento en manos de GDF Suez, valorada en 85 millones de euros.
 
Cepsa aseguró que se han decantado por ejercer el derecho de tanteo porque consideran estratégico contar con una mayor participación en este tubo, que ascendería así al 41 por ciento, mientras que desde la gasista catalana descartaron hacer comentarios.
 
GDF Suez puso a la venta esta participación paralelamente a la salida de Iberdrola y Endesa a finales de 2012. En aquel momento, la belga Fluxys llegó a un acuerdo de compra con ambas eléctricas que se truncó tras la decisión de Sonatrach y Cepsa de ejercer, por primera vez, su derecho de tanteo, tal y como adelantó elEconomista.
 
Fuentes del sector aseguran que en esta ocasión Cepsa y Gas Natural también han hecho valer este derecho ante el avance de las negociaciones del grupo galo con otra empresa para salir del capital, presumiblemente la misma Fluxys. No obstante, las compañías descartaron dar detalles sobre este potencial comprador por tratarse de acuerdos confidenciales.
 
Tal y como está reflejado en los estatutos de Medgaz, el 12 por ciento del paquete de GDF Suez se dividirá a partes iguales entre Cepsa y Gas Natural, mientras que otra parte se distribuirá en proporción a la participación de estos socios.
 
Actualmente, la compañía con sede en Barcelona cuenta con un 10 por ciento del capital, mientras que Cepsa tiene un 20 por ciento (aún no se ha cerrado la operación de compra que ejerció junto a Sonatrach sobre el 32 por ciento en manos de Iberdrola y Endesa).
 
 
Así queda Medgaz
 
Por tanto, una vez cerradas todas las transacciones, Cepsa superará el 40 por ciento, mientras que Sonatrach se quedará con el 42,9 por ciento y Gas Natural sobrepasará el 15 por ciento.
 
De esta manera, el lado español refuerza su control sobre Medgaz. Y es que el equilibrio de fuerzas en esta infraestructura es de gran relevancia ya que se considera estratégica para la diversificación de suministro de Europa y para restar dependencia a Rusia.
 
Pero además hay que tener en cuenta cómo ha aumentado la dependencia de España del gas argelino. Según el último informe de la Comisión Nacional de la Energía, España ha superado en dos meses consecutivos el tope de suministro de gas argelino fijado en el 50 por ciento del total. Es más, las importaciones de gas de Argelia llegaron a alcanzar el 54,8 por ciento en el mes de febrero. Este tope legal fue fijado en 2007, en un intento de frenar las pretensiones de Sonatrach en la Península. En concreto, el Real Decreto 1766/2007 indica que si la suma de todos los aprovisionamientos destinados al consumo nacional provenientes de un mismo país es superior al 50 por ciento se pondrá en marcha un mecanismo de compensación.
 
Enagás se mostró interesada hace unos meses en entrar en esta interconexión, un movimiento avalado desde el Ministerio de Industria de cara a que España recuperara el control del tubo tras la salida de Endesa e Iberdrola. Sin embargo, esta iniciativa quedó reducida a una simple muestra de interés.