Gazprom comienza a proyectar la segunda línea del gasoducto a China

Se denomina Fuerza de Siberia 2 y podría llevar hasta 50.000 millones de metros cúbicos de gas anuales a Europa y Asia
Instalaciones de la planta de procesamiento de gas Amur en construcción al fondo, parte del proyecto Power Of Siberia de Gazprom

PHOTO/REUTERS  -   Instalaciones de la planta de procesamiento de gas Amur en construcción al fondo, parte del proyecto Power Of Siberia de Gazprom

El gigante del gas ruso Gazprom comenzó el proceso de proyecto y prospección de la segunda línea del gasoducto a China, Fuerza de Siberia 2, según informó el presidente de la compañía, Alexei Miller.

Según afirmó el ejecutivo, citado por Interfax, el objetivo de este gasoducto "es la conexión de la infraestructura de transporte gasístico del este y el oeste de Rusia, la gasificación de Siberia oriental", además de ser la "base de un nuevo canal de exportaciones a China a través de Mongolia".

Miller especificó que el gasoducto podría transportar hasta 50.000 millones de metros cúbicos de gas anuales "tanto a Europa como a Asia".

La primera línea de Fuerza de Siberia fue puesta en marcha el pasado 2 de diciembre, y está previsto que exporte a China más de un millón de metros cúbicos de gas natural en los próximos 30 años, que reportarán a Rusia unos 400.000 millones de dólares (363.208 millones de euros) en ese periodo.

Este proyecto supuso inversiones de unos 55.000 millones de dólares (49.938 millones de euros) a ambos lados de la frontera.

Según el presidente de Rusia, Vladimir Putin, este contrato, firmado en 2014, "ha sido el mayor en la historia del sector gasista nacional" ruso.

La construcción de la primera etapa de Fuerza de Siberia, de 2.160 kilómetros, desde el yacimiento Chayadínskoe hasta la frontera con China, comenzó en 2014.

En 2015 Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleos de China (CNPC) firmaron el acuerdo para la construcción de un gasoducto desde los yacimientos de Siberia occidental a China por una "ruta occidental" (Fuerza de Siberia 2) que inicialmente preveía un suministro de 30.000 millones de metros cúbicos de gas anuales.

Tras casi cinco años de estudios para establecer la rentabilidad de este proyecto, en marzo pasado Putin instruyó iniciar la etapa de proyecto y prospección de este gasoducto.