Geopolítica y coronavirus: nuevas alianzas y nuevos fracasos 

Rusia, China y Cuba envían ayuda a Italia e Irán rechaza el material ofrecido por Estados Unidos. En el medio, la Unión Europea, en crisis de inacción
Envío desde Rusia de equipamiento médico y material de apoyo a Italia para combatir el coronavirus

PHOTO/REUTERS  -   Envío desde Rusia de equipamiento médico y material de apoyo a Italia para combatir el coronavirus

La crisis del coronavirus, que está causando verdaderos estragos por todo el mundo, también está dando lugar a extrañas situaciones y nuevas alianzas en el terreno geopolítico. China, país epicentro de la pandemia, se ha volcado con el envío de ayuda humanitaria al resto del mundo. Uno de los países que más se está beneficiando de ello es Italia, que ha recibido tanto material sanitario como personal. También España, muy afectada por el patógeno, ha recibido material sanitario enviado por parte de Pekín.

Una delegación de nueve expertos chinos ha llegado a Italia para ayudar al país transalpino a controlar la expansión del coronavirus. Estos ya han comunicado que era necesario imponer nuevas medidas restrictivas para lograr que todo el mundo se quede en sus casas y se frene la propagación. Estos investigadores y médicos, que ya han combatido contra el coronavirus en Wuhan, se encuentran en Italia desde el 13 de marzo, según ha informado la agencia Efe.

Por su parte, la aerolínea italiana Alitalia ha anunciado que prepara, en coordinación con el Departamento de la Protección Civil, el primero de una serie de vuelos para el transporte de material médico procedente de China, que servirá para gestionar la crisis del COVID-19 en los hospitales italianos.

El gigante asiático está lanzando el mensaje al mundo, a través de los discursos y medios oficiales, que ha derrotado al virus gracias a su eficacia, así como que la decisión de aislar la provincia de Hubei fue correcta, a pesar del terrible golpe que ha sufrido su economía. Eso también le ha permitido al resto del mundo ganar más tiempo para prepararse. El envío de personal y materiales a los países afectados tampoco es un gesto inocente, ya que China quiere dar una imagen de que, a pesar de ser potencial responsable, es capaz de solidarizarse con aquellos que lo necesitan.

Médicos cubanos en Europa

Los archiconocidos médicos cubanos han llegado este domingo a la región de Lombardía para prestar ayuda al desbordado sistema sanitario del país. Estos sanitarios están totalmente entrenados y curtidos en otras epidemias, como la del ébola. Guilio Gallera, asesor de Salud y Bienestar de la región de Lombardía, ha asegurado en un primer momento que trabajarán en un hospital de Crema y más tarde serán trasladados a un hospital de campaña que se construirá en Bérgamo. “Aquí están, en Lombardía, nuestros médicos y enfermeros. Vienen de Cuba, solidarios y comprometidos con hacer bien a los necesitados, sin distinción. Los médicos de Cuba vienen en apoyo al pueblo de Italia para combatir el coronavirus”, ha explicado el embajador de Cuba en Italia, José Carlos Rodríguez, en las redes sociales.  

Rusia también arrima el hombro 

Rusia ha prometido nueve aviones militares con personal y material y hasta 100 médicos especializados en virología y epidemiología. Además del equipo humano y el equipamiento médico, las aeronaves rusas trasladarán a Roma aerosol desinfectante para limpiar tanto los vehículos como las calles, según ha informado Euronews. Estos especialistas cuentan con una sólida experiencia en epidemias y han participado recientemente en escenarios similares, como la crisis del ébola en África.  

Estados Unidos se queda al margen 

Mientras China trata de mejorar su imagen y su reputación internacional con las ayudas humanitarias, el Estados Unidos de Donald Trump no ha realizado ningún anuncio de envío de ayudas a Europa. A la rivalidad que este país mantenía con el gigante asiático por el desarrollo del 5G y la guerra comercial, ahora se suman la escalada de acusaciones entre ambos países por la pandemia mundial y la carrera por el desarrollo de la vacuna. El mandatario estadounidense ha calificado al coronavirus de “virus chino” durante sus ruedas de prensa.

Washington se ha limitado a ofrecer asistencia a Irán, epicentro de la epidemia en Oriente Medio. Pero el ayatolá, Ali Jameneí, ha rechazado este domingo la oferta y la ha calificado de “promesas falsas”. “El Gobierno de Estados Unidos dice que está dispuesto a prestar ayuda médica a Irán y a enviar medicamentos. Son declaraciones extrañas. En primer lugar, los estadounidenses tienen déficit, según las noticias que llegan a este país”, ha señalado Jameneí. Cabe recordar, también, que la Casa Blanca anunció nuevas sanciones contra Irán la semana pasada, una medida que ha sido duramente criticada por el resto de la esfera internacional

La Unión Europea, en crisis de inacción 

La Unión Europea se ha volcado en lanzar iniciativas para inyectar dinero en las economías y procurar que los países estén preparados para la crisis económica que vendrá como consecuencia de las cuarentenas y las paradas en la producción en el continente. Bruselas se ha centrado en la economía, pero todavía no ha dado ninguna respuesta al colapso de los sistemas sanitarios ni ha preparado medidas para evitar que los profesionales sanitarios se queden sin material para llevar a cabo sus labores, algo que está siendo duramente criticado por los propios países comunitarios. Mientras, Alemania está preparándose para saltarse sus propias reglas de responsabilidad fiscal.