Ghani avisa de que EEUU no tiene autoridad para liberar a prisioneros talibanes

El acuerdo firmado por Washington y los islamistas contempla la liberación de 5000 presos
Ashraf Ghani, presidente de Afganistán

AFP/ SHAH MARAI  -   Ashraf Ghani, presidente de Afganistán

El presidente de Afganistán Ashraf Ghani ha advertido este domingo, un día después del histórico acuerdo entre los talibanes y Estados Unidos, que ese país no tiene autoridad para decidir sobre la liberación de prisioneros insurgentes, sino que es decisión del Gobierno afgano y que, en todo caso, deberá negociarla con los talibanes directamente.

El acuerdo de paz sellado entre Estados Unidos y los talibanes el sábado en Qatar, que contempla también la salida de Afganistán de la totalidad de las tropas aliadas en 14 meses, prevé la liberación de unos 5000 prisioneros insurgentes a cambio de 1000 miembros de las fuerzas de seguridad afganas en los próximos diez días, antes de que comiencen las negociaciones intraafganas.

“No ha habido compromisos sobre la liberación de 5000 prisioneros (por parte del Gobierno afgano)”, ha advertido el presidente en una conferencia de prensa en Kabul. Ghani ha reconocido que Estados Unidos “hizo solicitudes” respecto a la liberación de 5.000 talibanes, pero aseguró que su Gobierno “ha dicho varias veces claramente” a Washington que la liberación o no de los prisioneros “es un derecho legal del pueblo afgano”. Dicha liberación, ha continuado Ghani, “podría ser parte de las negociaciones (intraafganas), pero no puede ser una condición previa”.

Estas declaraciones de Ghani se producen un día después de que varios dirigentes talibanes enfatizaran en diversas ocasiones en Qatar que la liberación de los 5000 prisioneros debería producirse antes del 10 de marzo, cuando está previsto que comiencen las negociaciones internas. Indicaron que negociaron con EEUU la liberación y que entregaron a sus autoridades las listas de los que desean que sean liberados.

La liberación “no pertenece a la autoridad de los americanos, no estamos de acuerdo con ellos. Esto está bajo la autoridad de la República Islámica de Afganistán y podría discutirse en el marco de las negociaciones integrales”, aseveró el presidente afgano. “Está muy claro que Estados Unidos está facilitando, pero facilitar no significa decidir”, ha sentenciado.

Ghani ha agregado que los afganos “deben estar seguros de que los que sean liberados no se levanten otra vez contra ellos y no vuelvan a las armas”. Ha reiterado que la liberación de presos se podrá discutir en las negociaciones intraafganas, a las que su Gobierno enviará un equipo “efectivo e inclusivo”, pero que “tendrá una autoridad limitada en la toma de decisiones, ya que la toma de decisiones importantes corresponde al pueblo de Afganistán”, es decir, al Parlamento o a una gran Asamblea de Ancianos.

“Las conversaciones entre los talibanes y Estados Unidos fueron limitadas, pero el rango de las negociaciones que se celebrarán entre la República y los talibanes es amplio, por lo que debemos acordar primero la agenda y luego iniciar los asuntos serios”, ha apostillado Ghani.

Sobre el periodo de siete días de reducción de la violencia que cumplieron los talibanes antes de firmar el pacto de Doha, Ghani aseguró que “continuará, y nuestro objetivo es que la reducción de la violencia se cambie por un alto el fuego”. Las negociaciones intraafganas serán el siguiente paso, tras el pacto EEUU-talibán, que deberá llevar a un acuerdo político que permita poner fin a la guerra que desde hace 19 años padece el país asiático.