PUBLICIDAD

Iberdrola

Ghizlane Chebbak hace grande el fútbol femenino de Marruecos

La hija del mítico Larbi Chebbak fue nombrada mejor jugadora de la Copa de África de Naciones 2022
Ghizlane Chebbak en el centro es abrazada por sus compañeras de selección

PHOTO/CAF  -   Ghizlane Chebbak en el centro es abrazada por sus compañeras de selección

El reconocimiento para Ghizlane Chebbak ha sido justo, aunque casi llega tarde. La futbolista nacida en Rabat en 1990 fue nombrada mejor jugadora de la Copa de África de Naciones femenina que se disputó entre Rabat y Casablanca (Marruecos) del 2 al 23 de julio de 2022. 

Marruecos perdió la final 1-2 ante Sudáfrica, pero se llevó un premio muy importante que pone de manifiesto el trabajo que lleva a cabo la Federación de Fútbol de Marruecos también con el fútbol femenino. Chebbak alzó el trofeo de mejor jugadora de la CAN después de tres goles y una asistencia. Aunque las Leonas del Atlas cayeron con las sudafricanas en la final, fue el reconocimiento a una labor que llevan realizando desde 1998 cuando jugaron su primer partido de la historia precisamente ante Sudáfrica en Pretoria con 1-1 en el marcador. 

El rey de Marruecos, Mohamed VI, llamó personalmente a la selección femenina de fútbol para felicitar a las jugadoras y al cuerpo técnico pese a la derrota en la final. El monarca habló con el presidente de la FRMF, con el seleccionador Reynald Pedros y dedicó emotivas palabras a Ghizlane Chebbak en señal de agradecimiento a todas las jugadoras por el excelente torneo que habían disputado. 

La gran trayectoria de la selección femenina de Marruecos se cruza con la masculina que disputará en Qatar el Mundial de fútbol el próximo mes de noviembre. Dos edades de oro para el fútbol marroquí con el que las chicas también han conseguido clasificarse para el Mundial de 2023 que se disputará entre las sedes de Australia y Nueva Zelanda. 

Ghizlane Chebbak y otras siete compañeras que han disputado la CAN 2022 juegan en el ASFAR, Asociación de Deportes de las Fuerzas Armadas Reales en la categoría de mujeres inaugurado en 2007. El equipo comparte objetivos con el ASFAR de la categoría masculina que fue creado en 1958. Chebbak tiene en su palmarés siete ligas y cinco copas. También ha sido máxima goleadora de su liga en tres ocasiones. 

El orgullo de Chebbak es, sin duda, pasear el apellido de su padre por el mundo del fútbol, la persona que tanto hizo por apoyar a su hija en un deporte de hombres, “siempre fue mi primer apoyo”, explicó Chebbak. La jugadora dijo tras el primer partido que “la mayoría de la gente conoce a mi padre. Hice todo lo posible para rendirle homenaje y enorgullecer a mi país. Estoy viviendo un sueño y para realizarlo tengo que ganar esta Copa de África, ser, como mi padre, uno de los primeros en ganar este título en Marruecos”.

Aunque el deseo de ganar el título no llegó, la hija de Larbi Chebbak (1947-2020), una de las grandes estrellas del fútbol marroquí que levantó la CAN en 1976, se dio por satisfecha con el trabajo realizado en el torneo y ya mira al futuro para seguir haciendo grande al fútbol femenino de su país.