Gobierno y hutíes acuerdan el mayor intercambio de prisioneros en Yemen

La cifra de la operación se eleva a 1.081 encarcelados
Hutíes armados en la parte trasera de un camión en Saná, Yemen

PHOTO/REUTERS  -   Hutíes armados en la parte trasera de un camión en Saná, Yemen

El Gobierno internacionalmente reconocido de Yemen y los rebeldes hutíes acordaron el domingo el mayor intercambio de prisioneros desde el inicio del conflicto hace más de un lustro reactivando el pacto alcanzado y no aplicado hace dos años en Suecia.

Gobierno y hutíes se comprometieron a intercambiar 1.081 prisioneros de guerra tras más de una semana de negociaciones auspiciadas por la ONU en Suiza entre el más absoluto hermetismo.

El enviado especial de Naciones Unidas para el Yemen, Martin Griffiths, anunció en una rueda de prensa en Ginebra el acuerdo, que representaría "la mayor liberación de presos de la historia del conflicto en Yemen".

Según los hutíes se ha acordado la liberación de 400 rebeldes y de 681 prisioneros de la parte gubernamental, incluidos 15 saudíes y 4 sudaneses, que luchan en el bando del presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi.

El movimiento rebelde informó en un comunicado de que el canje de presos comenzará el 15 de octubre y durante las próximas dos semanas el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) hará los preparativos necesarios para ello.

Un compromiso constructivo

Griffiths agradeció a las partes su "compromiso constructivo, positivo y sin descanso durante las negociaciones", que dieron comienzo el 17 de septiembre y se han desarrollado en medio de un gran hermetismo.

El enviado especial también dio las gracias a Suiza por albergar las conversaciones, a pesar de "las restricciones de viaje", y afirmó que las partes han acordado seguir negociando la liberación de todos los presos y detenidos, según las resoluciones de la ONU y acuerdos anteriores.

El acuerdo de hoy demuestra que "las negociaciones pacíficas pueden y van a tener éxito para dar alivio al sufrimiento del pueblo yemení", señaló Griffiths, por lo que animó a las partes a "seguir adelante juntos hacia una solución negociada para una paz duradera en Yemen".

Con el acuerdo se cumple uno de los puntos pactados en Estocolmo en diciembre de 2018, cuando el Gobierno y los rebeldes se comprometieron a liberar a todos los presos como medida para construir la confianza y avanzar en el proceso de paz, aunque hasta ahora no se había logrado concretar una lista con nombres.

El acuerdo logró detener el conflicto a las puertas de la ciudad de Al-Hodeida, principal puerto del país y en manos de los hutíes y abrió un proceso para intercambiar 16.000 prisioneros.

Sin embargo, el proceso no avanzó con los prisioneros, y los intercambios que se han producido entre hutíes y la coalición militar liderada por Arabia Saudí, que interviene en Yemen en apoyo a las fuerzas gubernamentales, ha sido al margen del mecanismo creado por el pacto de Estocolmo.

Acciones tras el acuerdo

El CICR medió en esos intercambios y actuará como intermediario en la liberación de los 1.081 presos. Fabrizio Carboni, director regional del CICR en Oriente Medio, dijo este domingo en la rueda de prensa junto a Griffiths que la organización humanitaria ofrecerá su experiencia en este tipo de operaciones y pidió a las partes que acuerden un "plan de implementación concreto" para que el intercambio se haga realidad. Carboni afirmó que es "un paso muy positivo" en el marco del acuerdo de Estocolmo y confió en que "contribuirá a sentar unas bases sólidas para las conversaciones de paz". "Esta liberación aliviará el sufrimiento de muchos detenidos y sus familias, que han esperado durante tanto tiempo volver a estar juntos", agregó, deseando ver otros acuerdos similares en el futuro cercano porque "muchas familias están aún esperando".

Mientras, el Ministerio de Exteriores del Gobierno reconocido internacionalmente pidió en un breve comunicado la implementación del acuerdo en esta y las siguientes fases "sin ningún retraso". "La cuestión de los presos es una cuestión puramente humanitaria. Por ello el Gobierno pidió que se apliquen todos los puntos del acuerdo sin distinción, ya que la mayor parte de los que pedimos (su liberación) son civiles, activistas y desaparecidos forzosos", dijo Exteriores a través de su cuenta de Twitter.

El conflicto en Yemen dio comienzo a finales de 2014, cuando los hutíes conquistaron amplias parte del norte y el oeste del país, incluida la capital Saná, de la que fue expulsado el Gobierno llevando a la intervención de la coalición árabe en marzo de 2015.