Grandes futbolistas musulmanes

El panorama futbolístico mundial está plagado por jugadores de gran nivel que profesan el islam
Mohamed Salah, jugador del Liverpool

AP PHOTO/JON SUPER  -   Mohamed Salah, jugador del Liverpool

Actualmente, las grandes ligas europeas se nutren con jugadores musulmanes. En algunos casos, grandes estrellas. Cada uno vive su fe de una manera personal. Unos de forma más flexible y otros más disciplinada.

En el Liverpool están el egipcio Mohamed Salah y el senegalés Sadio Mané. Siguen las creencias musulmanas, aunque en la final de la Champions League contra el Real Madrid en Kiev, ambos futbolistas decidieron interrumpir el Ramadán para encontrarse en plenitud de facultades físicas.

En esa misma final estuvo Karim Benzema, delantero francés de origen argelino que milita en el club madridista. Vive su fe de modo muy personal y flexible.

De forma más radical lo viven los jugadores Nabil El Zhar futbolista franco-marroquí que juega en el Al-Ahli Doha de la Liga de fútbol de Qatar. Es internacional absoluto por Marruecos y jugó en el Liverpool y en España, en el Levante, Las Palmas y Leganés; y Noussair Mazraoui futbolista neerlandés nacionalizado marroquí que juega en la demarcación de centrocampista para el AFC Ajax de la Eredivisie. Últimamente se le relaciona con el AS Roma.

Otro neerlandés nacionalizado marroquí es Hakim Ziyech. Juega como extremo derecho y su actual equipo es el Chelsea FC de la Premier League de Inglaterra. A nivel internacional juega con la selección de Marruecos.  Coincidió con Mazraoui en el AFC Ajax y con Zakaria Labyad futbolista también neerlandés de ascendencia marroquí, media punta que actualmente sigue en el AFC Ajax. Anteriormente jugó con la selección sub-17 de los Países Bajos, pero acabó representando a la selección sub-23 de Marruecos. Todos musulmanes practicantes muy activos.

También son de creencias musulmanas los argelinos Riyad Mahrez, centrocampista del Manchester City y capitán de la selección argelina, quizás el jugador musulmán más cotizado junto a Salah, y Faouzi Ghoulam nacido en Francia, que juega como lateral izquierdo en el Nápoles de la Serie A de Italia. Se le relacionó con el Atlético de Madrid.

El marroquí Achraf Hakimi, exjugador del Borussia Dortmund, actualmente fichado por el Inter de Milán por 45 millones de euros al Real Madrid.

El delantero del Liverpool Sadio Mané
AP PHOTO/JON SUPER - El delantero del Liverpool Sadio Mané

Los internacionales alemanes que juegan en el Arsenal FC de la Premier también tienen raíces musulmanas; Mesut Özil, de origen turco, media punta y extremo derecho, Mohamed Elneny, futbolista egipcio y centrocampista, y Shkodran Mustafi. Este último nació en Alemania, de ascendencia albanesa, país con amplia mayoría de musulmanes, mientras que los cristianos representan aproximadamente una sexta parte de la población.

En el Dortmund juega Emre Can, centrocampista alemán de ascendencia turca que también juega con la selección alemana, como Sami Khedira, también alemán de ascendencia tunecina y que actualmente milita en la Juventus de Turín. Mientras, Amine Harit, marroquí, juega de centrocampista en el FC Schalke 04 de la Bundesliga.

Otros dos internacionales franceses que militan en la Premier League y profesan la religión musulmana son Paul Pogba, centrocampista del Manchester United, y N'Golo Kanté, centrocampista también del Chelsea. Pogba es un asiduo a las peregrinaciones a La Meca. Tiene otros dos hermanos futbolistas (Florentín y Matías). La familia es de ascendencia guineana. La República de Guinea es un país de más de 11 millones de habitantes que cuenta con un 85% de musulmanes.

Youssef En-Nesyri, futbolista del Sevilla, lo lleva de una manera más "relajada", si bien luego "trata de cumplirlo en la mayor medida posible". El delantero marroquí del Sevilla FC está realizando una gran temporada en el conjunto andaluz. También en las filas sevillistas está Yassine Bounou, conocido como Bono, portero marroquí.

En la misma ciudad, Sevilla, pero en el Real Betis Balompié, juega Aïssa Mandi, defensa argelino. Es internacional absoluto por la selección de su país. 

También en la Liga española, en el Celta de Vigo, están los turcos Okay Yukuslu, centrocampista, y Emre Mor, delantero nacido en Dinamarca. Ambos musulmanes que viven su fe de forma flexible.

En cambio, lo siguen a rajatabla los jugadores Ryan Boudebouz, centrocampista franco-argelino que jugó también en el Celta, el Betis y que actualmente pertenece al AS Saint-Étienne, aunque parece que no cuenta para el entrenador y posiblemente vaya a Qatar; y Sofiane Boufal, jugador marroquí del Angers francés que también militó en el Celta de Vigo y el Southampton. Actualmente también en el AS Saint-Étienne de la Ligue 1 juega el franco tunecino Wahbi Khazri.

Youssef En-Nesyri, jugador del Sevilla
AP - Youssef En-Nesyri, jugador del Sevilla

En Italia, en la Fiorentina, milita Franck Ribéry, extremo izquierdo francés, una de las grandes estrellas de la selección francesa, actualmente en el final de su carrera. En 2002 el futbolista francés decidió convertirse al islam al casarse con su novia Wahiba Belhami. Es un musulmán practicante y es habitual verle rezar durante los partidos. Adoptó un nuevo nombre: Bilal Yusuf Mohamed, el apelativo con que la abuela de ella solía llamarle. 

En diferentes países y diferentes equipos de todo el mundo juegan futbolistas como Rachid Ghezzal, futbolista argelino que juega en la posición de centrocampista en el Beşiktas de la Superliga de Turquía. En Qatar juegan el marroquí Mehdi Benatia, el francés Sofiane Hanni, de ascendencia argelina, y los argelinos Baghdad Bounedjah y Yacine Brahimi, después de su paso por el Oporto portugués, el Granada y el Rennes francés. 

En Arabia Saudí el egipcio Ahmed Hegazy, el marroquí Karim El Ahmadi, los saudíes Abdullah Otayf, Salem al-Dawsari y Nordin Amrabat, futbolista neerlandés de ascendencia marroquí que pasó por el Málaga CF, el  Galatasaray SK y Leganés, entre otros. El egipcio Amr Warda juega en Grecia y Fakhreddine Ben Youssef, tunecino, juega en Egipto.