Grecia, Chipre, Francia, Egipto y Emiratos condenan las “actividades ilegales” de Turquía en el Mediterráneo Oriental

El gas en esta zona se ha convertido en un nuevo foco de tensiones. Los países también han denunciado la injerencia militar turca en Libia
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habla con miembros de la Marina turca

PHOTO/ Presidential Press Service vía AP  -   Fotografía de archivo. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, habla con miembros de la Marina turca, durante una ceremonia naval en Estambul, el 4 de noviembre de 2018

La nueva oleada de refugiados, las disputas en el Mediterráneo Oriental y la intervención militar turca en el conflicto de Libia envenenan cada vez más las relaciones diplomáticas entre Turquía y los países de esta región. Los ministros de Asuntos Exteriores de Grecia, Chipre, Egipto, Francia y Emiratos Árabes Unidos han denunciado a través de una declaración oficial las “continuas actividades ilegales” por parte de Turquía en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Chipre y sus aguas territoriales. Este comunicado ha sido publicado tras una teleconferencia celebrada este lunes para examinar los últimos acontecimientos en el Mediterráneo Oriental, así como para analizar las crisis regionales que, en estos momentos, amenazan la paz y la estabilidad en la región. 

Así, en este comunicado han mostrado su preocupación por la “actual escalada y las continuas acciones de provocación en el Mediterráneo oriental”. Ante esta situación, los ministros han destacado la importancia estratégica de intensificar sus consultas políticas con el fin de mejorar la seguridad y estabilidad en el Mediterráneo Oriental. En una declaración que consta de nueve puntos, Grecia, Chipre, Egipto, Francia y Emiratos Árabes Unidos han criticado las actividades ilegales turcas en la ZEE de Chipre y han subrayado que este tipo de actos “representan una clara violación del derecho internacional reflejado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar”.  

El submarino de la Armada turca TCG Preveze
REUTERS/MURAD SEZERARA - El submarino de la Armada turca TCG Preveze en la base naval turca de Aksaz

Esta convención define la Zona Económica Exclusiva como el “área situada más allá del mar territorial y adyacente a éste, sujeta al régimen jurídico específico establecido en esta Parte, de acuerdo con el cual los derechos y la jurisdicción del Estado ribereño y los derechos y libertades de los demás Estados se rigen por las disposiciones pertinentes de esta Convención”. Sin embargo, en el caso del Mediterráneo Oriental, la Zona Económica Exclusiva se ha convertido en motivo de polémica y más después del descubrimiento de grandes depósitos de gas por parte de Israel, Egipto y Líbano en 2009. 

Sin embargo, la importancia estratégica de esta región siempre ha estado presente ya que, por un lado, es la puerta hacia el Mar Rojo a través de Egipto y, por otra, la entrada hacia Europa. Uno de los motivos de preocupación de los ministros de Asuntos Exteriores de Grecia, Chipre, Egipto, Francia y Emiratos Árabes Unidos es que, en menos de un año, Turquía ha realizado varias operaciones de perforación ilegales en las zonas marítimas de Chipre. 

El buque de perforación turco Yavuz
REUTERS/ MURAD SEZERARA - El buque de perforación turco Yavuz es escoltado por la fragata de la marina turca TCG Gemlik (F-492) en el Mar Mediterráneo oriental frente a Chipre, el 6 de agosto de 2019

Tras la videoconferencia celebrada este lunes, los representantes del gabinete de Asuntos Exteriores de estos países también han condenado la “escalada de las violaciones del espacio aéreo nacional griego por parte de Turquía, incluidos los vuelos sobre zonas habitadas y aguas territoriales en violación del derecho internacional” y han criticado “la instrumentalización de civiles por Turquía en un intento de cruzar ilegalmente las fronteras terrestres griegas, así como su continuo apoyo al cruce ilegal de las fronteras marítimas de este país”. 

Por este motivo, han utilizado este comunicado para instar a Grecia a “a respetar plenamente la soberanía y los derechos soberanos de todos los Estados en sus zonas marítimas en el Mediterráneo oriental”, alegando que el Memorando de Entendimiento sobre la Delimitación de las Zonas de Jurisdicción Marítima en el Mediterráneo y el Memorando de Entendimiento sobre Seguridad y Cooperación Militar firmados en noviembre de 2019 entre Turquía y el líder del Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia, Fayez Sarraj, van en contra del derecho internacional y el embargo de armas impuesto por Naciones Unidas a Libia. En este contexto también han lamentado la escalada de hostilidades en Libia y han incidido en la importancia de abstenerse de cualquier tipo de intervención militar extranjera en la nación norteafricana. 

Avión teledirigido Bayraktar TB2
AFP/BIROL BEBEK - Avión teledirigido Bayraktar TB2 en el aeropuerto Gecitkale de Famagusta, en la autoproclamada República Turca de Chipre del Norte (TRNC)

Los ministros de estos países también han condenado “la injerencia militar turca en Libia” y han instado al país liderado por Erdogan a respetar plenamente el embargo de armas de las Naciones Unidas y a detener la afluencia de combatientes extranjeros de Siria a Libia. “Estos acontecimientos constituyen una amenaza para la estabilidad de los vecinos de Libia en África y en Europa”, han subrayado. En esta misma línea también han mostrado su compromiso para encontrar juntos una solución política a la crisis libia, bajo los auspicios de Naciones Unidas. 

Esta declaración se ha firmado apenas un mes después de que Grecia acusara a Turquía de “construir un castillo de naipes ilegal”, al negarse a reconocer a la república de Chipre, estado miembro de la UE y de Naciones Unidas. “Turquía se niega a reconocer los derechos soberanos de las islas griegas, violando flagrantemente el derecho internacional marítimo”, indicaron en un comunicado. Grecia acusó a Turquía de no reconocer a Chipre, al mismo tiempo que varios aviones F-16 turcos violaron el espacio aéreo griego, al volar sobre varias islas del Egeo y sobre el territorio continental de Grecia sin autorización. 

El Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Libia, Abdullah Al Thani
AP/ADEL OMRAN - El Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Libia, Abdullah Al Thani

Una de las primeras reacciones a esta declaración oficial vino por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Libia y con sede en Tobruk, encabezado por Abdullah Al Thani, quien acogió con beneplácito la declaración conjunta emitida por los ministros de Asuntos Exteriores de los Emiratos, Egipto, Grecia, Chipre y Francia sobre las violaciones turcas en el Mediterráneo oriental, según ha recogido el diario Al- Ain. A través también de un comunicado oficial, ha criticado que Turquía incumpla todas las normas y leyes internacionales que establecen la legislación necesaria sobre la soberanía de los estados y la no injerencia en sus asuntos internos.  

Las milicias del Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés) lideradas por el mariscal de campo Jalifa Haftar lanzaron una ofensiva en abril de 2019 para hacerse con el control de la capital, sede del Gobierno de Acuerdo Nacional, encabezado por el primer ministro Fayez Sarraj, quien firmó un acuerdo de cooperación militar con Turquía para hacer frente a las milicias de Haftar. Al Thani ha mostrado su completo rechazo a este acuerdo de cooperación militar ya que, según ha explicado a Al Ain, sirvió para “socavar en proceso de paz en Libia al traer mercenarios y mostrar su apoyo a través de todo tipo de armas y drones”.  En este mismo comunicado ha renovado su llamado a la comunidad internacional y a Naciones Unidas para que condenen y rechacen “la flagrante invasión turca en Libia”. 

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan estrecha la mano del primer ministro de Libia Fayez al-Sarraj
PHOTO/ Mustafa Kamaci / Presidencia turca - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan estrecha la mano del primer ministro de Libia Fayez al-Sarraj durante su reunión en el Palacio Dolmabahce, el 27 de noviembre de 2019

Libia es una nación fragmentada y dividida desde 2014 entre las zonas controladas por el internacionalmente reconocido Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) y el territorio controlado por las autoridades del este. El Ejército Nacional Libio cuenta con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Rusia, mientras que Sarraj está respaldado por Turquía y Qatar. En las últimas horas, el GNA ha atacado a las fuerzas leales a Haftar en la base aérea de Al-Watiya, según han recogido varios medios locales. Según un comunicado de la Operación Volcán de Furia, una campaña militar lanzada por las fuerzas del GNA, el ejército llevó a cabo una operación aérea contra la base aérea de Al-Watiya, situada al suroeste de la capital Trípoli y controlada por las fuerzas de Haftar.

Este ataque se ha producido después de que la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) condenara los ataques indiscriminados contra civiles en Trípoli, asegurando que “pueden equivaler a crímenes de guerra”. El conflicto que asola a este país desde la muerte de Muammar Gadafi es considerado por algunos países como una amenaza para la estabilidad de la región, una estabilidad que no llegará mientras países como Turquía sigan apostando por sus ambiciones en vez de trabajar para instaurar la paz en este país.