Guaidó espera que España mantenga su rechazo a las elecciones

Venezuela vuelve a las urnas este domingo hundida en la pobreza extrema
Juan Guaidó

Juan Guaidó comparece ante los medios de comunicación en Venezuela  -  

El líder opositor venezolano Juan Guaidó dijo este sábado que espera que el Gobierno de España mantenga su respaldo a la búsqueda de una solución pacífica a la acuciante crisis que atraviesa el país caribeño, que mañana celebrará unas elecciones legislativas que parte del antichavismo rechaza.

"No tengo dudas del rechazo contundente (de España a las elecciones) y el respaldo en la búsqueda de una solución (a la crisis)", dijo Guaidó durante una rueda de prensa con medios internacionales.

"Lo han dicho, a través de elecciones libres, entonces, básicamente, lo que estoy es repitiendo lo que ya ha dicho el Gobierno español en este sentido, y estoy seguro que el lunes habrá pronunciamientos de rechazo (a las elecciones) muy claros desde Europa", añadió.

España rechaza estas elecciones

A finales de noviembre, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España reiteró que "no reconoce" ni el "régimen" de Nicolás Maduro ni las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre, por "no garantizar unos principios básicos democráticos".

La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica de España, Cristina Gallach, fijó esta postura durante su comparecencia en la comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado español, en la que expuso las líneas generales de su departamento.

"El Gobierno de España ha sido muy tajante con el tema del rechazo al proceso (electoral) de mañana, creo que fueron incluso de los primeros", prosiguió este sábado Guaidó, a quien medio centenar de países reconocen como presidente interino.

Asimismo, dijo que se ha reunido "con todas las fracciones" que componen el Parlamento español, mientras consideró que el país europeo es el aliado "más importante" con el que cuenta en su lucha por forzar un cambio de Gobierno en Venezuela.

Protestas en Venezuela

Nueva llamada a boicotear los comicios

Además, el opositor reiteró su rechazo a los comicios, al tiempo que hizo un nuevo llamado a boicotearlos. "El llamado a los venezolanos es a quedarse en casa (...), mañana es un día para demostrar rechazo, repudio (al Gobierno de Nicolás Maduro)", dijo.

Más de 20,7 millones de venezolanos están llamados a las urnas este domingo 6 de diciembre para renovar el unicameral Parlamento de Venezuela, el único poder que controla la oposición.
Como respuesta a la elección, Guaidó convocó a una consulta popular, que se celebrará entre el 7 y el 12 de diciembre, y en la que los ciudadanos responderán si rechazan las parlamentarias, exigen "el cese de la usurpación" de la Presidencia por parte de Nicolás Maduro y "ordenan" hacer las gestiones necesarias para "rescatar" la democracia.

Preparativos de las urnas en Venezuela

Guaidó dijo hoy que participar en esta consulta será un "desafío" al Gobierno de Maduro, que calificó como una "dictadura", y auguró la persecución, en los próximos días, de los dirigentes opositores que promueven este mecanismo.

Venezuela vuelve a las urnas hundida en la pobreza extrema

Venezuela llega este domingo, 6 de diciembre, a unas elecciones legislativas que, más allá de los cuestionamientos sobre su transparencia, se celebrarán en medio de una gravísima crisis que tiene al 80% de los ciudadanos en situación de pobreza extrema.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha asegurado que la maquinaria está a punto para la realización de estos comicios que coinciden además con la pandemia de coronavirus, que ha dejado 912 muertos en el país sudamericano.

Pobreza en Venezuela

El escenario

Poco más de 20 millones de venezolanos están llamados a escoger 277 diputados entre unos 14.400 aspirantes. En toda esa gama de candidatos no están los líderes tradicionales de la oposición, pues optaron por abstenerse de participar en estos comicios por considerarlos fraudulentos.

Pese a que los grandes nombres de la oposición no acudirán a las elecciones, sí lo harán algunos de sus partidos, intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Tras la intervención, el Supremo nombró como líderes de los partidos a antiguos militantes expulsados de las organizaciones y acusados de corrupción por sus excompañeros, dejando de lado a aquellos políticos que los encabezaban hasta ese momento.

Las votaciones no serán reconocidas por la Unión Europea (UE) ni por la Organización de Estados Americanos (OEA) y, según proyecciones, la abstención será la protagonista de la contienda.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

Crisis económica

El 96 % de los venezolanos se encuentra en la pobreza, según las mismas estimaciones que aseguran que el 80 % vive en la miseria y debe soportar los problemas diarios de la crisis, como los fallos eléctricos, la escasez de combustible, agua potable y gas doméstico o la depauperación de los servicios de salud, transporte e internet.

El país petrolero, además, acumula este año una inflación de 3.045,92 % mientras que su moneda, el bolívar, se devalúa casi a diario frente al dólar estadounidense, la divisa con que se completan la mayoría de las operaciones comerciales en Venezuela.

Solo en noviembre, el bolívar se depreció un 50,90% frente al dólar.

Además, el salario mínimo legal, devengado por unos 10 millones de obreros y pensionistas, se mantiene en 400.000 bolívares mensuales -es decir, menos de 40 centavos de dólar- mientras que una familia necesita cerca de 300 dólares para cubrir los gastos más básicos.

Juan Guaidó

El resultado

Quienes ganen mañana ocuparán sus escaños desde el 5 de enero de 2021, cuando se constituya la nueva Asamblea Nacional (AN, Parlamento). Esta nueva asamblea disputará el reconocimiento internacional con la actual Cámara de contundente mayoría opositora y liderada por Juan Guaidó.

Los diputados que respaldan a Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países, han dicho que darán continuidad a sus gestiones pese a que la Constitución establece que su período acaba en cinco años, y ellos fueron investidos en enero de 2016.

El oficialismo, por su parte, desarrolló una intensa campaña política que violó las medidas sanitarias de la pandemia al incluir numerosas concentraciones multitudinarias que contaron con la participación de representantes del Ejecutivo.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, encabezó varios actos proselitistas y planteó, en la recta final de la campaña, que dejará la Presidencia si la oposición vuelve a ganar el Parlamento, un escenario prácticamente imposible debido a la configuración del proceso electoral.