Guterres designa a Staffan de Mistura como su enviado personal para el Sáhara por Naciones Unidas

El diplomático italo-sueco sustituye al dimisionario Köhler
de mistura

 -  

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha designado este miércoles al diplomático italo-sueco Staffan de Mistura como su nuevo "enviado personal" para el Sáhara Occidental, un puesto que llevaba vacante desde la renuncia del alemán Horst Köhler en 2019.

El nombramiento de De Mistura se produce después de que tanto las autoridades marroquíes como las saharauis dieran su visto bueno a la propuesta del secretario general.

"El nuevo enviado personal proporcionará a buenos funcionarios en nombre del secretario general, trabajará con todos los interlocutores relevantes, incluidas las partes, los países vecinos y otras partes interesadas", aseguró hoy el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric. 

Dujarric apuntó que para el secretario general los esfuerzos "firmes e intensos" de Köhler "sentaron las bases para un nuevo impulso en el proceso político", que lleva años atascado.

El portavoz también destacó que el nuevo enviado personal "aporta varias décadas de experiencia en diplomacia y asuntos políticos".

De Mistura ya trabajó como enviado personal del secretario general para el conflicto sirio, puesto que ocupó entre 2014 y 2019. Anteriormente, había sido representante especial del máximo responsable de la ONU para Afganistán y para Irak y también estuvo destinado en el sur del Líbano como representante personal, entre otros cargos dentro del organismo multinacional.

El Gobierno marroquí mostró el pasado septiembre su conformidad con la designación del experimentado diplomático y señaló que su aceptación emanaba de su confianza en los esfuerzos de Guterres para alcanzar una solución "política, realista, duradera y consensuada" a la disputa sobre la región. 

El plan de la ONU para resolver el conflicto del Sáhara Occidental pasa por un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui al que Rabat se opone frontalmente, proponiendo como única alternativa una autonomía bajo la soberanía marroquí.

Köhler renunció a su cargo en mayo de 2019 sin conseguir mover las posturas irreconciliables de Marruecos y el Frente Polisario en torno al Sáhara Occidental, ni siquiera en las dos rondas de conversaciones que el alemán propició en Ginebra en 2018 y 2019. En ellas, las dos partes ni siquiera se sentaron en la misma mesa.

Al término de aquellas conversaciones frustradas, Marruecos dejó claro que no pensaba volver a una hipotética mesa de negociaciones si en ella no se sentaba -y no con un simple estatuto de observador- el otro país con intereses en la zona, Argelia, que alberga los campos de refugiados saharauis de Tinduf.