PUBLICIDAD

Iberdrola

Haftar advierte que el LNA “no se quedará de brazos cruzados” tras los enfrentamientos en Trípoli

El mariscal ha instado al pueblo a “reparar la situación antes de que sea demasiado tarde” días después de los combates en la capital libia
haftar-libia

REUTERS/ESAM OMRAN  -   El Mariscal libio Khalifa Haftar, en Bengasi, Libia, el 24 de diciembre de 2020

Tras varios días de violentos enfrentamientos en Trípoli, el comandante del Ejército Nacional Libio (LNA), Jalifa Haftar, ha lanzado una advertencia a todos los grupos armados que han participado en los combates en la capital libia. “No construimos un ejército para quedarnos de brazos cruzados y ver cómo los abusadores arrastran a Libia al abismo”, declaró el mariscal durante una visita a la ciudad de Kufra, al sureste del país, según recoge The Libya Update.

“Solo el pueblo salvará a Libia y terminará con su cautiverio con la protección del Ejército”, aseguró Haftar, quien también subrayó que la solución está “en manos del pueblo, que debe liderar el proceso político para recuperar sus derechos y construir su Estado”.

kufra-libia-haftar
PHOTO/REUTERS - Fotografia de archivo, tropas y vehículos del ejército nacional en Kufra, se ven participando en una misión de la "Operación Dignidad", en la frontera libio-egipcia, cerca de Kufra, el 4 de junio de 2014

Haftar ha destacado la importancia y la responsabilidad de la sociedad libia para lograr un cambio en el país, indicando que los ciudadanos libios “no deberían esperar que una clase política o un partido extranjero los libre de su sufrimiento”. El mariscal también ha instado a las fuerzas nacionales a reorganizarse “para inclinar la balanza a favor del pueblo” y ha prometido que el Ejército estará al lado de los ciudadanos “hoy y mañana”.

Asimismo, durante su discurso, Haftar ha aludido a la corrupción política. “Los libios tienen derecho a preguntarse donde va el dinero de su país”, indicó. “Nosotros, el pueblo y el Ejército, tenemos que reparar la situación antes de que sea demasiado tarde, así como juntos hemos remediado el peligro del terrorismo”, añadió Haftar.

De acuerdo con analistas citados por Arabi21, la visita de Haftar al sur “es un intento de demostrar su control sobre esa región”, mientras que sus “amenazas” a los políticos libios tienen como objetivo “ganar apoyos en el sur e incitarlo contra el Gobierno de Dbeibé”.

haftar-lna-libia
AFP/ARIS MESSINIS - Khalifa Haftar durante las conversaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores griego en Atenas, el 17 de enero de 2020

Las declaraciones del mariscal libio se producen días después de que el portavoz de las fuerzas de Haftar, Ahmed Al-Mismari, indicase que el Ejército no apoya ni respalda a ninguna de las partes involucradas en los últimos enfrentamientos producidos en Trípoli.

Al-Mismari apuntó a la agencia de noticias italiana NOVA que el Comando General de Haftar opta por la neutralidad en el conflicto actual a pesar de apoyar “la legitimidad representada en la Cámara de Representantes”. Por otro lado, Al-Mismari reveló la disposición del LNA a intervenir si el Comando General lo solicita para proteger la seguridad del pueblo, informa Al-Arab.

libia-tripoli
AFP/MAHMUD TURKIA - Unas personas inspeccionan los cadáveres tras los enfrentamientos entre partidarios de gobiernos rivales en Trípoli, la capital de Libia, el 28 de agosto de 2022

El país ha estado sumido en la inestabilidad y en la violencia desde la caída del dictador Muamar Gadafi en 2011. Tras su derrocamiento, el país se vio arrastrado a una guerra civil que finalizó en 2020 con un alto el fuego “nacional y permanente” firmado por los dos bandos enfrentados: el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) con base en Trípoli y las fuerzas del Este representadas por el Parlamento de Tobruk. Sin embargo, este acuerdo impulsado por Naciones Unidas no ha sido suficiente para lograr la ansiada estabilidad política en el país.

tripoli-libia
AFP/MAHMUD TURKIA - Combatientes leales al Gobierno de Unidad Nacional aparecen en una calle de la capital libia, Trípoli, el 27 de agosto de 2022, tras los enfrentamientos entre grupos libios rivales

La situación se ha ido deteriorando durante este año. Después de que el proceso electoral colapsase y se pospusieran indefinidamente las elecciones programadas para diciembre de 2021, el Parlamento de Tobruk declaró ilegal el actual Gobierno de Abdul Hamid Dbeibé por haber superado el plazo fijado por Foro de Diálogo Político Libio (LPDF), un organismo respaldado por la ONU que seleccionó a Dbeibé como jefe de Gobierno encargado de organizar los comicios que finalmente no se llegaron a celebrar.

dbeibe-libia
AFP/MAHMUD TURKIA - El primer ministro interino de Libia, Abdulhamid Dbeibah, asiste a una ceremonia de graduación militar en la capital, Trípoli, el 3 de julio de 2022

En marzo, el Parlamento de Tobruk designó un nuevo Ejecutivo con Fathi Bashagha a la cabeza, aunque Dbeibé rechazó su nombramiento asegurando que solo cedería el poder tras unas elecciones.

bashagha-libia
AFP/ABDULLAH DOMA - Fathi Bashagha, exministro del Interior y actual primer ministro designado por el Parlamento de Tobruk

Bashagha, exministro del Interior, ha tratado de entrar en Trípoli en varias ocasiones. En mayo lo logró, pero después de varios combates entre milicias afines a su Gobierno y al de Dbeibé tuvo que abandonar la capital. No obstante, el primer ministro designado por Tobruk lo ha vuelto a intentar recientemente, provocando violentos enfrentamientos que han causado al menos 32 muertos y 159 heridos, según el Ministerio de Salud.

Aunque la calma haya vuelto a la capital después de varias jornadas violentas, las tensiones entre las milicias de Deibé y Bashagha continúan y amenazan con volver a los enfrentamientos en cualquier momento. Igualmente, las recientes declaraciones de Haftar apuntan a una posible intervención del LNA en caso de que los combates se reanuden en Trípoli.