Haftar pide ayuda a Egipto para poner fin a la intervención turca en Libia

Los combates se recrudecen en torno al punto geoestratégico de Tarhouna
El mariscal libio Jalifa Haftar

PHOTO/REUTERS  -   El mariscal libio Jalifa Haftar

El comandante del Ejército Nacional de Libia (LNA, por sus siglas en inglés), el mariscal de campo Jalifa Haftar ha pedido este miércoles el apoyo internacional de Egipto para poner fin a la intervención turca en la nación norteafricana. El viaje de Haftar a El Cairo se ha producido al mismo tiempo que el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido internacionalmente por la ONU y con sede en Trípoli, estaba inmerso en una ofensiva para recuperar el control del antiguo aeropuerto de la capital, inhabilitado desde 2014 y una de las posiciones claves para defender la ciudad a través del eje del sur. 

El líder del LNA ha viajado a la capital egipcia para reunirse con varios oficiales de alto rango egipcio para coordinar y analizar la evolución de la situación actual en Libia. En este encuentro, el comandante libio mostró su rechazo a cualquier negociación con su rival, Fayez Sarraj, el máximo representante del GNA, mientras haya presencia de milicias o soldados turcos en Libia, según ha informado el portal digital Egypt Independent. 

El presidente egi
PHOTO/ Presidencia de Egipto - El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi recibe al jefe del autodenominado Ejército Nacional Libio (LNA), Jalifa Haftar en esta fotografía de archivo del 14 de abril 2019

Durante la reunión, Egipto también ha afirmado estar preocupado por la injerencia extranjera en Libia y ha hecho hincapié en la necesidad de dejar de suministrarles armas. Este mismo periódico ha informado de que “El Cairo confirmó que no permitiría ninguna amenaza a sus fronteras occidentales”. 

En este contexto, Haftar ha renovado su petición para levantar el embargo de armas contra el Ejército Nacional de Libia, apenas unas horas después de que el portavoz de sus filas, Ahmed al-Mismari, denunciase este martes la llegada a Misrata de un buque de carga turco que transportaba vehículos militares y armas. Al-Mismari también destacó que, tras varios reveses en el frente oeste y el sur de Trípoli, este lunes habían recuperado el control de las instalaciones militares de Al Asaba, en el oeste de la capital.  

Ahmed al Mismari, portavoz del Ejército Nacional Libio (LNA)
REUTERS/ESAM OMRAN - Ahmed al Mismari, portavoz del Ejército Nacional Libio (LNA)

Haftar cuenta con el respaldo de Jordania, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Sudán, Rusia y Francia; mientras que el Gobierno de Trípoli, respaldado por los Hermanos Musulmanes y reconocido internacionalmente por Naciones Unidas o Italia, recibe ayuda militar de Turquía y Qatar. La escalada militar en este estado del Norte de África se ha intensificado en los últimos meses a raíz de un acuerdo firmado el pasado mes de noviembre entre Turquía y el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), con sede en Trípoli y liderado por Fayez Sarraj.

En el marco de este acuerdo de seguridad y cooperación económica, Ankara ha aumentado su presencia en Libia, con el envío de cientos de mercenarios y decenas de cargamentos de material militar. Hasta ahora, Turquía ha trasladado a la nación norteafricana a más de 10.000 mercenarios, la mayoría procedentes de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, algo que no ha sido visto con buenos ojos por la comunidad internacional. 

Los combatientes leales al Gobierno Libio de Acuerdo Nacional (GNA) recapturaron el Aeropuerto Internacional de Trípoli, el 3 de junio de 2020
PHOTO/AFP - Los combatientes leales al Gobierno Libio de Acuerdo Nacional (GNA) recapturaron el Aeropuerto Internacional de Trípoli, el 3 de junio de 2020, tras los enfrentamientos con las fuerzas rivales leales al mariscal Khalifa Haftar

Las milicias del GNA han anunciado este miércoles el inicio de una ofensiva militar para tratar de reconquistar la ciudad de Tarhouna, uno de los enclaves logísticos más importantes de las tropas que actúan bajo las órdenes de Haftar. Unas horas más tarde, Fuentes de la Operación Volcán de Ira han asegurado a la agencia de noticias EFE que varias unidades lograron romper la resistencia de las tropas del LNA y penetrar en el aeródromo a través de la localidad de Qasr bin Gashir. Una serie de vídeos publicados en diversas redes sociales muestran a distintos vehículos del GNA circulando por las pistas de este aeropuerto, ocupado desde abril de 2019 por las milicias del LNA. 

Un combatiente leal al Gobierno Libio de Acuerdo Nacional (GNA) reconocido por la ONU se encuentra en la pista del Aeropuerto Internacional de Trípoli
PHOTO/AFP - Un combatiente leal al Gobierno Libio de Acuerdo Nacional (GNA) reconocido por la ONU se encuentra en la pista del Aeropuerto Internacional de Trípoli tras su recaptura de las fuerzas rivales leales al mariscal Khalifa Haftar, el 3 de junio de 2020

La reconquista de este punto clave ha tenido lugar un día después de que la Misión de Apoyo de la Organización de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL, por sus siglas en inglés) indicase que las partes enfrentadas en la guerra libia darían luz verde a la reanudación de las conversaciones de la Comisión Militar Conjunta (JMC) 5 + 5 relativas a la pasada conferencia de Berlín celebrada el 19 de enero. “La UNSMIL espera que la respuesta de las partes coincida con la cesación de las hostilidades y la reducción del uso de la incitación al odio con el fin de llegar a una solución que restablezca el prestigio del Estado y sus instituciones, así como la estabilidad y el bienestar que el pueblo merece”, recalcaba este organismo a través de un comunicado oficial. 

El director del Comité Internacional de Rescate en Libia, Tom Garofalo también aplaudió este anuncio y dijo que “un alto el fuego en Libia es muy necesario y debe comenzar inmediatamente. Desde abril de 2019, más de 400 civiles han muerto como resultado de los combates y siguen siendo los que pagan el precio más alto por el conflicto: solo el domingo, cinco personas más perdieron la vida al caer una serie de proyectiles sobre la capital, Trípoli, un ejemplo más del carácter indiscriminado de los ataques que se han convertido en un sello distintivo de este conflicto”.