Haftar se prepara para tomar Trípoli, tras una batalla que deja 1.093 muertos

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: Miembros del Ejército de Liberación Nacional Libio (LNA), comandados por Jalifa Haftar. REUTERS/ ESAM OMRAN AL-FETORI

Tras cuatro meses de enfrentamientos, los combates ya han llegado al territorio de la capital libia. Así, el pasado 14 de julio, nueve miembros del Ejército de Liberación Nacional de Libia, comandado por el mariscal Jalifa Haftar (LNA, por sus siglas en inglés), murieron en distintos barrios del sur de Trípoli, a la vez que el Gobierno de Unidad Nacional auspiciado por Naciones Unidas y liderado por Fayez Sarraj (GNA, por sus siglas en inglés), intensificaba sus bombardeos contra los equipos militares del Ejército de Haftar.

El LNA, entonces, emitió un comunicado instando a los civiles a que tomasen precauciones y evitasen las zonas de enfrentamiento, como Salaheddin y Al Hadaba, barrios meridionales próximos al aeropuerto de Trípoli, donde comenzó la ofensiva del mariscal. Sumado a esto, el GNA lanzó una operación aérea denominada “Volcán de Ira”, cuyo objetivo fue bombardear posiciones rivales de las tropas de Haftar en el sur de la capital, entre ellas, un edificio en el distrito de Ain Zara, donde presuntamente se escondían francotiradores. 

El Ejército del mariscal, después de haber recibido estos ataques, se estaría ahora preparando para responder. Una fuente de seguridad consultada por la agencia EFE asegura Haftar está desplegando a efectivos en la población de Wadi Marsit para recuperar el control de la ciudad de Gharyan, ubicada a 75 kilómetros al sur de Trípoli y clave para una eventual toma de la capital. 

Pie de foto: Mapa que muestra las zonas de combate alrededor de la capital libia, Trípoli. AFP/AFP

Según Middle East Monitor, que cita a la División de Información de Guerra del LNA, el Ejército de Haftar estaría organizándose para lanzar un ataque decisivo sobre Trípoli con el objetivo de hacerse con el control, como así lo publicaron en su página de Facebook: “Se espera que el general Haftar pronuncie un discurso anunciado el lanzamiento de las últimas operaciones para liberar Trípoli […] las próximas horas marcarán la victoria de las tropas de Haftar, según la voluntad de Dios”, versaba el mensaje de la red social. 

Por su parte, el comandante de la 73ª brigada avanzada del LNA, el general Salih Buhaliq, declaró a Sputnik que los efectivos del mariscal se encontraban ya “a las puertas de la plaza de los Mártires”, y que el “enemigo había sido derrotado”, por lo que “comenzó a huir del campo de batalla para realizar ataques terroristas dentro de la ciudad”.

La escalada de violencia en Libia se ha recrudecido desde que el pasado 4 de abril el mariscal Jalifa Haftar lanzara una ofensiva militar sobre Trípoli, la capital, con el objetivo de combatir a los terroristas en el país y recuperar el control del que es considerado como un Estado fallido, si bien existe el GNA, que está respondiendo a la operación de Haftar. En este escenario, operan también milicias islamistas y los denominados ‘señores de la guerra’, que defienden sus territorios particulares, pugnan por el negocio del petróleo – actualmente dominado por Haftar – e incurren, muchos de ellos, en actividades ilícitas, como el tráfico de armas y personas, sobre todo migrantes que quieren alcanzar el territorio europeo.

Pie de foto: Esta captura, obtenida de un video publicado en la página de Facebook de la División de Información de Guerra del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar, muestra a un combatiente corriendo mientras disparaba una ametralladora, según se informa, en un suburbio del sur de la capital, Trípoli. AFP PHOTO / LNA WAR INFORMATION DIVISION

Naciones Unidas pide un alto el fuego        

Ante este escenario, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas solicitó a las partes que se comprometieran “a la desescalada de la situación y a lograr un alto el fuego”. Del mismo modo, en el comunicado, la institución de la ONU requirió que se volviera “a la mediación política de las Naciones Unidas”, mostrando su apoyo total “a la dirección del representante especial del secretario general de las Naciones Unidas, Ghassan Salamé”.

Además, el Consejo pidió “el pleno respeto del embargo de armas por todos los Estados miembros, de conformidad con la resolución 1970 de 2011”. En esta línea, cabe destacar que la semana pasada salió a la luz que cuatro misiles antitanques del modelo Javelin hallados en Libia en manos de combatientes leales a Haftar pertenecían a Francia, que los había comprado con anterioridad a Estados Unidos. Desde que se estableciese el embargo de armas hace 8 años, los incumplimientos han sido flagrantes. Uno de los últimos casos fue revelado por Daniel Abascal en Atalayar: el 25 de mayo, un barco con un envío iraní de armas y otra serie de componentes tecnológicos necesarios para el montaje de drones – presumiblemente del modelo Qasef-2K – llegaba al puerto yemení de Al Hudeida, con destino a las instalaciones de los rebeldes hutíes.

Pie de foto: Hoja informativa sobre el sistema de misiles antitanque Javelin. AFP/AFP

Más de 1.000 víctimas mortales

La Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) ha revelado que el balance de víctimas mortales en el conflicto abierto en Libia se ha elevado hasta las 1.093 personas, de las cuales, 106 son civiles. Además, el número de heridos se ha incrementado hasta los 5.752, incluyendo en dicha cifra a 294 civiles. La WHO ha comunicado, además, que los desplazados por la violencia rondan los 100.000.

Pie de foto: Un combatiente leal al Gobierno libio del Acuerdo Nacional (GNA) entre las ruinas de un edificio cerca del complejo militar de Yarmouk, tras los ataques aéreos al sur de la capital libia, Trípoli. AFP/MAHMUD TURKIA

En total, desde que estallara la revolución el 17 de febrero de 2011, que propició la caída del régimen de Muamar el Gadafi tras 42 años ininterrumpidos en el poder, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR, por sus siglas en inglés) estipula que 1,3 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en Libia. Del mismo modo, la agencia de la ONU cifra en 217.002 el número de desplazados internos y en 43.113 el número de refugiados y solicitantes de asilo.