Haití, crónica de una muerte anunciada 

Detienen a 15 colombianos y dos estadounidenses por el asesinato del presidente Jovenel Moïse
Los sospechosos del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise

AP/JOSEPH ODELYN  -   Los sospechosos del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise

Poco después de la media noche del 7 de julio en Haití, un grupo de hombres armados y con pasamontañas merodeaban por la residencia privada del presidente Jovenel Moise. A la 01:00 am, comenzaban los disparos y el asalto a la residencia presidencial en la exclusiva calle Pèlerin 5, en Puerto Príncipe, cerca de una comisaría local, donde se produjo el magnicidio del presidente Moise y su esposa Martine, que resulto gravemente herida y horas más tarde fue trasladada de urgencia al hospital de Miami.

El presidente contaba con un nutrido grupo de guardaespaldas y policías armados para protegerlo, lo que hace que muchos se pregunten cómo fue posible para el grupo de asalto entrar en la vivienda sin oposición. Sorprende también que la operación se produzca a poco más de dos meses de las elecciones presidenciales y legislativas, previstas para el 26 de septiembre, a las que Moise no se podía presentar y que estaban rodeados de polémica, dado que gran parte del país consideraba que el presidente llevaba desde febrero gobernando Haití ilegítimamente.

El primer ministro interino de Haití, Claude Joseph, en una rueda de prensa después de que los sospechosos del asesinato del presidente Jovenel Moise REUTERS/ESTAILOVE ST-VAL
REUTERS/ESTAILOVE ST-VAL-El primer ministro interino de Haití, Claude Joseph, en una rueda de prensa después de que los sospechosos del asesinato del presidente Jovenel Moise

Los detalles sobre el asesinato del presidente de Haití, van abriéndose paso entre la confusión. 48 horas más tarde de este magnicidio, la Policía de Haití ha informado del arresto de una escuadra de mercenarios como “presuntos asesinos” del mandatario. Por el momento, los detalles oficiales son muy escasos pero las teorías iniciales apuntan a un comando de mercenarios "bien entrenados". Desde primeras horas, voces como la del ex primer ministro Laurent Salador Lamorthe, quien sirvió en la Administración del anterior presidente, Joseph Michel Martelly, apuntaban a la teoría de un comando de paramilitares a sueldo.

A falta de una teoría del crimen, oficial, los observadores tratan de descifrar los puntos más llamativos del trágico episodio. La información oficial hasta el momento por parte de las autoridades haitianas es que al menos 28 atacantes participaron en el magnicidio. En una rueda de prensa, el jefe de la Policía, León Charles, ha detallado que 15 colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano fueron interceptados tras una operación policial de dos días “Era un comando de 28 atacantes, incluidos 36 colombianos, mientras que interceptamos a 15 colombianos y a dos estadounidenses de origen haitiano. Tres colombianos murieron y otros ocho están prófugos”, según indica el diario Le Nouvelliste. 

El jefe de policía Leon Charles en una rueda de prensa después de que los sospechosos del asesinato del presidente Jovenel Moise REUTERS/ESTAILOVE ST-VAL
REUTERS/ESTAILOVE ST-VAL-El jefe de policía Leon Charles en una rueda de prensa después de que los sospechosos del asesinato del presidente Jovenel Moise

Son los primeros detalles que se filtran sobre la identidad de los detenidos. Anteriormente, la Policía Nacional de Haití había informado de que hasta ahora había arrestado a seis personas por su supuesta implicación en el asesinato del presidente Moise, y otras cuatro habrían sido abatidas durante la persecución. "Tenemos a los autores físicos y buscamos a los intelectuales", dijo el jefe de la Policía, León Charles, en una declaración televisada junto al primer ministro interino, Claude Joseph.

El ministro haitiano de Elecciones, Mathias Pierre, ha identificado a uno de los sospechosos detenidos como James Solanges, ciudadano estadounidense de ascendencia haitiana y presuntamente residente en el sur de Florida, en declaraciones vía telefónica al New York Times. La identificación de Solages apuntala aún más la teoría inicial de las autoridades haitianas, que sostuvieron que el presidente fue asesinado —la madrugada del martes al miércoles— por "extranjeros". Previamente, las fuerzas del orden no habían dado ninguna información sobre los posibles perpetradores o sus motivos, salvo un inusual comentario del primer ministro interino, Claude Joseph, sobre que algunos sospechosos en el escuadrón hablaban español.

La gente presiona a la policía para que entregue los cuerpos de dos hombres que fueron traídos por la policía después de que fueron asesinados  REUTERS/JOSEPH ODELYN
REUTERS/JOSEPH ODELYN-La gente presiona a la policía para que entregue los cuerpos de dos hombres que fueron traídos por la policía después de que fueron asesinados 

Posteriormente las autoridades colombianas recibieron otros cuatro nombres de personas capturadas por la policía haitiana, que corresponderían a cuatro soldados retirados del ejército. Ya por la noche, el ministro de Defensa colombiano, Diego Molano, anunció que “la información señala que son ciudadanos colombianos, miembros retirados del Ejército Nacional” en respuesta a una solicitud oficial por parte de Interpol sobre seis sospechosos. Por su parte, el general Jorge Luis Vargas, director de la policía nacional de Colombia complementó que  “se están haciendo todas las verificaciones ya en Colombia para enviar un informe completo a las autoridades de Haití”.  

La forma en que se perpetró el crimen sigue siendo un misterio. Los vídeos conocidos revelan que la operación fue ejecutada por un grupo de unas 30 personas que huyeron tranquilamente de la residencia presidencial en cinco camionetas. Del asesinato se sabe que Moïse recibió 16 disparos en su cama. Los asesinos se presentaron con chalecos de la agencia antidroga estadounidense DEA, aunque el Departamento de Estado negó que los atacantes fueran agentes suyos. 

Un cochede la policía lleva a dos detenidos a la comisaría de Petion Ville en Puerto Príncipe, Haití,  REUTERS/JOSEPH ODELYN
REUTERS/JOSEPH ODELYN-Un cochede la policía lleva a dos detenidos a la comisaría de Petion Ville en Puerto Príncipe, Haití

La propia sucesión del mandatario también tiene varios elementos de intriga. Moïse había nombrado recientemente como primer ministro a Ariel Henry, quien iba a asumir el cargo este miércoles para llevar al país a los comicios, sustituyendo al interino Claude Joseph, nombrado -temporalmente y de forma interina- por el propio Moïse el pasado abril tras la dimisión del primer ministro anterior. Pero Henry no ha tenido tiempo de calzarse la banda ministerial, por lo que el gobierno 'de facto' ha recaído en Joseph, quien estaba a punto de salir de su puesto.

El asesinato viene precedido de años especialmente turbulentos, macerados en la perenne crisis económica y política en la que vive el país antillano. Moïse, quien llevaba casi un año gobernando por decreto, enfrentaba desde hacía varios meses una creciente oposición por su empeño en mantenerse en el poder más allá de su mandato.

Moïse llegó al poder a raíz de unas elecciones marcadas por los retrasos continuos, por las múltiples acusaciones de fraude y, sobre todo, por una bajísima participación.  Hijo de un mercader y de una costurera, Moïse era un empresario agrícola que nunca había ejercido ningún cargo político hasta el momento en el que el expresidente Michel Martelly lo eligió su sucesor al frente del Partido haitiano Tèt Kale (PHTK) en 2015. Aunque aún no sabemos quién está detrás de este magnicidio, queda claro que el presidente tenía muchos enemigos.