Hassan Nasrallah advierte que el futuro de Hizbulá no estará en la mesa de negociación entre Estados Unidos e Irán

El líder del partido chií también ha asegurado que están preparados para tomar represalias ante cualquier ataque de Washington y sus aliados
Atalayar_Hizbulá Calle

PHOTO/REUTERS  -   Una bandera de Hizbulá y un cartel en el que aparece el líder de Hizbulá en Líbano, Sayyed Hassan Nasrallah

El líder de Hizbulá, Hassan Nasrallah, afirmó en una entrevista concedida a la cadena Al-Mayadeen TV, que la organización chií ha duplicado su suministro de misiles guiados de precisión y que están preparados para atacar cualquier parte de Israel y los territorios palestinos ocupados. 

“El proyecto de misiles de precisión no se ha detenido y no se detendrá”, advirtió. Y añadió que cualquier ataque de Israel contra Líbano tendrá represalias. 

Además, acusó, aunque sin pruebas, a Arabia Saudí, Israel y Estados Unidos de planear su asesinato. Según lo explicado por Nasrallah, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman habría planteado el tema de su asesinato durante una visita a Washington. Algo a lo que la Administración Trump habría accedido pero que llevaría a cabo Israel.

La entrevista se produce en un momento de gran tensión entre las partes implicadas. Por un lado, Estados Unidos e Israel y, por otro, Irán y sus aliados como Hizbulá. A las advertencias lanzadas por el líder de la organización islamista se suman las represalias que prometió el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, tras el asesinato del científico nuclear iraní más importante del país, Mohsen Fajrizadeh, del que Israel fue señalado por Teherán como responsable. 

La muerte Fajrizadeh, que fue asesinado en una emboscada en carretera, enfureció a Irán desatando multitudinarias manifestaciones en apoyo del científico y de rechazo a Israel y Estados Unidos. 

Otro ataque que tensó la cuerda en la región fue el asesinato del comandante de las Fuerza Quds iraní, un cuerpo de élite de la poderosa Guardia Revolucionaria. El teniente general Qassem Soleimani fue abatido en Bagdad a comienzos de este año por un dron estadounidense.

De Soleimani, reveló que mantenía buenas relaciones con las facciones palestinas y que “no había líneas rojas” en la provisión de apoyo logístico como la entrega de misiles Cornet a Hamás en Gaza. 

En la entrevista, Nasrallah, solidarizándose con los dirigentes iraníes, reiteró su promesa de tomar represalias contra Estados Unidos, aunque advirtió de la necesidad de abordar esta cuestión con cuidado ahora que Trump, al que tachó de “loco”, está a punto de dejar el cargo. "Con una figura del tipo de presidente estadounidense Donald Trump que es megalómano y enfadado, no se puede esperar nada", dijo.

Atalayar_Hassan Nasrallah líder de Hizbulá
PHOTO/AFP - Una imagen tomada de la televisión de Hizbulá al-Manar el 4 de mayo de 2020, muestra a Hassan Nasrallah 
Irán en el punto de mira

Hizbulá al igual que otras milicias chiíes regionales son vistos por Washington como brazos armados del régimen iraní extendidos por Oriente Medio. Estados Unidos ha acusado recientemente a Irán de transportar armas a sus aliados en Irak, Siria, Líbano y Yemen, lo que podría amenazar los intereses de sus socios, Arabia Saudí e Israel. 

Por este motivo el Pentágono ha enviado un portaaviones, un submarino de misiles guiados, cruceros y bombarderos de largo alcance a la región en las últimas semanas en lo que se pretende una demostración de fuerza que disuada a Irán y sus aliados de posibles ataques ahora que se acerca el aniversario del asesinato de Soleimani, el próximo 3 de enero. 

El jefe del Comando Central, el general Kenneth McKenzie, aseguró la semana pasada que las fuerzas estadounidenses están listas para defenderse a sí mismas y a sus socios en la región de cualquier ataque iraní. La Embajada de Estados Unidos en Bagdad ha sido en las últimas semanas el blanco preferido por las milicias locales vinculadas a Irán, aunque el último bombardeo fue condenado por Teherán. 

Israel por su parte también habría enviado un submarino al Golfo la semana pasada, y ha recibido apoyo de Washington a su campaña aérea contra objetivos vinculados a Irán en Siria. Medida confirmada por el general israelí Hidai Zilberman, en una entrevista concedida a un periódico saudí. 

En lo que respecta a las futuribles negociaciones entre Teherán y Washington para volver a poner en marcha el acuerdo nuclear de 2015, Nasrallah advirtió que la influencia de Irán en las organizaciones y milicias regionales debe quedar fuera de toda negociación.

La cuestión de Líbano

El líder de Hizbulá también hizo referencia a la compleja situación política que atraviesa Líbano. “Existe un problema de confianza que retrasa la formación del Gobierno, y es principalmente entre el presidente Michel Aoun y el ex primer ministro Saad Hariri”. Y destacó la atmósfera de cooperación que tienen con el segundo. 

En cuanto a las negociaciones sobre la demarcación de las fronteras marítimas actualmente en curso, afirmó que no llegarán a ninguna parte teniendo en cuenta que están auspiciadas por Estados Unidos. Y alertó que están en su derecho de “prevenir cualquier robo israelí” en sus aguas. 

También puso en valor la ayuda que Hizbulá está prestando a los libaneses en estos tiempos difíciles.