PUBLICIDAD

Iberdrola

Hezbolá califica el acuerdo marítimo como una “gran victoria” pero niega la normalización de relaciones con Israel

El grupo chií libanés también anunció el fin de “todas las medidas excepcionales y especiales” contra Israel
hezbollah-nasrallah

REUTERS/HASAN SHAABAN  -   El líder de Hezbolá en Líbano, Sayyed Hassan Nasrallah

El secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, se ha pronunciado acerca del reciente acuerdo histórico marítimo alcanzando por Israel y el Líbano. Nasrallah ha considerado este pacto como una “gran victoria” para Beirut. “Nuestra misión se ha completado”, declaró Nasrallah en un discurso televisado. No obstante, ha subrayado que el acuerdo no es un “tratado internacional” ni supone “un reconocimiento de Israel”. Asimismo, tampoco sienta las bases para la normalización entre ambos países.

Tras este acuerdo, Hezbolá también ha puesto fin a la movilización “especial” contra Israel después de amenazar con atacar durante varios meses. “Todas las medidas excepcionales y especiales y la movilización llevada a cabo por la resistencia durante varios meses ahora se declaran terminadas”, explicó Nasrallah.

Después de meses de conversaciones indirectas mediadas por Amos Hochstein, el enviado de Estados Unidos para asuntos energéticos internacionales, Israel y el Líbano firmaron este jueves el histórico acuerdo que establece una frontera marítima entre ambos pases y delimita sus zonas económicas.

“Hemos oído hablar de los Acuerdos de Abraham. Hoy se abre una nueva era. Podría ser el acuerdo Amos Hochstein”, apuntó el principal negociador libanés y vicepresidente del parlamento, Elias Bou Saab, aludiendo a la normalización entre Israel y varios países árabes.

israel-lebanon-deal
AFP PHOTO/HO/DALATI Y NOHRA - El presidente del Líbano, Michel Aoun (R), posando con el mediador estadounidense Amos Hochstein en el palacio presidencial de Baabda, con un documento relacionado con el acuerdo sobre la frontera marítima entre el Líbano e Israel

A través del acuerdo, Israel confirma sus derechos de perforación en el yacimiento de gas Karish, mientras que el Líbano podrá explotar el yacimiento Qana. En este sentido, dos ministros han señalado a Axios que el acuerdo incluye una cláusula “anti-Irán” que establece que Jerusalén podrá vetar la entrada de ciertas empresas que quieran extraer gas de Qana. Las empresas de un país que no tiene relaciones diplomáticas con Israel podrán operar en el yacimiento solo si Israel lo aprueba, según las fuentes.

El primer ministro israelí, Yair Lapid, ha celebrado este acuerdo, alcanzado pocos días antes de las elecciones. “No todos los días un país enemigo reconoce al Estado de Israel, en un acuerdo escrito, ante toda la comunidad internacional”, declaró Lapid.

lapid-israel
AFP/ EMMANUEL DUNAND - El primer ministro israelí, Yair Lapid

No obstante, el presidente del Líbano, Michel Aoun, ha asegurado que este acuerdo no tiene “implicaciones políticas” y que la cuestión sobre la frontera sur se resolverá en el futuro a través del “diálogo”, según recoge Reuters. Aoun ha querido reafirmar que este acuerdo es puramente “técnico” y que no tendrá “dimensiones o impactos políticos que contradigan la política exterior del Líbano”. Beirut todavía no reconoce a Israel y, técnicamente, ambos países están en guerra.

El exprimer ministro de Israel y uno de los candidatos de las próximas elecciones, Benjamin Netanyahu, ha sido unas de las voces críticas israelíes contra el acuerdo con el Líbano. Netanyahu ha calificado el pacto como “una rendición histórica” a Hezbolá. “El Líbano obtuvo el 100%, Israel obtuvo 0”, afirmó, cargando contra Lapid por ceder ante Beirut.

netanyahu-israel
AFP/ABIR SULTAN - El exprimer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu 

En un principio, el exprimer ministro amenazó con no cumplir el acuerdo si regresaba al poder, aunque, recientemente, ha suavizado su discurso ya que las encuestas han revelado que muchos ciudadanos apoyan el acuerdo, señala The New York Times