Hollande viaja a Argelia para reforzar la cooperación económica y de seguridad

 -  

Daniel Abascal/Agencias

El presidente francés, François Hollande, ha realizado una visita de amistad y de trabajo a Argelia destinada a profundizar el "diálogo y la concertación política" entre Argel y París con una entrevista con el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika. En una declaración a la prensa al salir de sus discusiones con el Presidente Bouteflika, el jefe de Estado francés afirmó que “la relación personal” que ha establecido con el Presidente Bouteflika va a “permitirnos reforzar  nuestros lazos  en los marcos económico, cultural y humano”. Esta relación personal, agregó, permitirá igualmente a ambos países aportar las “mismas propuestas” en lo referente a la “superación de las crisis y la restauración de la paz y de la seguridad  en la región y en el mundo”.

Tras calificar  de “sustancial” y de “calurosa” su entrevista con el Presidente Bouteflika, François Hollande indicó que ambas partes habían evocado igualmente  las cuestiones ligadas a las “relaciones bilaterales, a la asociación económica, al desarrollo y a los intercambios humanos”. Fueron  también evocadas  durante la entrevista, la situación en Libia y el Sahel, así como la lucha contra el terrorismo, añadió el Presidente francés.

Hollande fue recibido en el aeropuerto Huari Bumedien por el presidente del Senado argelino, Abdelkader Bensalah; el primer ministro, Abdelmalek Sellal, y varios representantes del Gobierno de la nación norteafricana. El viaje se enmarca en el desarrollo de la denominada Declaración de Argel para la Amistad y la Cooperación, firmada en diciembre de 2012, y permitirá, asimismo, a ambos países estudiar la situación política y de seguridad en el norte de África, explicó la Presidencia argelina en un comunicado.

"Argelia y Francia comparten la misma voluntad de construir una asociación de igual a igual orientada hacia el desarrollo y hacia la juventud", afirmó este lunes Hollande en una tribuna publicada por el periódico local en francés "Le Quotidien d'Oran".

Imagen eliminada.

Esta es la segunda visita oficial de Hollande a Argelia tras la efectuada en 2012, durante la que firmó la citada Declaración de Argel sobre la Amistad y la Cooperación entre París y su antigua colonia.

Al contrario que su predecesor, Nicolas Sarkozy, Hollande ha apostado por revitalizar la relación bilateral, lo que se ha traducido en una mayor colaboración en diversos campos, en particular en la lucha contra los movimientos yihadistas en la región del Sahel. En ese marco, el mandatario francés elogió en su columna en la prensa local "el papel determinante desempeñado por Argelia para el éxito de la firma, en mayo pasado, del Acuerdo de Argel de paz y reconciliación en Malí".

En el terreno económico, la política de Hollande en Argelia busca recuperar su peso en el mercado argelino, donde Francia ha quedado relegada a la segunda posición después de China. Aún así, la república francesa, que exporta a Argelia cereales, medicamentos y automóviles, es en la actualidad el segundo socio comercial del país norteafricano. "Hay muchas (propuestas) de inversión desde ambas orillas del Mediterráneo que me han sido presentadas. Mi visita a Argel será la ocasión de estudiarlas de forma concreta y de fortalecer la asociación económica entre nuestros dos países", declaró Hollande en su artículo. "Después de implantaciones de Renault en Orán y de Alstom en Anaba, las iniciativas se multiplican. Cerca de 7.000 empresas francesas exportan a Argelia y 450 están establecidas en el país, donde emplean a más de 140.000 personas", enumeró el presidente galo.