Hungría cierra su frontera a los migrantes y Turquía presiona con Merkel de visita

 -  

Atalayar/lainformacion.com

Pie de foto: Valla entre Hungria y Serbia (AFP)

Hungría cerró la noche del viernes al sábado, tal como anunció, los principales puntos de paso de migrantes de su frontera con Croacia. Por su parte, Turquía calificó el plan migratorio de Europa como un "simple proyecto", con un presupuesto "inaceptable" mientras mañana espera la visita de la canciller alemana, Angela Merkel.

Continúa la llegada de migrantes a Europa y la contrucción de vallas para evitar que lleguen. Hungría cerró la noche del viernes al sábado, tal como anunció, los principales puntos de paso de migrantes de su frontera con Croacia, mientras que Turquía calificaba su "plan de acción" migratorio con la UE, anunciado a bombo y platillo, como simple "proyecto" con un presupuesto "inaceptable.

Tres puntos de paso están concernidos a lo largo de toda la frontera entre los dos países. En Zakani, un paso oficioso en pleno campo, las últimas aperturas de la valla de alambradas fueron obstruidas herméticamente poco antes de la de medianoche al paso de un último grupo de migrantes, según periodistas de la AFP. Los dos puestos fronterizos oficiales de Beremend y Letenji siguen abiertos para quienes lleven papeles en regla pero cerrarán el paso a los migrantes desprovistos de visados.

"La 'frontera verde' fue cerrada, se puede seguir cruzando legalmente la frontera y pedir asilo", declaró Zoltan Kovacs, contactado por la AFP. Budapest había anunciado por la tarde su intención de cerrar por la noche su cerca antiemigrantes recién acabada, como hizo el país un mes atrás con su frontera con Serbia.

1.500 hombres, mujeres, niños siguen llegando

Unos 1.500 hombres, mujeres, niños, y hasta una persona de edad transportada en silla de ruedas por sus allegados, cruzaron en silencio en Zakany, con los pies en el barro, el paso a Hungría, país que cruzarán de camino a Europa occidental.

Todos habían llegado menos de una hora antes del cierre de la frontera a una estación vecina, etapa de su largo periplo desde Turquía pasando por los Balcanes, y la mayoría decían que ignoraban que formaban parte del último grupo que pasaba por ese acceso.

Imagen eliminada.

Pie de foto: Merkel y Erdogan en Berlín el 4 de febrero de 2014.(Getty Images)

Merkel hablará en Turquía sobre lucha antiterrorista y refugiados

La canciller alemana, Angela Merkel, se reunirá este domingo en Ankara con el presidente Recep Tayyip Erdogan, para hablar sobre la lucha antiterrorista y la crisis de los refugiados. El portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert, anunció el viaje de Merkel en rueda de prensa dos días después del atentado registrado en la capital turca, con casi un centenar de víctimas mortales.

Según explicó Seibert, Merkel abordará junto a las autoridades turcas la lucha conjunta contra el terrorismo, la situación en la vecina Siria y los crecientes flujos de refugiados que llegan a la Unión Europea desde Turquía.

Merkel habló ya este fin de semana por teléfono con Erdogan tras el "cobarde" atentado de Ankara y envió un telegrama de pésame al primer ministro, añadió antes de rechazar entrar en especulaciones sobre los posibles autores del ataque. Por su parte, el portavoz del ministerio de Exteriores, Martin Schäfer, reconoció la "preocupación" de Berlín y subrayó la necesidad de intensificar las relaciones con las autoridades turcas. En ese contexto, en declaraciones al diario "Kölner Stadt-Anzeiger", el presidente de la Comunidad Turca en Alemania, Gökay Sofuoglu, alertó hoy del riesgo de que las tensiones entre nacionalistas turcos y kurdos deriven en enfrentamientos violentos en Alemania, donde residen alrededor de tres millones de ciudadanos turcos. El Ministerio del Interior señaló que las fuerzas de seguridad observan la situación con "atención".

La UE anunció un acuerdo con Turquía

La noche del jueves al viernes, al término de una cumbre de dirigentes europeos en Bruselas, la Comisión Europea había expresado su "optimismo" al anunciar un acuerdo con Turquía para contener estos flujos migratorios. Pero el ministro turco de Relaciones Exteriores, Feridun Sinirlioglu, enfrío el entusiasmo de Bruselas. "Esto no es definitivo (...) Es un proyecto en el que estamos trabajando", declaró, y tildó sobre todo de "inaceptable" la ayuda financiera propuesta por la UE.

Ante las exigencias de Bruselas -recibir más refugiados, reforzar la vigilancia de las fronteras-, el plan de acción contempla la reactivación de las discusiones sobre la candidatura de Turquía a la UE, un acceso más fácil a los visados para los ciudadanos turcos y una ayuda financiera. Este último punto motivo que Turquía diera un puñetazo en la mesa y precisara que necesita por lo menos 3.000 millones de euros el primer año.

Los jefes de Estado y de Gobierno se habían contentado el jueves con evocar "nuevas financiaciones, sustanciales y concretas", sin fijar ninguna cantidad. Estas últimas semanas, el ejecutivo europeo había propuesto a Ankara unos mil millones de euros, dirigiendo a la ayuda a los refugiados unos fondos contemplados para Turquía en el marco de otras asociaciones. Pero la cifra de 3.000 millones fue presentado luego por fuentes europeas como el mínimo que reclama Ankara.

La Comisión está dispuesta a cuantificar parte de esta suma en el presupuesto de la UE, pero su presidente Jean-Claude Juncker indicó claramente a los países miembros que van a tener que echar mano a la cartera. Si la UE insiste es porque la vía marítima entre Turquía y las islas griegas se ha vuelto el acceso más frecuentado a diario por los migrantes que quieren llegar a la UE.

Angela Merkel se mostró abierta el viernes a una concesión a Turquía, que desea ser considerada un "país seguro" por los europeos. La canciller alemana viaja el domingo a Estambul para discutir de la crisis migratoria.

Más de 170.000 migrantes han entrado en Hungría vía Croacia desde el 15 de septiembre. Los dos países colaboran en la práctica para asegurar el tránsito diario. Croacia va a redirigir hacia Eslovenia la previsible afluencia de migrantes, después del cierre de la frontera húngara, anunció el ministro croata de Interior después de discusiones entre ambos países.

La policía fronteriza búlgara mató la noche del jueves de un tiro a un migrante afgano, primer caso desde el inicio de la crisis que ha conllevado la llegada de más de 600.000 migrante a Europa, según las últimas cifras de la Organización Internacional para Migraciones (OIM). El joven afgano recibió un tiro de advertencia al "rebotar" la bala, según la policía búlgara, que intentaba detener a medio centenar de migrantes que acababan de cruzar ilegalmente la frontera turca.