Iberdrola activa la salida a Bolsa de su filial brasileña Neoenergia

 -  

Tania Juanes/diarioabierto.es

Pie de foto: Neoenergía

La salida a cotización de la empresa brasileña aportará fondos para invertir en un mercado en crecimiento.

Iberdrola ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la decisión de poner en marcha la salida a Bolsa de su filial brasileña Neoenergia. La operación fue activada por el consejo de administración de la empresa sudamericana con la convocatoria de una junta para el lunes 29 de abril. Dado que Iberdrola posee el 52,45% de la sociedad, no habrá sorpresas respecto a la aprobación de la colocación.

La eléctrica que preside Ignacio S. Galán señala al organismo supervisor de la Bolsa española que solicitará a la Comisión de Valores Mobiliarios brasileña(la Comissão de Valores Mobiliários) el registro de una oferta pública de acciones de Neoenergia, así como la admisión a negociación de sus acciones en el segmento especial de negociación denominado Novo Mercado. Además, se modificarán los estatutos sociales para adaptarlos a las normas de citado mercado “y a la práctica de las sociedades cotizadas”. 

Neoenergia es considerada por los expertos como una de las joyas del grupo, en un mercado que además es de los más relevantes para Iberdrola. Los otros accionistas son la aseguradora y fondo de pensiones Previ, que posee el 38%, y Banco do Brasil, que tiene el resto.

La empresa, que es la mayor por número de clientes de América Latina, surgió con la fusión de la sociedad original del mismo nombre con Elektro en 2017. Suman en la actualidad más 13,5 millones de clientes, en un área de 836.000 kilómetros cuadrados; todos los parámetros multiplican los datos de lo que es el mercado de Iberdrola en España. Gran parte de la actividad de la compañía se desarrolla en mercados regulados, lo que conlleva una elevada estabilidad en los ingresos, como se muestra en los recientes resultados.

A partir del lunes comenzará el proceso de colocación que incluye la valoración de Neoenergia, que ahora podría ser superior a los 5.000 millones adjudicados hace dos años, cuando la transacción fue aparcada por la crisis de los mercados que impidió que los eventuales inversores pagaran la valoración realizada. Iberdrola se mantendrá como primer accionista de la brasileña y su gestor.