Idai Nature abre en Argelia una fábrica de fitosanitarios que no generan residuos

 -  

Ernest Parra/valenciaplaza.com
 
 
La agricultura ecológica no es el futuro, es presente. Así lo atestigua la trayectoria de éxito de la empresa de fitosanitarios Idai Nature "soluciones naturales, alimentos sin resíduos", con sede en Pobla de Vallbona (Valencia).
 
La mercantil produce desde 2009 productos nutricionales del campo, fungicidas e insecticidas naturales destinados a los tratamientos que los agricultores aplican a sus producciones hortofrutículas. La singularidad de la firma es que con la actual tecnología han conseguido crear unos productos totalmente naturales (a partir de extractos vegetales, de té y café, de corteza de cítricos, etc) que permiten cosechas sin ningún tipo residuos químicos y por tanto con mayor valor añadido para los agricultores. 
 
El director ejecutivo, Carlos Ledó, ha repasado para Valenciaplaza.com su corta pero intensa historia y ha adelantado los retos de futuro que se incluyen en el plan estratégico de la compañía. Su previsión más inmediata pasa por la apertura después del verano de su cuarto centro productivo en Argelia, con una inversión de un millón y medio de euros. Una planta desde la cual tienen previsto fabricar toda la producción destinada a países del Oriente Medio.
 
Centros de producción
En la actualidad disponen de dos centros fuera de España, uno en México (desde el que producen para el continente americano), y otro en Turquía (para los países asiáticos). Y en Valencia tienen la matriz y su sede central en Pobla de Vallbona.
 
En total dan trabajo a unas 32 personas en España y unas 300 en México, señala Ledó. No concreta la plantilla de Turquía, pero adelanta que en Argelia prevén este año contratar a entre 30 o 35 personas.
 
Según el director ejecutivo de Idai Nature, han cerrado 2014 con una producción de unos dos millones de litros de sus productos, de los cuales el 50% los destinaron a sus distribuidores y clientes de España y el otro 50% a la exportación, en concreto a 24 países, entre los que destaca que están entrando muy bien en México, Chile, Costa Rica y la República Dominicana, además de Turquía.
 
Además Ledó confiesa que se sienten "profetas en su tierra" porque las principales empresas de citricultura valenciana están comenzando a trabajar con sus productos, aunque confiesa que no puede desvelar nombres de ninguna de estas sociedades por la cláusula de confidencialidad que tienen firmada.
 
Facturación
Respecto a las cifras de facturación, aunque tampoco las detalla, este digital ha podido acceder al Interior de las instalaciones en la Pobla de Vallbona.Registro Mercantil y se confirma el crecimiento exponencial de su facturación entre 2011 y 2013. Entre 2011 y 2012 crecieron sus ventas un 56%; y de 2012 a 2013 un 83,6% hasta vender por valor de dos millones de euros.
 
Este 2015 tienen previsto potenciar la distribución de sus productos en seis o siete países nuevos (con presencia física o a través de comerciales). Entre ellos Kazajistán y Letonia en Europa, Kenia en África, y Honduras, Guatemala y El Salvador en América.
 
Innovación
Carlos Ledó se resiste a cerrar la entrevista sin subrayar la firme decisión ("marcada en el ADN de la compañía") que tienen por invertir de forma contínua en I+D+i. En ese sentido acumulan varios premios significativos, como el premio nacional a la mejor iniciativa empresarial 2014, el premio nacional Cepyme 2014, o el de mejor empresa innovadora en la Comunitat Valenciana 2013. Además, Idai Nature es uno de los partner del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante (Coial), demarcación Comunitat Valenciana y Baleares.
 
Según Ledó, "con todos los productos que hemos vendido (desde 2009) los agricultores que han confiado en nosostros han podido ahorrarse un total de cuatro millones de resíduos químicos". Pero, además de ecológicos, el director ejecutivo afirma que sus clientes "pueden acceder a mercados de mayor valor añadido y ganar más dinero con sus cosechas".
 
Carlos Ledó fue un estudiante aplicado de ESIC que comenzó a trabajar en empresas de la industria de productos químicos para el campo. Y relata dos anécdotas vitales (coincidentes en el fondo) fruto de dos visitas que le sirvieron de inspiración para crear la empresa: "Visité sendos agricultores de fresas y de champiñones. Y en los dos casos, al concluir la visita, me ofrecieron cajas de sus productos. Pero cuando yo mismo iba a cogerlos del camión en que los estaban cargando ambos me dijeron que 'esos no, mejor éstos otros', en alusión a que los de consumo general habían sido tratados con productos y ellos me podía ofrecer otros 'naturales y mejores'. Aquello me hizo pensar si era seguro lo que nos venden. E imaginé que, algún día, por seguridad alimentaria, todos pediremos esos alimentos sin residuos". Con sus tratamientos Idai Nature comienza a hacer viable ese nuevo mercado.