Iker Casillas: las sombras del portero de España

Del Bosque y Mourinho fueron los únicos capaces de dudar de su eterna titularidad
El exjugador del Real Madrid Iker Casillas

PHOTO/REUTERS  -   El exjugador del Real Madrid Iker Casillas

La retirada de Casillas estaba escrita desde el 1 de mayo de 2019 cuando un infarto cambió la vida del mejor portero de la historia reciente del fútbol español. Se recuperó, el Porto le protegió y en agosto de 2020 decidió colgar las botas definitivamente. En medio de todo el proceso le dio tiempo a intentar presentarse a las elecciones a la RFEF contra Luis Rubiales. Al final, la pandemia y, sobre todo, la bisoñez para moverse en las cavernas federativas le llevaron a retirarse. 

#SinLesiones

Casillas pertenece a la mejor quinta de futbolistas de la historia de nuestro fútbol. Devolvió al Real Madrid al trono europeo, conquistó Ligas con paradas imposibles y remató su currículo con dos Eurocopas y un Mundial como capitán de la selección española. Una trayectoria sin apenas lesiones graves que le convirtieron en incuestionable en la portería del Real Madrid con todos los entrenadores. O con casi todos.

El portero de Móstoles continúo la saga de los metas clavados a la portería del Santiago Bernabéu. Miguel Ángel, Buyo, Casillas… todos ellos eclipsaron a otros grandes como García Remón o Cañizares porque su plaza era intocable. César, Diego López, Dudek, Adán o Keylor Navas han esperado su oportunidad mientras Casillas seguía haciendo milagros bajo los palos del Real Madrid. 

#DelBosque

Pero no siempre fue todo fácil para los entrenadores que llegaban a la casa blanca. Vicente del Bosque fue el primero en bajar de la nube al portero. Su intensa vida social por los pueblos de Ávila junto al malogrado Chava Jiménez pusieron en alerta al técnico blanco que sentó a Casillas en el banquillo en el tramo final de la temporada 2001-2002 lo que incluía la final de Champions en Glasgow frente al Leverkusen. Del Bosque apostó por César hasta que se lesionó en la segunda mitad con 2-1 para los blancos. Los reflejos de Casillas bajo los palos llegaron a su máxima expresión con paradas imposibles que llevaron la Novena a la sala de trofeos de Chamartín.  

#PasarelaBlanca

Tras la salida de Del Bosque llegaron tiempos convulsos en el Real Madrid donde a nadie se le ocurría mirar a la portería. El banquillo se convirtió en una suerte de pasarela por la que desfilaban Carlos Queiroz (333 días), Camacho (117 días), García Remón (101 días), Luxemburgo (340 días) y López Caro con 207 días en el cargo. Ninguno osó dudar del rendimiento del portero, tampoco Camacho que llegó en mayo y se fue en septiembre con la competición por empezar. Quizá vio algo que no le gustó. 

#Capello

En 2006 llegó Fabio Capello de la mano de Ramón Calderón como presidente. El italiano ganó la famosa Liga del Clavo Ardiendo, de las remontadas y del empate a puntos con el Barça. Todo empezó el verano de su llegada. Diego López era el suplente de Casillas, pero en pretemporada trabajó duro y convenció a Capello en el Trofeo Carranza. La noticia de que Casillas podría ser suplente en el Trofeo Santiago Bernabéu se filtró a la prensa que no dudó en arremeter contra el italiano. La temporada se saldó con todos los partidos disputados por Casillas excepto cuatro de Copa y uno de Champions en los que jugó López. Capello no se atrevió a alterar el orden en la portería blanca y acabó saliendo del conjunto blanco tras ganar la Liga. 

#HuracánMourinho

Schuster (519 días), Juande Ramos (174 días) y Pellegrini (358 días) tampoco tocaron la portería blanca. Pero llegó el huracán Mourinho en 2010 y los 1.097 que duró su pasó por Madrid removieron los cimientos blancos. Su objetivo era hacer un equipo de soldados que mataran por su fútbol. El mismo sistema que había urdido en Oporto y en Milán, pero el Real Madrid no era un club necesitado de títulos y aquello estalló en medio de una batalla mediática con Guardiola. 

#Gimnasio

Casillas vivía tranquilo, aunque sus prodigios bajo los palos no eran suficientemente alabados por el portugués ante los medios. Dejó claro que el trabajo de un portero es parar y más en el Real Madrid. Si a eso unimos una foto inocente de Ramos en Twitter donde se sorprendía de ver por primera vez en el gimnasio de Valdebebas a Casillas, nos salen las cuentas de que el rendimiento del portero se ponía por primera vez en seria duda. 

#Filtraciones

El gigante de la portería de España ya levantaba Eurocopas y un Mundial mientras era observado de reojo por Mourinho. En 2012 el dedo del portugués le señaló por sus buenas relaciones con los periodistas. Mientras cargaba contra Pedro León o Granero por filtrar alineaciones, guardaba la pólvora final contra Iker Casillas por intentar firmar la paz con el Barça y salvar al fútbol español de una refriega histórica. Aquella llamada a Xavi Hernández acabó por poner a Casillas en el disparadero. 

#Adán

El día de Reyes de 2013 saltaba la noticia en el Bernabéu. Adán ocupaba la portería del Real Madrid y Casillas pasaba a ser suplente. Los goles que había encajado en el primer tercio de competición dejaban en evidencia su mal estado de forma. La temporada sería un calvario para el portero internacional y todo acabó en una fatal lesión en Mestalla. Arbeloa intentó despejar un balón y acabó impactando en la mano de Casillas. Dos compañeros que no tenían buena relación fuera del campo. Arbeloa era un fanático de Mourinho y Casillas… no. 

#DiegoLópez

Mourinho vio la luz en Diego López. Un portero bueno por arriba y preocupado por mantenerse en forma. Otra vez el canterano del Real Madrid volvía a su casa. El técnico portugués hizo lo que Capello no se atrevió, sentar definitivamente a Casillas y prepararle para su salida del club. Casillas nunca se hizo valer como capitán en las malas. Era fácil levantar trofeos, pero no supo parar los pies a un entrenador que nunca tuvo cultura madridista. Rehuyó el trato directo con la prensa y acabó abriendo demasiadas vías de agua con el club por sus relaciones con determinados periodistas que le generaban más problemas cuando atacaban a Mourinho para defenderle a él. 

#GuerraCivil

La Guerra Civil que desató José Mourinho en el club blanco se llevó por delante todo. Jugadores veteranos y noveles, entrenadores del filial, a Agustín Herrerín que acabó por los suelos tras una de las habituales trifulcas en el túnel de vestuarios, al propio Florentino que sostuvo en el cargo al portugués contra viento y marea, periodistas y a la mayoría de las aficiones rivales que empezaron a generar antipatía por el club blanco. 

#Carletto

Ancelotti se encontró el trabajo hecho. En el plano deportivo manejó a un equipo ganador que había mejorado su rendimiento en Champions. Casillas llegó tarde a la pretemporada de 2013 después de perder estrepitosamente la Copa Confederaciones contra Brasil 3-0. Diego López se convertía en portero titular en Liga y Casillas en Copa y Champions. El Real Madrid acabó ganando los campeonatos que jugó el madrileño. Los 24 partidos que sumó le valieron para volver con España al Mundial de Brasil y cerrar con deshonra la mejor etapa del fútbol español. Su actuación contra Holanda y los cinco goles encajados le dejaron sin sitio natural en la selección. 

#Adiós

En 2015 Ancelotti y Casillas salieron del Real Madrid. El italiano con el cariño del Bernabéu y el portero enfrentado a la grada con cruce de insultos durante algunos partidos. Una solitaria rueda de prensa de la que todavía se arrepiente y una negociación económica salvaje pusieron punto y final al club de vida. 

#AsíAsí

La relación Casillas-Del Bosque tuvo otro revés en 2016. Después de 14 años el técnico salmantino volvía a dejar a Casillas en el banquillo. De Gea era su portero para aquella Eurocopa en la que sobraban demasiadas caras en España. “El comportamiento de Casillas con el cuerpo técnico ha sido… así, así…”. En este tono se despachaba Del Bosque con el portero tras la eliminación en octavos contra Italia y con las maletas en la puerta. Casillas no encajó bien su suplencia y -otra vez- habló más de la cuenta con los periodistas algo que molestó a Del Bosque. La convivencia fue desagradable durante la concentración y Casillas nunca volvió a la selección española. Su último partido fue en la goleada 6-1 a Corea del Sur el 2 de junio de 2016. 

#DeVuelta

Ahora Casillas dice adiós al fútbol y pone rumbo al Real Madrid. Florentino es especialista en devolver al redil a los rebeldes. Hierro, Raúl, Arbeloa… todos han vuelto a hacer más grande al mejor equipo del mundo. Si Casillas aterriza en el Bernabéu y aprende a respetar la singularidad de su club, el Real Madrid tendrá a un equipo de galácticos en los despachos y eso es muy buena noticia.