Impacto económico de la COVID-19: revisión del año de América Latina y el Caribe 2020

América Latina ha sido particularmente vulnerable a los efectos de la pandemia y esta ha impulsado el desarrollo de ecosistemas digitales
Atalayar_Envio remesas de dinero

AP/GREGORY BULL  -   Tienda que ofrece servicios para enviar remesas a México y Centroamérica, el viernes 11 de septiembre de 2020, en San Diego

Después de registrar relativamente pocos casos durante las primeras etapas de la pandemia de coronavirus, América Latina se convirtió rápidamente en un punto de acceso global de Covid-19, un estado que ha mantenido durante todo el año.

A pesar de representar el 8,2% de la población mundial, la región ha experimentado un porcentaje desproporcionadamente alto de casos y muertes, con Brasil y México entre los cinco países más afectados a nivel mundial.

Esto ha dado lugar a importantes obstáculos económicos. El pronóstico más reciente del FMI sugiere que el PIB de América Latina caerá un 8,1% este año, seguido de un crecimiento moderado del 3,6% en 2021, muy por debajo de las proyecciones prepandémicas.

Un desafío particular en la región es que una gran proporción de los trabajos se encuentran en sectores intensivos en contacto (45% en comparación con un promedio mundial emergente del 30%) y solo alrededor del 20% se puede realizar de forma remota, en comparación con el 26% a nivel mundial.

Con un alto nivel de trabajo informal, los bloqueos en la región han dejado una huella considerable en el empleo: en el segundo trimestre del año Brasil, Chile, Colombia, México y Perú perdieron un total de 30 millones de puestos de trabajo.

Los países del Caribe también se vieron gravemente afectados. En gran medida dependiente del turismo, la combinación de bloqueos y prohibiciones de viaje resultó en lo que el FMI llamó un "paro cardíaco" económico.

Atalayar_tienda MExico
AP/FERNANDO LLANO - Tienda anunciando descuentos en el centro de la ciudad de México. Antes de la pandemia del coronavirus, la economía de México estaba en recesión, y eso sólo se profundizó con el cierre económico provocado por las medidas destinadas a frenar la propagación de COVID-19

A pesar de este panorama inquietante, la región ha tenido numerosos éxitos en términos tanto de resistencia a las consecuencias económicas y sociales del virus como de enfoques eficaces e innovadores para su manejo.

Utilizando la matriz “4R” de OBG Advisory para analizar las respuestas de COVID-19, que incluyen Resiliencia, Respuesta, Recuperación y Reinvención, destacamos las historias de éxito y las lecciones que han surgido de la región este año y miramos hacia el 2021.

Si bien algunos aspectos de las economías latinoamericanas eran particularmente vulnerables a la pandemia, otros estaban en mejores condiciones para resistir sus peores efectos.

Los bancos de la región, por ejemplo, se mantuvieron en general resistentes, gracias a los amplios colchones de capital y liquidez y los bajos índices de morosidad. Además, con la excepción de Argentina, las principales economías de la región tenían una inflación baja, lo que permitió a los bancos centrales mantener las tasas de interés bajo control.

Otro aspecto positivo fue el nivel relativamente alto de cooperación entre los países de la región.

Un ejemplo de esto fue una declaración firmada por 26 países de América Latina y el Caribe en las primeras etapas de la pandemia, expresando su compromiso de salvaguardar el sector agrícola, que representa el 6% del PIB de la región y emplea al 14% de su fuerza laboral.

Publicada el 3 de abril, esta declaración incluía garantías de que los gobiernos brindarían asistencia técnica y financiera a los pequeños y medianos productores; garantizar el funcionamiento regular de los mercados mayoristas; monitorear cadenas logísticas; promover el uso de plataformas y aplicaciones de comercio electrónico; y garantizar que las políticas fiscales no obstaculicen el normal funcionamiento del comercio regional de alimentos.

En parte gracias a esos esfuerzos coordinados, las exportaciones agrícolas de la región demostraron ser relativamente sólidas, y algunas áreas incluso experimentaron un crecimiento. Por ejemplo, durante la temporada agrícola anterior, que se extendió de julio de 2019 a junio de 2020, las exportaciones de aguacate de México aumentaron un 11% interanual (interanual).

Las remesas también juegan un papel importante en algunas de las economías de la región y, a pesar de las predicciones de una caída significativa como resultado de la COVID-19, las remesas entrantes en algunos países en realidad aumentaron después del brote. 

En los primeros seis meses del año, las remesas a México totalizaron $ 19.100 millones, un aumento interanual del 10,4%, según el Banco de México. Esto incluyó un total récord mensual de $ 4 mil millones en marzo, el mes en que el virus se detectó por primera vez en el país. También se observaron tendencias positivas en los países centroamericanos de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Una explicación de esto es que una gran proporción de trabajadores migrantes tiene su sede en los EE. UU., Donde los trabajadores documentados eran elegibles para recibir beneficios de los programas federales de desempleo del gobierno de EE. UU. Además, como monedas como el peso mexicano perdieron valor frente al dólar estadounidense, el valor de las transferencias se infló.

Estudio de caso de resiliencia: Perú

El primer caso de COVID-19 en Perú se confirmó el 6 de marzo. En el transcurso de ese mes el virus se extendió al resto del país. La mayoría de los casos iniciales fueron importados de Europa y la capital fue el epicentro, un patrón común en la región.

Si bien el crecimiento del PIB de Perú se desaceleró a 2.2% en 2019, ha sido una de las economías de mejor desempeño de América Latina este siglo, con más de dos décadas de crecimiento continuo. Además, una combinación de una sólida política fiscal y monetaria significó que el país podría seguir siendo fiscalmente prudente sin recortar el gasto.

Antes del inicio de Covid-19, Perú planeaba ejecutar un límite de deuda del 30% del PIB para 2020/21. Esto proporcionó al gobierno un amplio espacio para aprobar paquetes de estímulo fiscal y monetario.

Atalayar_cola banco Perú
AFP/CESAR VON BANCELS - La gente hace cola frente a un banco para cobrar los bonos de ayuda del gobierno, en la ciudad amazónica de Iquitos, en la región peruana de Loreto, el 15 de junio de 2020, en medio de la pandemia del coronavirus COVID-19

El 29 de marzo anunció un paquete de estímulo para contrarrestar los efectos secundarios de la pandemia. Equivalente al 12% del PIB, era el más grande de América Latina en ese momento.

A esto le siguió el programa Reactiva Perú en abril, que otorgó garantías crediticias a empresas y posteriormente se amplió en mayo.

Perú no fue el único que lanzó un importante estímulo, ya que Brasil, Argentina y Paraguay dedicaron fondos sustanciales para combatir las consecuencias económicas del virus. México, por su parte, fue más cauteloso en su gasto, particularmente en la primera mitad del año.

Los gobiernos de la región también introdujeron medidas específicas para abordar áreas específicas de preocupación durante la crisis.

Seguridad alimentaria

Interrupción de las cadenas de suministro, en combinación con bloqueos, acceso limitado a suministros esenciales para millones de personas; los que viven en zonas remotas con una infraestructura inadecuada se encuentran entre los más afectados.

La situación fue particularmente aguda en Haití, donde 1,6 millones de los 11,4 millones de habitantes se enfrentaron a una grave escasez de alimentos, y a lo largo del llamado corredor seco de América Central, que consta principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Para combatir esta escasez, los gobiernos pusieron un mayor énfasis en mejorar las conexiones logísticas a las áreas necesitadas.

A pesar de ser responsables de la mayor parte de la producción agrícola de la región, las áreas rurales estaban en mayor riesgo de inseguridad alimentaria, y las interrupciones del empleo relacionadas con COVID-19 exacerban los niveles de pobreza existentes y provocan escasez de alimentos. Los grupos en riesgo, como las comunidades indígenas y los 3 millones de migrantes venezolanos en Colombia, Ecuador y Perú también enfrentaron amenazas significativas para el suministro de alimentos.

Atalayar_Chile agricultura
AFP/CLAUDIO REYES - Un agricultor cosecha aguacates en un huerto de Valle Hermoso, La Ligua, provincia de Petorca, Región de Valparaíso, Chile

A la luz de estas preocupaciones, en Colombia el Programa Mundial de Alimentos de la ONU ayudó a casi 400.000 personas cada mes con transferencias de efectivo o raciones de alimentos durante la pandemia.

En Ecuador, la organización entregó cupones de alimentos mensuales a 96.000 personas, al tiempo que ofreció apoyo logístico al gobierno de Perú para entregar 240.000 kits de alimentos a hogares vulnerables en Lima y Callao.

En Trinidad y Tobago (T&T), mientras tanto, la escasez de alimentos intensificó los llamados a la autosuficiencia agrícola.

Estudio de caso de respuesta: México

Después de tardar en responder al brote inicial, el 5 de abril el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer un plan para combatir sus efectos económicos, incluido un mayor gasto en salud y apoyo a grupos vulnerables. A esto le siguió el 22 de abril el anuncio de un paquete de estímulo de 25.600 millones de dólares para financiar la creación de empleo y programas de protección social, junto con recortes de gastos en áreas no esenciales.

En mayo, se distribuyeron 740.709 préstamos por un total de 1.900 millones de dólares a propietarios de viviendas, personas y pequeñas y medianas empresas para ayudar a revitalizar la economía.

Más recientemente, en octubre, el gobierno dio a conocer un plan de inversión en infraestructura de 14.000 millones de dólares destinado a mejorar el entorno empresarial. Estos fondos se destinarán a unos 39 proyectos, siete de los cuales ya están en marcha; los 32 restantes comenzarán a principios del próximo año.

Las respuestas a la pandemia han adoptado muchas formas, y las empresas de toda la región se han visto obligadas a realizar cambios a menudo sísmicos en sus operaciones, producción y distribución.

En particular, las estrictas medidas de distanciamiento social obligaron a los gobiernos y las empresas a adoptar prácticas digitales para garantizar la entrega continua de bienes y servicios esenciales. De cara al futuro, una mayor digitalización será clave para la recuperación de la región.

Digitalización

La industria de la salud adoptó rápidamente nuevas tecnologías para la prestación de servicios esenciales. La firma mexicana de TI Seguritech desarrolló una nueva aplicación móvil que permite al personal del centro de llamadas de servicios de emergencia del país realizar videollamadas con personas que presentan síntomas de COVID-19 y conectarlas con profesionales médicos capacitados.

En Perú, mientras tanto, se utilizó tecnología para garantizar el flujo ininterrumpido de mercancías a través de aeropuertos, puertos y fronteras terrestres sin exponer innecesariamente a los trabajadores clave al virus. Este cambio digital está respaldado por el Decreto Legislativo 1492, que tiene como objetivo “adoptar disposiciones para promover la digitalización de procesos por parte de las entidades públicas y privadas que forman parte de esta cadena logística”.

La medida, anunciada el 10 de mayo, requería la coordinación entre todas las entidades públicas activas en la cadena logística, así como todos los actores del sector privado involucrados en la importación y exportación de bienes.

El sistema bancario también está experimentando una rápida digitalización. En T&T, por ejemplo, la tecnología financiera (fintech) se está expandiendo. Antes de la pandemia, T&T era un mercado relativamente subdesarrollado en términos de tecnología financiera y pagos móviles, y la mayoría de los bancos heredados preferían utilizar interfaces establecidas. Sin embargo, dada la reputación establecida del país como líder regional en servicios financieros, existe un potencial significativo de crecimiento en esta área.

“La aparición de la COVID-19 ha provocado una aceleración irreversible en el uso de los servicios bancarios digitales por parte de los clientes. Los bancos participan activamente en ayudar a los clientes a mantenerse protegidos y migrar a los canales en línea”, dijo a OBG Reshard Mohammed, director financiero y administrativo de Scotiabank T&T, en julio.

La implementación exitosa y sostenida de tecnologías digitales será clave tanto para manejar el virus como para asegurar que América Latina pueda recuperarse de sus peores efectos.

La encuesta más reciente para directores ejecutivos de OBG Latin America COVID-19 sugiere que una gran mayoría de directores ejecutivos de la región han integrado prácticas digitales en sus operaciones.

Investigación de vacunas

Con el aumento de casos en toda la región desde Brasil hasta Uruguay, no existe consenso sobre la rapidez con la que América Latina podrá controlar el virus y concentrarse en la reconstrucción.

Si bien los gobiernos nacionales, principalmente los de Argentina, Brasil y México, han estado trabajando con laboratorios internacionales en las pruebas de los principales candidatos a vacunas, así como negociando para asegurar que reciban dosis suficientes y oportunas una vez que sean aprobadas, varias entidades de la región han También ha estado trabajando para desarrollar su propia vacuna.

Por ejemplo, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la principal universidad médica de Perú, está colaborando con Farvet, una firma biofarmacéutica local, para desarrollar una vacuna contra el virus. Actualmente, el fármaco se está probando y se espera que esté listo el próximo año.

Atalayar_Laboratorio Buenos Aires
AFP/ JUAN MABROMATA - Planta de laboratorio de anticuerpos monoclonales biosimilares de mAbxience en Garín, provincia de Buenos Aires, el 14 de agosto de 2020, donde se producirá una vacuna experimental contra el coronavirus para América Latina

En México, mientras tanto, se están desarrollando cuatro vacunas separadas en cuatro universidades diferentes, entre ellas la Universidad Nacional Autónoma de México de la Ciudad de México, y cada una emplea un enfoque diferente. La iniciativa está siendo coordinada por el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional. Como en Perú, el énfasis está en satisfacer la demanda nacional.

La pandemia ha sacudido las economías latinoamericanas hasta la médula. Sin embargo, también ha creado un espacio para cambios significativos en la forma en que operan, y muchos actores piden cada vez más una mayor sostenibilidad a raíz de la crisis, especialmente en lo que respecta a la agricultura.

Paralelamente, muchos países de la región se beneficiarán de los cambios a mediano plazo precipitados por la interrupción de las cadenas de suministro mundiales por la pandemia.

Agricultura

La digitalización acelerada está impulsando la innovación en el sector agrícola, y los gobiernos y las empresas buscan impulsar la producción nacional a través de nuevos insumos agrícolas e inversiones en redes de agrotecnología y logística.

Si bien la pandemia ha creado importantes desafíos para el sector, también ha generado oportunidades para la innovación y la evolución de soluciones digitales propias. Un aspecto clave de esto ha sido la expansión generalizada del comercio electrónico en muchos países.

Para tomar un ejemplo representativo, en Costa Rica la cooperativa Cooper Borbón, fundada en 2015, expandió su proyecto piloto de comercio electrónico para llenar los vacíos en la cadena de suministro creados por la pandemia.

Atalayar_Bolivia agricultura
PHOTO/AP - Trabajadores agrícolas en Avircato, Bolivia

De manera similar, el gobierno colombiano estableció un mercado campesino en línea (mercado de agricultores), o un sitio web centralizado que conecta a los agricultores familiares directamente con los consumidores.

De manera similar, algunas partes interesadas buscan aprovechar la pandemia para acelerar el cambio hacia prácticas más sostenibles.

Por ejemplo, en agosto Costa Rica lanzó su Estrategia Nacional de Bioeconomía, que tiene como objetivo abordar algunos de los problemas destacados por COVID-19 al hacer que su economía sea más verde, más resistente y sostenible. Paralelamente a los esfuerzos del gobierno, están surgiendo movimientos de base de base amplia para promover una recuperación verde de Covid-19, entre ellos la Alianza Eco-Social del Sur.

Los proyectos de sostenibilidad existentes también están ampliando su huella. AgroUrbana abrió la primera granja vertical de América Latina en un suburbio de la capital de Chile, Santiago, en 2019. La fase piloto concluirá a fines de este año y la compañía está programada para lanzar una segunda granja en 2021, que utilizará energía 100% renovable. AgroUrbana también está desarrollando Carmelo, una plataforma digital que monitorea y controla las operaciones en crecimiento.

Un informe reciente publicado por la Organización Internacional del Trabajo y el Banco Interamericano de Desarrollo sostiene que una adopción amplia de alimentos de origen vegetal producidos de manera sostenible podría proporcionar un gran impulso a la economía latinoamericana.

Teniendo en cuenta que los alimentos de origen vegetal requieren menos tierra y agua y menos insumos que los alimentos de origen animal, este cambio en la dieta debería reducir la pérdida de biodiversidad y la degradación de la tierra, así como mejorar la seguridad alimentaria.

Si bien será difícil cambiar los patrones de consumo generalizados en la región, una proliferación de alternativas sostenibles podría generar algunos beneficios inmediatos y de amplio alcance para el medio ambiente y la salud pública, así como ayudar a compensar algunos de los efectos de la COVID-19.

Nearshoring

Una tendencia global que potencialmente tendrá ramificaciones significativas para América Latina es el nearshoring.

La interrupción de las cadenas de suministro ha dado lugar a una reorganización en la forma en que muchas empresas multinacionales llevan a cabo sus negocios, lo que ha llevado a un alejamiento de la excesiva dependencia de China para la producción. 

Algunas empresas han adoptado una estrategia China +1, que consiste en establecer líneas de fábrica o identificar proveedores en otros países, sin dejar de mantener intereses en China.

Una solución relacionada es el nearshoring, mediante el cual las empresas trasladan sus capacidades de producción offshore más cerca de casa. Gracias a su proximidad a los EE. UU., América Latina ha visto los beneficios de esta tendencia, destacando dos países latinoamericanos en particular como opciones asequibles de nearshoring: México y Colombia.

México tiene varias características que lo convierten en una sólida ubicación nearshoring, incluida una amplia gama de ciudades, una mano de obra desarrollada y proximidad a los EE. UU. La firma del Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá en julio consolidó aún más este potencial.

Atalayar_Fabrica Audi Mexico
REUTERS/HENRY ROMERO - Línea de producción de Audi de la planta del fabricante alemán de automóviles en San José Chiapa, México

Además, el país tiene una economía altamente diversificada y niveles crecientes de especialización. Sus capacidades industriales bien desarrolladas son quizás más evidentes en los segmentos automotriz y de aviación, mientras que sus sólidas capacidades de producción en productos farmacéuticos y dispositivos médicos lo colocan en una posición favorable para convertirse en el principal exportador a Estados Unidos de dichos suministros.

Colombia también está lista para beneficiarse. “Gracias a la zona horaria favorable del país, existen perspectivas sustanciales para mejorar las actividades de nearshoring en el mediano plazo”, dijo a OBG en junio Pedro Fernández, vicepresidente de innovación e inteligencia sectorial de ProColombia, una agencia gubernamental.

Otros países de la región, incluidas naciones del Caribe como T&T, también están trabajando para mejorar su atractivo para las empresas de nearshoring. Si se pueden superar los obstáculos existentes, el aumento del nearshoring podría resultar un impulso significativo para la economía latinoamericana posterior a la COVID-19.