PUBLICIDAD

Iberdrola

Incendiada la nueva estatua de Qassem Soleimani en Irán

La recién inaugurada estatua ha sido incendiada tras conmemorar el aniversario de su muerte
El ex general de división iraní y ex comandante de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani

PHOTO/AP  -   El ex general de división iraní y ex comandante de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani

La estatua de Qassem Soleimani, exjefe de la Fuerza Quds del Cuerpo Revolucionario Islámico (CGRI) iraní, quien fue asesinado el 3 de enero de 2020 en una operación estadounidense, fue incendiada después de develarla para conmemorar el aniversario de su muerte.  

Varios partidarios de la Organización Popular Mojahedin de Irán, movimiento de oposición iraní, quemaron la estatua del excomandante, recientemente instalada en el centro de Irán, en la plaza Hazrat Qamarbani Hashem en Shahrekord, durante la noche del pasado miércoles tras su presentación por funcionarios del Gobierno.  

“El pueblo iraní despreciaba a Soleimani por su papel activo y directo en la represión sangrienta de varios levantamientos nacionales en Irán, su participación en seis ataques mortales contra miembros del Mujahedin-Khalq (MEK), cuando tenían su base en los campamentos de Ashraf y Liberty en Irak, y sus actividades para dirigir, armar y financiar los grupos de poder del régimen iraní en Siria, Irak, Líbano y Yemen”, según comunicó Ali Safavi, miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, a Arab News.  

Estatua de Qassem Soleimani
Photo/Archivo - Estatua de Qassem Soleimani

"El hecho de que las unidades de la resistencia actuaran tan rápido, apenas unas horas después de la inauguración de la estatua, apunta a su capacidad de recuperación y capacidad, considerando que las fuerzas de seguridad del régimen estarían atentas", agregó Safavi. 

Asimismo, el representante del líder supremo Alí Jamenei, Mohammad Ali Nekounam, hizo una comparación del incendio de la estatua con el asesinato de Soleimani, asegurando que “este crimen en la oscuridad de la noche es como el mismo crimen en el aeropuerto de Bagdad que en la intimidad de la noche y en la altura de la cobardía, y hará que la posición de Hajj Qasim en los corazones sea más estable”. 

Soleimani murió tras la inesperada decisión de Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, de bombardear por medio de aviones no tripulados el vehículo en el que viajaba el exjefe iraní, en Bagdad.  

Miembros de la fuerza paramilitar Hashed al-Shaabi corean consignas contra Estados Unidos durante una protesta por los asesinatos del comandante iraní Qasem Soleimani y del comandante paramilitar iraquí Abu Mahdi al-Muhandis, en Karrada, en el centro de Bagdad
AFP/AHMAD AL-RUBAYE  -  Miembros de la fuerza paramilitar Hashed al-Shaabi corean consignas contra Estados Unidos durante una protesta por los asesinatos del comandante iraní Qasem Soleimani y del comandante paramilitar iraquí Abu Mahdi al-Muhandis, en Karrada, en el centro de Bagdad

El excomandante representaba una personalidad política popular y una figura importante para la influencia del país en el Medio Oriente y en el mundo. 

Además de Soleimani, el ataque también fue dirigido hacia otras nueve personas y su lugarteniente Abu Mahdi Al-Muhandis, lo que enfureció a Irán y a sus aliados.  

Debido a ello, los funcionarios iraníes han asegurado reiteradamente que las muertes del excomandante y de su lugarteniente serían vengadas.

 

Fotografía de archivo, el presidente iraní Ebrahim Raisi
Photo/Archivo - El presidente iraní Ebrahim Raisi

“Si se establece un tribunal justo para llevar a juicio a Trump, Pompeo y los demás delincuentes por este espantoso crimen y ellos enfrentan las consecuencias de sus horribles actos, que así sea. Si no, que no quepa duda de que les advertiré a todos los funcionarios estadounidenses que deberán enfrentarse al puño de la venganza de la comunidad islámica”, comunicó el presidente iraní Ebrahim Raisi

“El ataque terrorista (…) fue orquestado y llevado a cabo de manera organizada por el gobierno estadounidense de la época y la Casa Blanca es responsable (de ello) actualmente”, comunicó en redes sociales el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, culpando al Gobierno de Estados Unidos actual. 

Además, aseguró que el Gobierno estadounidense tiene la “responsabilidad internacional definitiva” por el asesinato.  

Estatua de Qassem Soleimani
Photo/Archivo - Estatua de Qassem Soleimani

El MEK ha desarrollado una vasta red de activistas dentro de Irán, que son bastante activos a pesar de los muchos arrestos y las extremas medidas de seguridad que ha estado tomando el régimen”, aseguró Safavi. 

Asimismo, la agencia de noticias iraní ISNA, ha confirmado que la estatua del exjefe “en un acto descarado fue incendiada (…) por unos desconocidos”, tras el segundo aniversario de la muerte de Soleimani.  

La estatua, inaugurada el mismo miércoles por la mañana, medía seis metros de altura, y tenía un valor de aproximadamente 35.500 dólares, según la agencia de noticias iraní ISNA.  

Sin embargo, no es la primera vez que una estatua de Soleimani es incendiada en Irán, la última fue en agosto del año pasado, en Yasuj, una ciudad al suroeste de Irán.  

El secretario general adjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Enrique Mora, y el adjunto iraní del Ministerio de Asuntos Exteriores, Abbas Araghchi, en el inicio de una reunión de la Comisión Conjunta del JCPOA en Viena
Delegación de la UE en Viena vía REUTERS  -  El secretario general adjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Enrique Mora, y el adjunto iraní del Ministerio de Asuntos Exteriores, Abbas Araghchi, en el inicio de una reunión de la Comisión Conjunta del JCPOA en Viena

Este acto, coincide con las actuales conversaciones en Viena para salvaguardar el acuerdo nuclear internacional iraní, el cual concluyó en 2015, y del que la administración de Donald Trump se retiró unilateralmente en 2018.  

La actual administración estadounidense, sin embargo, apoya el regreso del país al acuerdo, aunque el presidente Joe Biden pide a su administración que esté preparada para el posible fracaso de la diplomacia y las relaciones internacionales, debido a las continuas violaciones de Irán en cuanto a los límites establecidos a su programa nuclear.